Venezuela, a un paso de las elecciones presidenciales

0
13
Expectación por elecciones en Venezuela.

Por Luis Beatón

Caracas (PL) – A un mes de las elecciones presidenciales en Venezuela, la mayoría de los adversarios del chavismo y de las fuerzas de izquierda abandonaron la competencia por llegar al poder a través de las urnas.

En este enfrentamiento por la presidencia no estarán presentes los partidos Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ) y Un Nuevo Tiempo (UNT), entre otros, que optaron por la abstención o negociaron su no participación con poderosos intereses externos, según denuncias.

Figuras como Henri Ramos Allup (AD), Julio Borges (PJ) y Manuel Rosales (UNT), entre otros, eligieron seguir las indicaciones de Washington de boicotear las elecciones más auditadas del mundo.

No obstante, en opinión de la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez, su país dará otra lección histórica el 20 de mayo, cuando se celebren las elecciones presidenciales y de consejos legislativos.

El pueblo mostrará su civismo frente a la guerra económica y la campaña mediática de la derecha nacional e internacional contra la Revolución bolivariana y el presidente Nicolás Maduro, subrayó recientemente la dirigente popular del movimiento Somos Venezuela.

Pese a que en la puja por el sillón presidencial en Miraflores, sede del gobierno, participan varios candidatos que adversan al chavismo, las miradas se centran en el aspirante opositor Henri Falcón y el candidato del grupo de electores Esperanza por el Cambio, Javier Bertucci, un religioso que asciende en la política.

Ambos encarnan un desafío a quienes se apartan de las urnas y piden la abstención pero según las encuestas, sus posibilidades de victoria son escasas, y más drenada por la apuesta de la derecha tradicional que tiene en mente otros planes para llegar al poder.

Un reciente estudio de la encuestadora Hinterlaces mostró que la candidatura de Maduro está por encima, en cifras, de Falcón y Bertucci.

En un mano a mano Maduro-Falcón, el resultado sería 57 por ciento por el abanderado del Frente Amplio de la Patria, agrupación de partidos políticos afines a la Revolución bolivariana, mientras solo 33 por ciento apoyaría al aspirante de Avanzada Progresista, Movimiento al Socialismo (MAS) y el Comité de Organización Política Electoral Independiente (Copei). Igual suerte correría Bertucci, quien saldría por la puerta estrecha con saldo adverso.

Contrario a este enfrentamiento en las urnas, grandes poderes internacionales, encabezados por Estados Unidos, adelantan una estrategia de guerra total contra Venezuela.

A pocos días que comience la campaña electoral (del 22 de abril al 17 de mayo), aumentan los ataques políticos y económicos, aupados por una feroz guerra mediática dirigida a sobredimensionar los problemas del país y que sobre todo trata de convencer y buscar apoyo para una agresión militar.

En esencia, los grandes medios dominados por esos poderosos intereses mundiales tratan de mostrar una imagen de Venezuela como un país inmerso en la extrema violencia, un “estado fallido”.

A la vez, ocultan logros como los más de dos millones de viviendas construidas para el pueblo por el actual gobierno, algo no imaginable en anteriores administraciones. Se manipula la información en todos los sentidos.

La realidad es que hace meses desapareció la violencia de la que hablan los medios occidentales, aunque hay escasez de productos. El pueblo trata de sobrevivir a la agresión económica.

Ya es normal que se intente llevar a la opinión pública mundial la idea de que Venezuela es igual a caos, incendio y violencia, enfrentamientos callejeros. Eso ahora ya no existe, aunque hay quienes conspiran para crear dicho escenario.

Pero el país enfrenta una situación difícil, el gobierno popular y la izquierda resisten la mayor agresión lanzada por Estados Unidos y comparsa contra una nación de la región, solo comparable a la que sufre Cuba.

Sin embargo, el chavismo y la izquierda están dispuestos a consolidar la Revolución bolivariana iniciada por el Comandante Hugo Chávez.

Aunque es evidente que los poderes al norte del río Bravo insistirán en su política, no importa que salgan mal sus planes y encerronas, tal como ocurrió en la recién finalizada VIII Cumbre de las Américas, donde el principal incitador, Donald Trump, ni siquiera asistió.

Luego de este fracaso en la capital peruana, donde la diplomacia estadounidense no logró el consenso entre los países latinoamericanos y caribeños para que saliera una resolución y sanciones colectivas contra Venezuela, se esperan más presiones sobre esta nación.

Al respecto el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, alertó que la Casa Blanca y sus halcones utilizan propaganda guerrerista para justificar intervenciones militares en naciones soberanas y apropiarse de sus recursos naturales.

El imperialismo, afirmó, no puede confesar abiertamente que emprende guerras por petróleo, por gas, por rutas comerciales, ni para fomentar su industria armamentista. Por eso, alega que es para proteger a las víctimas, por la democracia, la libertad. ÂíPerversa propaganda de guerra!

Bajo esas presiones, los venezolanos se encaminan a las urnas. Allí el voto dirá la última palabra, mientras los halcones siguen al acecho.

Deja un comentario