Recuerdo del 9 de Enero de 1964

0
74
Ascanio Arosema, al extremo derecho, ayuda al joven Ricardo Hurtado, herido por fuerzas estadounidenses. Poco después, Arosemena se convertiría en el primer mártir de esa lucha.

(Basado en el testimonio del profesor Rafael Bolívar Ayala)

Una de las gestas heroicas más importantes de la era republicana lo constituye el 9 de Enero de 1964, cuando una veintena de panameños perdieron la vida en defensa de la integridad y la soberanía nacional, mancilladas por tropas estadounidenses.

El profesor Rafael Bolívar Ayala, Decano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación Social, evocó los sucesos del 9 de Enero de 1964 y advirtió que el papel desempeñado por la Universidad de Panamá en esa fecha histórica no ha sido ponderado, pese a que allí se gestaron muchas de acciones nacionalistas que el país adoptó posteriormente frente a Estados Unidos.

En horas de la tarde del 9 de Enero de 1964, había mucha efervescencia en la Universidad de Panamá, sobre algunos hechos que se registraban fuera del claustro universitario.

Narra el profesor Ayala que a las seis de la tarde, el dirigente universitario Víctor Ávila, secretario general de la Federación de Estudiantes de Panamá se ubicó en las afueras del Paraninfo Universitario y arengó a los presentes en torno al atropello que estaba cometiendo Estados Unidos contra el pueblo panameño, y la persecución iniciada contra alumnos del Instituto Nacional.

Las palabras del dirigente estudiantil calaron tanto en los estudiantes, que decidieron armar a unas quinientas personas que se movilizaron por dos vías: uno por la Avenida José Domingo Espinar, que sale a La Cuchilla de Calidonia, y el otro grupo por la Vía Simón Bolívar, Transístmica, hacia la Vía Frangipani.

Recuerda el profesor Ayala, que él estaba acompañado por el periodista César Gómez Marín, y que al llegar a la Casa Miller, específicamente en la garita del antiguo ferrocarril, la gente corría por todos lados y pudieron ver chispas de balas disparadas, lo que hizo que se replegaran hacia el antiguo ferrocarril, buscando protección. Esta situación continuó hasta altas horas de la noche.

El 10 de enero, en el Paraninfo universitario se reunieron los sectores populares sindicales y estudiantiles para redactar los puntos que sirvieron de base para que el presidente de la República, Roberto F. Chiari, demandara la salida de Estados Unidos del territorio nacional y se llevara a cabo la ruptura de relaciones diplomáticas con Washington.

Ese pueblo idealista, reunido en el Paraninfo, comenta el profesor Ayala, pidió en ese momento la abrogación total del Tratado Hay-Bunau Varilla. Resaltó que la Universidad de Panamá jugó un papel determinante en los sucesos que se produjeron los días posteriores al 9 de Enero de 1964, pues se convirtió en un vivero nacional para hacer fructificar las acciones nacionalistas y patrióticas.

El profesor Ayala, en ese momento, estudiante de segundo año de la carrera de Periodismo, recuerda con mucha emoción algunos de los dirigentes del movimiento universitario: Eligio Salas, quien luego fue Rector de la Universidad, César “Tuto” Arosemena, César Carrasquilla y Humberto Harris, todos miembros de la Unión de Estudiantes Universitarios y Floyd Britton, quien dirigía la Unión de Estudiantes Secundarios.

En recordación de esa gesta, la Universidad de Panamá inauguró un mausoleo en memoria de los mártires y al primer héroe caído, Ascanio Arosemena, un estudiante de 17 años de edad, de la Escuela Profesional Isabel Herrera Obaldía, quien fue herido de bala, en un ángulo por la espalda, a través del hombro y el tórax, mientras ayudaba a evacuar protestantes heridos de la zona de peligro.

El edificio donde todo empezó, la Secundaria de Balboa, hoy lleva su nombre y es un Centro de Capacitación de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP). También da nombre a una importante Avenida de la antigua Zona del Canal, un territorio recuperado tras la firma y aprobación de los Tratados del Canal de Panamá, de 1977.

Deja un comentario