Trending topics 2016, entre la incompetencia y la corrupción.

Balance Naccional

0
229
La “crisis del jamón navideño”: clientelismo oficialista

Trending topics 2016, entre la incompetencia y la corrupción. 
Balance nacional

Cecilio E. Simon E.
Redacción de Bayano

El presente artículo no se antepone ni supera el análisis sistemático de compañeros como Dídimo Escobar. El objetivo es listar los principales hechos nacionales que fueran tendencia (“trending topipc”) durante el 2016. El orden es subjetivo y cada uno de nuestros lectores podrá enlistarlos de acuerdo a la prioridad que les asignan. Iniciaré con los acontecimientos internacionales para finalizar con los nacionales.

Improvisación y ocurrencia

Los “Panama Papers”, la Lista Clinton, las amenazas de incorporar al país a la lista negra de la Comisión Europea y de Francia; las declaración de la OCDE, de que Panamá es un país forajido, que promueve de la evasión fiscal y “lavado de dinero”, son expresiones del asedio múltiple que enfrentó el gobierno de Varela durante el 2016.

A estos grandes problemas se suman las dificultades de las relaciones con algunos países de la región. Colombia hace caso omiso a las sentencias de la OMC con relación a las importaciones de Zona Libre. Ecuador y Chile mantienen a Panamá en la lista negra de paraísos fiscales. Venezuela acusa a sus empresarios de lavado de dinero y no libera los fondos para el pago de la deuda millonaria que mantienen con la Zona Libre de Colón. Brasil investiga por lavado de activo y pago de coima a la Constructora Odebrecht, principal contratista del gobierno de Varela. Costa Rica y Nicaragua cierran sus fronteras a los inmigrantes que entran libremente a Panamá por Colombia.

La improvisación, combinada con la ocurrencia vehiculó la política exterior del país.

Para enfrentar la coyuntura internacional, la poca experimentada diplomacia panameña, a falta de una política exterior, recurrió a la ocurrencia, sin contar con bases sólidas que sustentaran sus decisiones.

La primera de ella, fue la improductiva amenaza de aplicar la retorsión contra Francia y los países que discriminan a Panamá, que puede incluir medidas fiscales, laborales y migratorias. Finalizado el año, no se han hecho efectivas las amenazas y los países señalados mantienen y avanzan con sus sanciones y medidas fiscales.

La segunda fue la convocatoria de un panel de expertos, presidido por Joseph Stiglitz, quien debió elaborar un informe sobre los “Panama Papers”. El desconocimiento de la posición de Stiglitz contra las empresas off shore, condujo a la bancarrota de la comisión de alto nivel y su informe carece de valor para los países que asedian a Panamá desde la Unión Europea (UE).

Subordinación del interés nacional

Embajador de Estados Unidos John Feeley hace entrega de la copia de sus cartas credenciales

Durante el año concluido, la combinación de prepotencia imperial y de incapacidad de ejercer el mandato desde el Palacio de las Garzas, produjo la subordinación del interés nacional al de Estados Unidos. El embajador John Feeley intervino en los asuntos nacionales desde su arribo al país en febrero del 2016, con la anuencia del presidente de la República, quien constitucionalmente es rector de la política exterior del país.

La edición de la revista Forbes del 6 de diciembre refleja el intervencionismo del embajador Feeley y la subordinación del Palacio de las Garzas: “Para que sigan operando los periódicos La Estrella de Panamá y El Siglo es necesario que estos sean vendidos por la vía legal. Como dijo el presidente (de Panamá) Juan Carlos Varela, el futuro de los periódicos del grupo GESE está en manos de su dueño” dijo el embajador.

La incompetencia de la política exterior se refleja en la relación de sumisión ante Estados Unidos que envió al país su procónsul y, con las potencias europeas y suramericanas que presionan para fijar las políticas fiscales de Panamá.

Guerra de los poderes fácticos

Fachada del GESE en la capital panameña.

Durante el año 2016, los poderes fácticos que se confrontan encarnizadamente por el control del territorio y la aniquilación de los competidores económicos en una guerra similar a la de la mafia. La batalla se extendió al control de las contrataciones públicas, el reparto de cuotas de poder en los órganos del Estado y en todos de los partidos políticos.

El caso Waked es emblemático porque, como lo hizo Martinelli, viola la regla de oro de los poderes fácticos: beneficiarse de lo público y respetarse en lo privado.

Incompetencia, la marca gobierno

“Las calles siempre han estado así, con huecos”. dice el Ministro de Obras Publicas

La incompetencia que se expresa en todos los planos del acontecer nacional, se puede considerar la marca gobierno del presidente Juan Carlos Varela. La evaluación de 10 indicadores sería suficiente para establecer el índice de incompetencia del gobierno de Varela.

