Presencia histórica de William Walker

0
36
Caída del filibustero William Walker.

(Tomado del diario Panamá América)

En la historia de Panamá el filibustero norteamericano William Walker jugó un papel negativo que no puede ser ignorado por la historiografía nacional. Es así que en una investigación realizada por el historiador Armando Muñoz Pinzón titulada William Walker: la Nueva Granada y el Istmo de Panamá, publicada en la Revista Cultural Lotería (enero – abril 2006), da a conocer este episodio acaecido a mediados del siglo XIX con la despiadada incursión filibustera encabezada por Walker en Centroamérica, particularmente en Nicaragua, donde el llamado “Predestinado de los Ojos Grises” se hizo presidente de ese país y cometió toda clase de desmanes en contra del pueblo nicaragüense y sus dirigentes.

En suma, actuó como agente ejecutor de los objetivos anexionistas y de expansión territorial de los Estados Unidos hacia el Sur y el Caribe, que gracias a la unión de los Estados de la región fue derrotado, expulsado y ejecutado en Honduras el 12 de septiembre de 1860, sucesos que en apretada síntesis expone con precisión Muñoz Pinzón.

Por lo que hace a las travesías y presencia de William Walker en Panamá, como destaca el autor, éstas no representaron mayor peligro, ya que el gobernador Bartolomé Calvo, junto con algunos literatos, figuras políticas y el pueblo panameño, se opusieron firmemente al filibusterismo, ante el rumor de una eventual invasión, a tal punto que el gobernador Calvo expidió el 30 de abril de l857 un Decreto “prohibiendo la entrada al territorio del Estado de Panamá, a los aventureros que hayan tomado o hayan intentado o intenten tomar parte en la Guerra contra Centroamérica”. No obstante, el peligroso filibustero más bien utilizó nuestro terruño para trasladarse de incógnito en sus viajes de ida y vuelta hacia el territorio centroamericano, pero, evidentemente, no encontró terreno abonado para tomarse el Istmo.

 Durante este convulsionado episodio, el historiador Muñoz Pinzón resalta la posición vertical y antimperialista de don Justo Arosemena, quien en todo momento advirtió sobre el peligro que ese personaje representaba para la paz de los Estados Latinoamericanos y para la libre determinación de los panameños, dada la política expansionista de la Potencia del Norte, personificada en esos días por William Walker; la posibilidad de la construcción de la vía interoceánica y la vigencia del Tratado Mallarino-Bidlack, de 1846.

Por último, debemos señalar que este revelador trabajo de Muñoz Pinzón, obtuvo el Premio de Historia Juan Antonio Susto, en el campo de las Ciencias Sociales (2006), otorgado por la Revista Cultural Lotería.

Datos adicionales tomados de Wikipedia:

William Walker (Nashville, Tennessee, Estados Unidos, 8 de mayo de 1824 – Trujillo, Honduras, 12 de septiembre de 1860), fue un médico, abogado, periodista y político estadounidense. Es el más reconocido de los denominados “filibusteros” del siglo XIX.

En México, intentó conquistar los territorios de Sonora y Baja California, lo que lo llevó a fundar la “República de Sonora” que terminó en fracaso. En 1855, junto a un grupo de reclutas conocidos como “Los Inmortales”, se dirigió hacia Nicaragua, país que se encontraba inmerso en una guerra civil, y luchó al lado del denominado bando democrático, que pretendía derrocar al presidente legitimista Fruto Chamorro Pérez. Sin embargo, a medida que avanzaba en sus campañas militares, asumió el poder mediante unas elecciones amañadas, en las cuales fue elegido presidente de la nación.

Debido a la amenaza que representaba su estadía en Centroamérica, los demás países de la región iniciaron una ofensiva para expulsarlo del territorio, dando lugar a la Guerra Nacional de Nicaragua y la Campaña Nacional de Costa Rica. El conflicto también involucró a Estados Unidos, al Reino Unido y al empresario Cornelius Vanderbilt.

William Walker claudicó el 1 de mayo de 1857 y abandonó el territorio centroamericano. A pesar de su derrota, organizó nuevas expediciones para apoderarse de Nicaragua, pero acabó fusilado en Honduras. Las invasiones de este aventurero colaboraron a la formación del concepto de América Latina.

Deja un comentario