Sangriento Viernes de Crucifixión del pueblo palestino

Alto a la masacre de Israel contra la nación Palestina. Por el reconocimiento inmediato de Palestina como estado independiente.

0
164
Jovenes palestinos fueron crucificados en la Franja de Gaza.

Por: Jorge González
Movimiento Patria de Panamá

Con estupor el mundo entero pudo observar a través de los medios de comunicación y especialmente, redes sociales y espacios digitales alternativos, las imágenes de barbarie genocida ejecutadas por las Fuerzas de Defensa de Israel contra el pueblo de Palestina en la Franja de Gaza el viernes 30 de marzo, en ocasión de la marcha pacífica del pueblo palestino en el marco de su tradicional Día de la Tierra, erigido en recordación a la lucha histórica palestina contra la usurpación de sus tierras ancestrales a manos de los grupos fascistas sionistas del estado de Israel, apoyados por el Imperio Británico y Estados Unidos, con el fin de crear una plataforma político militar de intervención de las potencias capitalistas occidentales en el Medio Oriente petrolero.

La represión criminal de las fuerzas militares de Israel se desarrolló de manera vil, sin la aplicación de métodos de control de multitudes, usándose para los efectos a tropas del ejército israelí con el claro fin de masacrar al pueblo palestino y de esa repudiable forma
enviar un mensaje de terror contra el pueblo de Palestina y su justa demanda de liberación e independencia nacional, mediatizadas bajo la ocupación del Estado usurpador de Israel desde la segunda mitad de los años 40 del siglo 20.

La barbara represión israelí constituye un crimen contra la Humanidad, que se realiza en plena celebración mundial cristiana del Viernes de Crucifixión, disparando a mansalva contra personas palestinas completamente desarmadas, que marchaban en ejercicio de su derecho humano a la lucha por la soberanía de su pueblo, ser reconocidos como Estado y defender su existencia como nación ante la sistemática violación de los Derechos Humanos del pueblo palestino bajo un régimen de dominación colonial racista, teocrático y fascista, que reproduce y no por casualidad, las más crueles prácticas de discriminación, dominio y aniquilación que fueron usadas por los nazis en la Segunda Guerra Mundial contra los judíos y los pueblos de Europa ocupados por las hordas nazi fascistas de Hitler.

Igual a hace 2000 años cuando ese gran revolucionario Jesús de Nazareth fue crucificado por los imperialistas romanos, el sanedrín y la clase dominante judía, convertidos en una franca dictadura contra el propio pueblo judío deseoso de justicia, hoy los fascistas que ejercen el poder del estado de Israel, auxiliados por el imperio norteamericano y los financistas sionistas del orbe, crucifican una vez más la causa de la justicia, esta vez contra el pueblo palestino, buscando acallar las voces dignas que de forma similar a dos milenios atrás, claman por la igualdad y la justicia como pasos indispensables para el reino de la paz y la hermandad entre todas las naciones y todos los pueblos del mundo. Pero la causa palestina revive cada día en la convicción de lucha patriótica de sus hombres, mujeres y jóvenes.

La pasión y sufrimiento de Jesús se hizo presente en el martirio del pueblo de Palestina que ofrece consciente su propia vida en defensa de la justicia. Reprochamos la estrategia propagandística de la derecha burguesa sionista de Israel y sus poderosos aliados internacionales, quienes se esfuerzan constantemente por instrumentalizar mediáticamente la fe religiosa con el objetivo de legitimar el despojo contra el pueblo palestino, la supresión de su identidad nacional y la negación de su derecho a convertirse en un Estado libre.

Al pueblo de Palestina en esta hora difícil, todo nuestro apoyo internacionalista y reconocimiento a su postura inclaudicable de lucha por sus justos intereses como nación.

El estado de Israel no es una democracia. Es un estado dictatorial. Imperialista. Llamamos al pueblo explotado de Israel, gobernado por una clase burguesa corrupta y neoliberal, a rechazar la agresión contra los palestinos y a levantarse finalmente contra el gobierno asesino dictatorial y destruir al estado sionista fascista.

Exigimos al gobierno de Panamá, encabezado por el señor Juan Carlos Varela, que como desagravio con el pueblo de Palestina a raíz de esta deleznable masacre y la larga cadena de crímenes cometidos por el estado de Israel contra el pueblo palestino, que a la mayor brevedad posible el estado panameño extienda reconocimiento a Palestina como estado soberano e independiente.

Convocamos a la unidad de la solidaridad internacional de los pueblos en favor de la causa de Palestina y a que como un solo haz de voluntades hagamos sentir nuestra fuerza de lucha contra el sionismo y el imperialismo, principales enemigos de la Humanidad.

Panamá, 31 de marzo de 2018

Deja un comentario