“Para salvar a la CSS, hace falta un movimiento popular organizado que la salve”, Roberto Pinnock

0
490
Profesor Roberto Pinnock, en un llamado a la defensa de los derechos a la Salud de la población.
  • La integración de los servicios de Salud habría generado ahorros al Estado por 120 millones dólares anuales, lo que permitiría reinvertirlos en ese mismo sector.

  • Un verdadero servicio de Salud, serio y eficiente, jamás debió haber acumulado una mora quirúrgica exorbitante. Sin embargo, tiene una base de apoyo debilitada.

  • En 2004, se detectó que 127 Centros de Salud y Sub Centros de Salud estaban abandonados. Ese hecho reveló la debilidad de las organizaciones de base para protegerlos.

Por David Carrasco

El sociólogo panameño Roberto Pinnock, quien durante años ha trabajado en la investigación de los modelos de Salud, aseveró en una entrevista con Bayano digital que Panamá vive momentos cruciales en los que es necesario reaccionar con entereza ante las amenazas internas y externas que conspiran contra la seguridad social y pueden desembocar en un “camino de catástrofes”.

Pinnock, docente universitario y ex consultor de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), dijo que Panamá ha perdido en forma progresiva los niveles de Salud preventiva alcanzados en la década de 1970, que fueron reforzados a través de comités en las comunidades, acueductos rurales y huertos colectivos, donde la gente fue empoderada para garantizar un derecho universal.

En ese período de auge y transformación fue creado el Ministerio de Salud. Panamá llegó a tener entonces una tasa de cuatro muertes por cada 1.000 habitantes, “pero hoy hay un estancamiento, a causa de que se mira como una mercancía que pueda generar dividendos o ganancias”, en medio de carencias en el equipamiento tecnológico, personal idóneo e insumos elementales en hospitales.

Pinnock subrayó que hay un “debilitamiento sistemático” de la atención primaria en Centros de Salud y la atención secundaria en los hospitales, lo que no sólo se refleja en la aparición de las enfermedades re emergentes, sino en la promoción de modelos privatizadores diseñados al margen de objetivos sanitarios y ambientales, y del derecho a la vida de todos los panameños.

Al respecto, recomendó que el sistema de Salud reciba de un 8,0 a un 10 por ciento de la contribución anual de más de 1.000 millones de dólares que la Autoridad del Canal de Panamá suministra al Estado, con el objetivo de  mejorar el presupuesto y contar con una población saludable y protegida, y con una mayor esperanza de vida al nacer, que en la actualidad es de 77,7 años de edad.

CSS en la mira

Pinnock calificó de “dramátic”a la situación de la CSS social, y lamento la parálisis del movimiento popular para evitar el colapso de sus programas, en medio del inaceptable drenaje de recursos y la corrupción. Simultáneamente, en declaraciones al diario La Estrella de Panamá, la ex directora de la CSS Marianela Morales manifestaba: “no es un secreto que internamente en la Caja, desde hace rato, se ha venido tejiendo una membrana de corrupción que a veces se relaciona con las leyes de contratación pública”.

En 2016, el ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio De La Guardia, pronosticó que en 2019 la CSS enfrentará un serio déficit. El titular de la cartera económica citó un estudio del Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque aún no ha sido terminada la auditoria a esa institución, donde escasean medicamentos e insumos, y la atención fue debilitada en perjuicio de los pacientes. Se estima que el Programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) tiene un déficit actuarial que supera los 10.685 millones de dólares. 

La atención primaria en los Centros de Salud de Panamá ha sido debilitada.

Sin embargo, Pinnock instó a los sectores patrióticos a recuperar el terreno perdido y sostuvo que el tema de la Salud debería encabezar los programas de lucha de todas las organizaciones sociales, porque de ello depende este país. Recalcó que “para salvar a la CSS, hace falta un movimiento popular organizado que la salve”, ya que el tema no es únicamente financiero o matemático. En la actualidad, hay 2,9 millones de personas protegidas en esa institución de seguridad social que debe ser fortalecida a toda costa.

Puntualizó que “en la medida en que se abandona la atención primaria y aumenta la demanda en tercer nivel, a través de la cirugías hospitalarias, también se elevará la mora quirúrgica”, que el gobierno quiere reducir a través del uso de reservas. En ese sentido, el presidente Juan Carlos Varela dijo que la CSS tiene un fondo de 2.300 millones de dólares en una cuenta de banco y “no es justo que con todo ese nivel de liquidez la gente tenga que esperar tantos meses por una operación o procedimiento quirúrgico”.

Integración supervisada

Pinnock destacó que los organismos internacionales y gremios profesionales empiezan a considerar como válido el camino de la integración de los servicios de Salud, ya que reconocen que ese paso favorecería al sector privado, a través de la externalización de servicios, en varias etapas. Sin embargo, adujo que el movimiento popular debe velar para que los principales recursos no sean usurpados en detrimento del patrimonio colectivo.

Enfatizó que no puede haber concesiones de principios y opinó que si los sindicatos esperan protestar a través de Internet, con una actitud cándida ante las élites beneficiadas, “deberían saber que desde el Internet los pueden barrer a todos” para ver surgir nuevas reglas de juego que vulneren aún más las conquistas sociales. Añadió que “es necesario involucrarse” e incidir en las políticas de Salud, desde las bases, para que prevalezca el derecho humano.

 

No hay comentarios

Deja un comentario