1. Seguridad ciudadana:

Las autoridades de seguridad pública consideran que los problemas de seguridad ciudadana son de percepción. El presidente Varela declaró “la inseguridad es parte de la vida del país”.

2. Educación:

El diálogo improductivo ha sido convocado de manera reiterativa por el presidente Varela para enfrentar la crisis de la educación pública. El sistema educativo público entrega a la sociedad a los estudiantes sin las competencias necesarias para su desempeño laboral y ejercicio pleno de la ciudadanía.

La crisis del sistema educativo, que lleva décadas sin solución, afecta particularmente al joven varón que es expulsado del sistema para formar parte del mercado laboral precario o de bandas subsidiadas por el gobierno de Varela. ¡De cada 10 varones que entran al primer grado, solo cuatro llegan al octavo!

3. Clientelismo y populismo:

El clientelismo y su hermana gemela populismo se nutren de la pobreza y la marginación. Son “la hoja de parra” que emplea el gobierno de Varela, de la misma manera como lo hizo Martinelli, con una especie de velo para encubrir la corrupción que aflora y la mala distribución de la riqueza en Panamá, uno de los países con los más altos índices de crecimiento de la región. ¡La “crisis del jamón navideño”, fue expresión degradante del clientelismo oficialista!

4. Transporte y obras públicas:

Los denominados “tranques” se han convertido en un problema de salud pública. Miles de estudiantes consumen cinco horas y más en el traslado hacia y desde sus centros educativos. La precariedad del transporte afecta, además, la calidad de vida de la familia: padres y madres también salen de casa a tempranas horas y vuelven al hogar entrada la noche.

Al igual que en el gobierno de Martinelli, los megaproyetos (Línea 2 y 3 del metro) dilatan la solución del problema, contrarían el sentido común y el interés ciudadano. No se regulan las pocas vías dedicadas para el transporte público. El “carpool”, consistente en compartir el auto de un vecino, es sancionado y los pasajeros vejados. El transporte alternativo se considera pirata. ¡La improvisación es la norma y los diablos rojos están de vuelta!

En tanto, la vialidad es un desastre, el flamante ministro de Obras Públicas (importado de Miami) afirma que los panameños estamos acostumbrados a vivir así: “las calles siempre han estado así, con huecos”.

5. Política salarial del sector público:

Al igual que lo hizo la administración Martinelli, solamente se aumenta de manera regular y sistemática a la Fuerza Pública. El resto de los funcionarios se beneficia de las leyes especiales o de la presión en las calles.

6. Seguridad social:

Durante el 2016 fue reiterativo la ineficiencia de la institución para prestar los servicios y dotar a los asegurados de medicamentos. La destitución (renuncia) del director general se dio a fines de año, como resultado de supuestas contradicciones de los poderes fácticos por la asignación de cuantiosas compras.

7. Combate a la corrupción:

El año representó el colapso del juramento presidencial de combatir la corrupción por la cuestionada vinculación de su gobierno en el caso Odebrecht. Al parecer, la política anti corrupción está dirigida a aniquilar a Martinelli, no por corrupto, sino por su irrespeto la regla de oro de los poderes fácticos: beneficiarse de lo público y respetarse en lo privado.

8. Política agroalimentaria:

La administración Varela continúa con la política de importaciones de Martinelli y afecta al productor nacional, reflejado por ejemplo en la crisis de importación del arroz por el IMA. ¡Para su gobierno, la comida dejó de ser un derecho humano para convertirse en una mercancía!

9. Agua y basura:

Más de 100.000 habitantes de la ciudad de Panamá reciben el agua potable por carros cisternas (el presidente Varela ofreció durante su campaña 100% agua).

De otro lado, pese a la inexistencia de una Autoridad de Aseo, el servicio de recolección de basura es deficitario y discriminador: en los sectores de alta renta la recolección es regular, en tanto que en los de renta media y baja, es deficitaria y amenaza la salud pública.

10. Ambiente y protección civil:

La colonización de los humedales y de los manglares por desarrollos urbanísticos de alta renta, el vertido de residuos de construcción a la colapsada red de alcantarillas y la violación de las normas de construcción provocó inundaciones a lo largo del territorio nacional, con énfasis en la Cuenca del Río Juan Díaz, con un saldo de daños materiales y la lamentable pérdida de vidas humanas, incluso en residenciales de capas medias en Arraiján. ¡Esto ocurrió mientras el presidente Varela y el sistema de protección civil dormían!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here