¡45 años perdidos!

1
131
El presidente James Cárter, de Estados Unidos, y el general Omar Torrijos, jefe de gobierno de Panamá. Foto de la Casa Blanca.

Por Antonio Saldaña
Abogado y analista político

¿Qué motivo hay para celebrar hoy, el 45 aniversario de la firma del Tratado del Canal de Panamá y del Tratado concerniente a la Neutralidad Permanente del Canal y al funcionamiento del Canal de Panamá de 1977, así como los 23 años de la recuperación total de la Administración de la vía intericeánuca —con la presencia irritante de otra república y “amos chocolates” en las dos zanjas— sin duda, ninguno. Al contrario, hemos sacrificado la única finalidad de la vida —los principios— en provecho del mero vivir.

Es indignante, por los mártires y héroes del 9 de enero de 1964, y para los que luchamos toda la vida por la recuperación del Canal y de la “Zona del Canal” y por su “uso más colectivo posible”; el destino dado al “alpinismo generacional” del pueblo panameño por quienes ahora lo usufructúan, no sólo no habiendo participado de la lucha, sino habiéndose opuesto a la eliminación del enclave colonial estadounidense en el corazón de la patria istmeña.

¿Qué hizo la plutocracia corrupta con los 31.000 millones de dólares en que fueron valoradas las “áreas revertidas” del Canal?

Una parte fue cedida en escandalosos negociados a empresas de bienes y raíces particulares. La otra en un leonino contrato a la empresa portuaria Panama Ports Company, miembro de Hutchinson Ports Holdings, filial del conglomerado multinacional CK Hutchinson Holdings. Que además del área para la construcción del puerto, se le cedió extensas zonas para el desarrollo de depósitos de contenedores.

Sin embargo, 25 años después, el gobierno de Laurentino Cortizo Cohen, en contubernio con el contralor general de la República, el ladino, Gerardo Solís, de forma automática le renovó el contrato.

Uno de los incumplimientos por los cuales debió ser “revisado” el contrato, fue porque la empresa no cumplió con el “desarrollo” de las tierras cedidas. Lo ocasionado con el incumplimiento del contrato, es una antología de la trampa. Con el solo alquiler, por parte de la empresa portuaria, de un lote de terreno a otra empresa, Panama Ports Company, paga a la República de Panamá las regalías correspondiente a una anualidad (7 millones de dólares) y todavía le sobran dos millones de dólares.

¿Qué ha hecho la plutocracia corrupta gobernante desde el año 2000 hasta la fecha, con los 13.300 millones de dólares de aportes directos del Canal al Tesoro Nacional?

1. ¿Tenemos “pleno empleo” o, en su lugar, aproximadamente, 20% de desempleo abierto y 50% de subempleo?

2. ¿Acaso con un sistema de “salud igual para todos”?

3. ¿Hemos desarrolla un sistema de educación de excelencia?

4. ¿Nuestras ciudades (Cabeceras de provincias) son limpias y amigables?

5. ¿En la totalidad del territorio nacional se cuenta con agua potable 24/7?

6. ¿Las autoridades han cumplido con el programa de “cero letrinas”?

7. ¿Los desechos sólidos (basura) son recogidos eficientemente –al menos- en los distritos de Panamá y San Miguelito?

8. ¿Las calles, las calles… del País reciben el debido mantenimiento a través de un plan nacional de reparación y mantenimiento de la infraestructura vial?

Definitivamente, la respuesta es negativa. Porque, en lugar de “apropiarse” de un proyecto nacional de desarrollo, los sucesivos gobiernos de la oligarquía pos invasión se han apropiado de los bienes derivados de la lucha histórica del pueblo panameño por el perfeccionamiento de su soberanía e independencia nacional.

¡Así de sencilla es la cosa!

1 COMENTARIO

  1. Indolentes y oportunista son los actuales gobernantes, se dicen miembros del PRD, Pero lo que son es traidores al proyecto de Omar, oportunistas y torrijeros.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here