Una caminata espacial desde nuestra comarca

0
42
Arrecife coralino amenazado por la contaminación.

Por Eduardo Marín (Especial para Bayano)

Armenia (Quindío) – Dícese que nuestro pequeño-azul planeta-tierra  (Pachamama) tiene unos 4.500 millones de años y que la Vida de mayor simplicidad brotó bajo la forma de bacterias marinas (!siempre el agua!) entre 3.700 a 4.200 millones de años…

Esos datos –con los que resulta interesante jugar– varían según el nivel de precisión y las categorías con las que se vaya armando el juego que pudiéramos trazar sobre una línea del tiempo/espacio geográfico.

Si las investigaciones se refieren a formas de vida más complejas como las algas rojas (!agua!) tenemos que avanzar en la línea-del-tiempo hasta unos 1.600 millones/años y dirigirnos a la India y hasta unos 1.200 millones/años si en caminata vamos hasta el Ártico canadiense.

Esas algas (más verdes ahora por la cantidad de clorofila para la fotosíntesis) las puedes disfrutar tostadas por el sol (crocantes) en las frías aguas del Pacífico suramericano, p.e en las costas de Chile llamado por los poetas el país de la “loca geografía”.

Son tan deliciosas y alimenticias (saladitas) que con una porción adecuada para no llenarte de sed puedes pasar una buena jornada sin sentir hambre y entretenido en las inmersiones en caletas rocosas para sacar del mar los muchos productos que te ofrece.

Mi amigo Pepe Zambrano vive de esa actividad y hace una serie de inmersiones a puro pulmón cada semana (los sábados) para proveer la mesa familiar y además surtir de esas exquisiteces a algunos sitios que atienden turistas en las playas de otra Cartagena, ubicada cerca del puerto de san Antonio y en camino a Isla Negra que fuera en el siglo 20 morada veraniega ocasional del laureado poeta Pablo Neruda (Veinte poemas de Amor y Una Canción Desesperada).

Allí en Chile desde la verde-montaña andina poblada de bosques, puedes ver el mar-azul profundo poblado de peces-y-mariscos en tal variedad que para nombrarlos a todos es necesaria una lista tan larga como ese país minero del cobre y del carbón (extractivismo en manos de empresas coloniales-trasnacionales).

Bueno… pues la vida del hombre sobre el azul planeta se remonta –según el caso– a unos 2.500 millones/años si hablamos del homo habilis (ya tenía con huesos filosos algunas habilidades manuales) o avanzamos en la línea del tiempo hasta sólo unos 190.000/años si nos referimos al homo sapiens uno de los lejanos antecesores de quienes hoy somos como habitantes de nuestros disputados territorios.

Mi amigo Pepe usa unos sencillos lentes para proteger de la sal sus ojos, un pequeño tubo para controlar la apnea y un sencillo traje de buzo para esconder el cuerpo del frío en las aguas pero trabaja sin tanque a puro pulmón y tiene en la colina una sencilla-linda casa desde donde -abajo- se observa la rocosa caleta al borde del acantilado.

Con su familia –compañera, una hermosa hija y dos muchachos– viven del mar y lo miran eternamente y en las tardes el color de las aguas borbotea en sus miradas y el vino blanco entibia las gargantas secas de arena y por el ulular en los Vientos del Sur.

En nuestra comarca (desde las colinas) también miramos al agua-nubes-vaporosas que surcan el cielo-azul y flotan-vuelan en busca de nuevos horizontes-realidades-en-simplicidad que son las huertas y las semillas-raíces históricas tronco-ramas-hojas en las que está escrita nuestra historia-ancestral-sueños y resistencias.

Luchas-sempiternas que ubican a /Evelio-Ceci-y-Chucho-y-todas-todos-ellos/ en la línea del tiempo y de la historia como segmentos de los más de 200 años de lucha por la independencia de poderes invasores-coloniales cuya espada impuso sus intereses-su-cultura y extrajo el oro y la plata para superar sus crisis imperiales y acumular capital.

Caminamos sobre nuestra verde-comarca en la línea del tiempo/espacio y hoy esa sorda-gris historia se actualiza y vemos -otra vez- el cerro amenazado por los invasores transnacionales que bañan con sangre sus ambiciones de acumulación-de-ganancias.

Ellos-invasores amenazan la autonomía en las veredas que trabajan por los valores de los campesinos y sus hijos (simplicidad-sin-fin), aturden la soberanía alimenticia que llega verde-colorida en forma de frutas y verduras (semillas-de-historias-enraizadas) a los mercados agro-ecológicos.

Esas fuerzas-transnacionalizadas del capital-invasor-armado renuevan sus amenazas y avanzan en las privatizaciones de lo público-local-regional en medio de intereses miopes de quienes deben cautelar los intereses de la sociedad-toda y entregan el Agua-principio-de-Vida y pretenden cambiarlo por créditos a través de los PDA [1]

Los Debates por el Agua se dinamizan (y llaman más el interés de todas/todos) cuando en diversas instancias políticas y mediáticas se presentan informes sobre varios elementos contaminantes que afectan la calidad del agua y ponen en riesgo la salud tanto de los habitantes como de los turistas y de otros visitantes que llegan a la verde-comarca atraídos por el Paisaje Cultural Cafetero que también se encuentra bajo riesgo.

——

[1] Programas Departamentales del Agua que ponen los patrimonios hídricos y ambientales en manos de poderes extraños-invasores (coca-cola-bancos-empresas.operadoras “eficientes”) que manejan esos bienes como un ‘negocio rentable’ y contraponen (con sus aliados) los reales intereses sociales a los del capital/finanzas/bancos que ellos representan.

Algunos persisten en negarlo-ocultarlo, pero otros voceros de lo público ya reconocen:

1) que existen problemas de contaminación tanto en el Agua que consumen las poblaciones en varios de los municipios como en las quebradas y ríos que bañan la verde-comarca rica en esos Bienes-Ambientales-de-Vida.

2) que por la vía de las tarifas se han tenido ingresos no siempre aplicados a las obras requeridas de infraestructura (plantas de tratamiento de aguas residuales, Petar) y otras, y

3) que por lo anterior se requieren recursos-de-créditos-externos para superar el deficiente manejo de los diversos patrimonios ambientales en franco deterioro y en manos de empresas públicas (y privadas) que los manejan en contravía de los intereses sociales (de todas las comunidades).

 

Deja un comentario