Batalla de Carabobo y el Congreso Anfictiónico de Panamá

0
52
La batalla de Carabobo acaecida el 24 de junio de 1821, fue precedida por 72 batallas campales entre ejércitos realistas y republicanos.

Por Franklin Ledezma Candanedo
Periodista y escritor

El 24 de junio de 1821 (199 aniversario) se registró la Batalla de Carabobo, cerca de la ciudad de Valencia, entre el ejército republicano comandado por el general en jefe Simón Bolívar y el ejército realista a cargo del mariscal de campo Miguel de la Torre, históricamente considerada la empresa más importante de la gesta independentista. La victoria del Libertador fue decisiva para la liberación de Caracas y del resto del territorio venezolano.

Nombres de combatientes de esa gesta patriótica, además de Bolívar, próceres inmortales: jefe del Estado Mayor: general Santiago Mariño; unidades y comandantes: Primera División: general de división José Antonio Páez, que contó con varios batallones, regimientos y el escuadrón de caballería “húsares de Apure”.

La Segunda División, a cargo del general de división Manuel Cedeño, tenía batallones escuadrón de caballería, y la Tercera División, comandada por el coronel Ambrosio Plaza, contaba con varios batallones y un regimiento de caballería.

La Batalla de Carabobo marcó el fin del dominio español sobre el territorio de Venezuela, por lo que fue –y es‒ el suceso más importante durante el proceso de independencia de ese país. Marcó la terminación de la guerra en esta patria hermana, en lucha por su plena soberanía e independencia, hace tiempo sometida a ilegales sanciones aplicadas por el imperio genocida, depredador de recursos estratégicos de países soberanos y reiteradas amenazas de intervención militar.

El Congreso Anfictiónico de Panamá

El 22 de junio de 1826 (194 aniversario), fue instalado en la ciudad de Panamá el magno Congreso Anfictiónico convocado por Simón Bolívar, desde Lima, el 7 de diciembre de 1824, y el patriota peruano José Faustino Sánchez Carrión, nombrado por el Libertador ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores del Perú, y quien compartía plenamente con Bolívar el ideario de la unidad hispanoamericana.

En esa memorable convocatoria, Bolívar expresó:

“Cuando, después de cien siglos, la posteridad busque el origen de nuestro derecho público, y recuerden los pactos que consolidaron su destino, registrarán con respeto los protocolos del Istmo. En él, encontrarán el plan de las primeras alianzas, que trazará la marcha de nuestras relaciones con el universo. ¿Qué será entonces el Istmo de Corinto comparado con el de Panamá?”.

Al Congreso asistieron dos representantes por cada país: La Gran Colombia (formada por los actuales estados de Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá), Perú, México, y las Provincias Unidas del Centro de América (integrada por las actuales repúblicas de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica).

Inicialmente, el proyecto de Bolívar no consideró invitar a Estados Unidos, pero el presidente de la Gran Colombia, el general Francisco de Paula Santander, remitió una invitación formal al presidente estadounidense John Quincy Adams a inicios de 1825. Conocido es el boicot aplicado por la emergente potencia imperialista y gobiernos secuaces, que hizo fracasar los objetivos (inconclusos) del Congreso.

Seguramente, Bolívar no invitó a EE.UU., por ser un gran conocedor de la historia y quiso evitar lo que finalmente sucedió. Por eso, años más tarde, advirtió: “Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad”. Carta del Libertador al coronel Patricio Campbell, fechada en Guayaquil, el 5 de agosto de 1829.

Posteriormente, el pensamiento del Libertador, fue ratificado, con creces, por el Héroe Nacional de la Patria hermana de Cuba, José Martí, quien llamó a esa otra América el “norte revuelto y brutal”.

El 3 de enero de este 2020, se cumplieron 140 años de la primera visita del Héroe Nacional cubano José Martí a Estados Unidos, que marcó para siempre su pensamiento revolucionario y antiimperialista. Después, permanecería ininterrumpidamente en esa nación, entre 1881 y 1892, con el supremo objetivo de organizar y hacer estallar en Cuba la guerra liberadora por su total independencia.

Supo diferenciar en todo momento al pueblo norteamericano de las acciones de sus gobernantes contra la mayor de las Antillas y también, a “Nuestra América” o “Madre América”, de la otra América, a la que más temprano que tarde llamó el “norte revuelto y brutal”. http://www.radiocubana.cu/articulos-especializados-sobre-la-radio/12601-jose-marti-y-los-estados-unidos-i-2

Tesis que, en esta segunda década del siglo XXI, la ratifica, por conocimientos y vivencias propias NOAM Chomsky, reconocido intelectual, lingüista filósofo y analista político estadounidense, quien redobló sus críticas a Donald Trump y dijo:

“Esto suena fuerte, pero es cierto: es el peor criminal de la historia, sin lugar a dudas. Nunca ha habido una figura en la historia política que se haya dedicado tan apasionadamente a destruir los proyectos para la vida humana organizada en la tierra en el futuro cercano”.

Fuente.https://www.resumenlatinoamericano.org/2020/06/24/pensamiento-critico-noam-chomsky-califico-a-donald-trump-como-el-peor-criminal-de-la-historia/

Unión Cívica Militar en Venezuela

La cuna del Libertador, la patria hermana de Venezuela, conmemoró el pasado miércoles 24 de junio, el Día Nacional del Ejército Bolivariano, para rendir merecido homenaje a los soldados y hombres que dieron la vida por la independencia del país, tras la Batalla de Carabobo de 1821.

Es necesario destacar que la unión cívico-militar se concretó a raíz de la creación de la Milicia Nacional Bolivariana en el año 2008.

Esta férrea e indisoluble unión cívica militar garantiza –y continúan firmes y consolidadas‒ las acciones emprendidas por sectores populares y militares en abril de 2002, para derrotar el golpe promovido por EE.UU. y mercaderes venezolanos contra Hugo Chávez. Ello es un claro ejemplo de la unión cívica militar que salvaguarda la integridad e independencia lograda tras la batalla de Carabobo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here