Antonio Yépez De León, un líder inquebrantable e incólume

1
535
Antonio Yépez De León escribe una declaración de lucha.

Por Roberto González
Docente universitario

Era un hombre con una estatura promedio del panameño común, tez blanca o caucásica, cabello negro. Poseía una complexión media. Sus compañeros de lucha lo apodaban cariñosamente “El Indio”. Aquel dirigente, nacido en la provincia de Colón, un año después del inicio de la segunda guerra mundial, el 7 de septiembre de 1940, respondía al nombre de Antonio Yépez De León.

Yépez De León hizo sus estudios primarios y secundarios en el Colegio San José La Salle. Posteriormente, ingresó a la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Panamá, pero interrumpió sus estudios debido a su inestable y precaria situación económica que enfrentaba su familia.

En su vida estudiantil y política sobresalió por su honradez, así como por una inigualable modestia. Además, fue una persona laboriosa, con un alto sentido de patriotismo, internacionalismo y humanismo. Infundía respeto por su sagacidad, que hacía parte de su notable inteligencia y talento.

Yépez De León tenía un temperamento enérgico, fuerte y firme. Podía ser definido como un ser humano de valor incalculable en el cumplimiento del deber, con una personalidad heroica, de una alta disciplina y, sobre todo, con una fe cimentada en la victoria del proletariado y en el ideal de lucha transformadora.

En este líder auténtico, resaltaban el espíritu de sacrificio y un nivel elevado de conciencia que potenciaron sus convicciones y moral revolucionaria. Ello le permitió comprender la necesidad de contribuir al desarrollo social y económico de la provincia de Colón y en todo el país.

Cuando cumplió los 19 años de edad, Yépez De León dio señales de disponer de una gran voluntad para cambiar la sociedad desde la perspectiva social, económica, política y moral. En otras palabras, asumía la decisión de participar activamente en el movimiento revolucionario. Por ello, ingresó al Partido del Pueblo de Panamá y militó en las filas de la Juventud, destacándose como uno de los dirigentes mejor preparados. A causa de su activismo, fue encarcelado en el levantamiento popular en Colón, en junio de 1966, y durante el golpe de Estado en 1968, que derrocó al presidente Arnulfo Arias.

Es necesario identificar a Antonio Yépez De León como un hombre nacionalista, antimperialista, antioligárquico y antiliberal. Era un torrijista comprometido con la defensa de la nación panameña, por encima de todo, y el respeto al derecho de a una vida digna y soberana.

Si algo caracterizó a Yépez De León, fue su compromiso de luchar por la unidad continental contra toda clase de anexión, apropiación o intervención militar de un Estado contra otro Estado o nación. Se opuso a la presencia de las bases norteamericanas y al enclave colonial de la Zona del Canal de Panamá.

Estaba en contra de que grupos de personas adineradas se adueñasen del poder económico y político de Panamá. Se enfrentó con vehemencia a elemento de la oligarquía que preconizaban el despojo de las áreas revertidas y los recursos naturales de la República.

Se educó en las enseñanzas del marxismo-leninismo y se alineó con la defensa de los intereses del proletariado y los derechos qel pueblo para aspirar a una vida digna y decorosa. Exigió para los colonenses viviendas seguras, empleos bien remunerados y una educación científica y técnica, con alto nivel de calidad.

Antonio Yépez De León en un mitin. (Foto de Archivo).

Yépez De León apostó por el desarrollo económico nacional y la defensa de los intereses de los trabajadores. Además, fue precursor de la solidaridad internacional a favor de las causas de pueblos de países como Cuba, Nicaragua y Colombia.

Esta cimera figura del movimiento popular fue testigo de la Marcha del Hambre y la Desesperación de Colón, en octubre de 1959, la Gesta Heroica de 9 de enero de 1964, la Insurrección Popular de Colón luego del vil asesinato de Juan Antonio Navas Pájaro, en junio de 1966, el golpe de Estado de 1968 comandado por el mayor Boris Martínez, la firma del Tratado Torrijos-Carter, el 7 de septiembre 1977 —el mismo día de su cumpleaños—, y su ratificación por el plebiscito, el 23 de octubre de 1977, así como su entrada en vigor el 1 de octubre de 1979.

En su destacada militancia política, fundó la organización revolucionaria Movimiento 6 de Junio, Vanguardia Torrijista, y concreta un nivel de alianza con el general Omar Torrijos en procura de la expulsión de las bases de la Zona del Canal de Panamá, y la recuperación del territorio conculcado para el ejercicio pleno de la soberanía panameña. Asimismo, participó en la fundación del Partido Revolucionario Democrático (PRD), y luchó por la creación del un pujante sindicato de trabajadores en la Zona Libre de Colón.

Antonio Yépez De León fue el inspirador, autor intelectual y creador del Comité de Lucha por la Unidad de la Clase Obrera (CLUCO), organización que incorporó a decenas de sindicatos en el ámbito nacional, cuyo objetivo era convertirse en el medio para la unidad nacional, a través de su vanguardia. Hoy existe la Coalición por la Unidad de Colón (CUCO), que reúne a diversas organizaciones de la provincia de Colón para defender los intereses del pueblo ante la desigualdad y una severa e insostenible crisis social.

Como patriota, cuestiono, crítico y lucho contra la rapiña y la corrupción De igual forma, denunció los problemas del desempleo, el alto costo de la canasta básica, la falta de vivienda, la mala distribución de la riqueza, la carencia de agua potable y el estallido de casos de corrupción en la esfera pública y privada.

Antonio Yépez De León vivió 41 años y falleció de manera misteriosa en un presunto accidente de tránsito, al colisionar con un árbol en la carretera de la antigua Zona del Canal, el 29 de mayo de 1981. Su acción revolucionaria incansable, su ejemplo incólume y su espíritu de lucha inquebrantable en demanda de bienestar para todos, no ha desaparecido. Es parte de la pléyade de hombres y mujeres que siguen sus enseñanzas, su modelo de vida y su ejemplo.

Antonio Yépez De León: ¡presente!

¡Tú legado y tu memoria vivirán eternamente!

1 COMENTARIO

  1. Antonio Yepez el INDIO fue un ejemplo a seguir lucho por la clase OBRERA LOS POBRES Y LO INDEFENSOS POR ESO FUE ASESINADO TOÑO SIEMPRE TE TENGO PRESENTE ANTONIO TOÑO TU FUISTE EL MEJOR REPRESENTANTE SINDICA VIVA ANTONIO TOÑO YETEZ.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here