SUNTRACS sustenta aumento de salarios

La pérdida del poder adquisitivo del salario de los trabajadores de la construcción en los 4 años es de 4.1%.

0
100
SUNTRACS mantiene la huelga en el sector de la construcción

PROPUESTA DEL SUNTRACS DE AUMENTOS DE SALARIOS

En el año 2013, cuando el Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (SUNTRACS) y la Cámara Panameña de la Construcción (CAPAC) firmaron la Convención Colectiva, la situación de la distribución de la riqueza que se producía en el país (PIB) indicaba que las remuneraciones de los asalariados correspondía al 25.4% de esta riqueza. Para el 2015 era 24.7% y se estima que para 2017 era 23.2%.  Progresivamente se ha agudizado la mala distribución de la riqueza, y cada vez a los trabajadores les corresponde una menor proporción de lo que producen.  En el 2007 su participación era 32% y para 2017 habría disminuido a 23.2%; una disminución de casi 28% en su participación. La diferencia entre la riqueza creada por los trabajadores y lo que se les paga es lo que se quedan, principalmente, los empresarios.

En la construcción esta situación se ha agravado vertiginosamente.  Las remuneraciones de los trabajadores del sector correspondían al 48% en 2007, 21.5% en el 2013 cuando se firmó la Convención Colectiva, y se estima actualmente en 14.7%. Es aquí donde radica el principal argumento del SUNTRACS para reclamar aumentos salariales.  Los otros argumentos corresponden a la pérdida del poder adquisitivo del salario, la inflación posible en los próximos 4 años y en el mejoramiento de la calidad de vida que todo ser humano tiene derecho a reclamar por el trabajo y la riqueza que produce.   En 4 años los empresarios de la construcción se han quedado con 30,631 millones de dólares, repartidos entre muy pocos, y los salarios un poco menos de 6,000 millones, una parte de ellos pagados a los dueños de las empresas que se ponen en planillas, incluyendo hijos, esposas, capataces, ingenieros, arquitectos, ejecutivos y administrativos de las empresas.

De acuerdo a la información del Ministerio de Trabajo y de la Contraloría, la pérdida del poder adquisitivo del salario de los trabajadores de la construcción en los 4 años es de 4.1%.  Es decir, el punto de partida que se debiera esperar por parte de la CAPAC sería de 4.1%, para recuperar lo perdido.  Pero, aclaremos, el salario perdido no se recupera.  Las medicinas, comida, útiles escolares, vestuario, atención médica, a las que no se pudo tener acceso debido a que subieron los precios de los bienes de estas categorías, ello es irrecuperable.  Aun cuando el salario sea aumentado hoy en el monto de lo perdido en dinero, eso no compensa las necesidades que no se pudieron satisfacer en su momento debido al aumento de los precios.  Peor aún; nos pueden aumentar el 4.1% de salarios hoy y mañana suben los precios en 4.1% y el aumento de los salarios solo nos dura 1 día, y tendremos que vivir con salarios deteriorados hasta el próximo aumento de salario.  Esta es una desventaja irreparable que tienen los trabajadores.

La propuesta inicial del SUNTRACS de 60% de aumento para los cuatro años se fundamenta en que ese aumento lograría poner los salarios de la construcción en el porcentaje que había en 2013.  En aras de llegar a un acuerdo se ha disminuido en 4 oportunidades y la propuesta actual es de 10.9% por año. Por el contrario, la CAPAC ofreció 1 centavo de aumento (0.25%) y hasta 3 semanas después aumentó a 2 centavos (0.50%) que representa 4.20 balboas al mes.  Un aumento ridículo.  Han diseminado una serie de mentiras y engaños con la complicidad de los medios de comunicación y ciertos periodistas amarillos (de la patronal) señalando que las demandas del SUNTRACS son “exageradas”.  Pero, por qué no nos preguntamos si las ganancias que tienen los empresarios son exageradas? Por qué asumimos que las ganancias que tienen, sin importar los altos precios de lo que nos venden, son “normales” que las tengan?

Si se le aumentara a los trabadores el 10.9% por año, aun así la parte de las ganancias seguiría aumentando, pero la mezquindad y la avaricia de los empresarios de la construcción los lleva a ofrecer migajas.  Que lo sepan los empresarios: el SUNTRACS no aceptará limosnas, EXIGE UN SALARIO DIGNO.

 

Deja un comentario