“Panamá necesita un cambio de armadura ante la crisis”, Alma Montenegro de Fletcher

0
244
Licenciada Alma Montenegro en un llamado a parar la corrupción. (Foto Bayano).
  • En busca de voces sensatas que contribuyan al debate, Bayano digital recurrió a la jurista Alma Montenegro de Fletcher, para conocer su opinión sobre la pérdida de la institucionalidad en Panamá, azotada por escándalos.
  • Dueña de un largo historial de servicio en el ámbito jurídico, judicial y capacitación profesional, la directora del Centro de Políticas y Transparencia de la Universidad de Panamá (CPPT) demandó una toma de conciencia de los sectores pensantes para encontrar nuevos derroteros políticos.

Por David Carrasco

La Licenciada Alma Montenegro de Fletcher, una experta en temas de jurisprudencia, quien durante años ejerció como magistrada y directora del Consejo Nacional de Transparencia contra la Corrupción, manifestó que es necesario instar a los profesionales con alto nivel de Educación a que coadyuven en la tarea de hallar una salida alternativa a la crisis generada en este país y a “mirar el futuro como un compromiso de todos los panameños”.

Desde su posición de directora de la CPPT, que ejerce en forma Ad honorem, Montenegro de Fletcher lamentó el estallido de escándalos de corrupción que han estremecido las bases del Estado, al sector empresarial y los partidos políticos, y lesionan la reputación de este país a través de la pérdida de imagen en el escenario internacional.

Subrayó que pese a los momentos difíciles por los que atraviesa Panamá, debido a casos de corrupción de alto perfil, no comparte el planteamiento de una corriente de pensamiento que justifica la presunta falta de identidad de los panameños, a quienes algunos detractores consideran “personas superficiales”. Añadió que pese a ello, no ve a la sociedad con ojos de derrota, sino con optimismo.

Montenegro de Fletcher subrayó que a lo largo de la historia del istmo hubo otros momentos en que fue puesta a prueba la capacidad de los panameños para administrar el Estado y recuperar el patrimonio de la antigua Zona del Canal. Recordó que en el período de negociación de los Tratados “Torrijos Carter”, con Estados Unidos, fue cuestionada la capacidad panameña de manejar la vía acuática y conseguir la independencia política e ideológica.

No obstante, estimó que ante la falta de afianzamiento sistemático de esos valores que una vez brillaron en la lucha por la recuperación de la soberanía plena, Panamá requiere “fortalecer su ser nacional” para eliminar los resabios coloniales y secuelas del transitismo.

Cláusula intervencionista sobre el tapete

Montenegro de Fletcher estimó que la lluvia de escándalos que cae sobre Panamá y la potencial pérdida de gobernabilidad podrían reavivar los reclamos intervencionistas, a partir de una cláusula en los Tratados del Canal, que Estados Unidos introdujo para garantizar la estabilidad y operación de la vía interoceánica, en caso de una conflagración que pudiese afectar la seguridad de esa vía.

Manifestó que el riesgo ha sido reavivado a partir de la elección del presidente estadounidense Donald Trump, quien desaprobó la transferencia del Canal a manos panameñas y podría echar mano a ese tecnicismo incorporado a los Tratados ante situaciones de ingobernabilidad, que tienen como detonantes los escándalos de corrupción y choques entre grupos económicos en Panamá.

La jurista reseñó que la gran ventaja de este país, es que a lo largo del tiempo ha desarrollado una experiencia para conciliar esfuerzos e intereses, en especial después de 1968. “El objetivo de recuperar la soberanía y eliminar el régimen de Apartheid en la Zona del Canal, (copiado por Sudáfrica), demostró la validez de esa afirmación”, acotó la directora del CPPT.

En ese sentido, planteó que su optimismo se debe a que “hay crisis, pero también gente en Panamá que quiere más a este país que su cuenta bancaria”, aunque otros piensen más en el sonido de la caja registradora. Añadió que, además, “hay gente con dinero que quiere a este país”, lo que provee fortalezas al diálogo entre personas capaces y honestas, para elevarse sobre sus intereses personales.

Montenegro de Fletcher reseñó que desde que ocupó el cargo al frente de la Procuraduría de la Administración, se hizo un esfuerzo para resolver los problemas de falta de transparencia, lo que obligó a las instituciones a rendir cuentas. No obstante, estimó que hay un “retroceso” y se volvió a las antiguas “prácticas clientelistas”.

Protesta contra la corrupción. (Foto: AFP).

Adujo que “ante la espada de Damocles que tenemos sobre nuestras cabezas, como resultado de la crisis, hay también una oportunidad de discutir en profundidad estos temas”, que se reflejan en la efervescencia del malestar de personas en la calle o de quienes intercambian mensajes de grupos en las redes sociales.

La directora del CPPT insistió en “establecer los controles adecuados para fortalecer la estructura institucional contra la corrupción”, como sucedió en Estados Unidos en la década de 1970 para frenar a la mafia y a elementos poderosos. “En Estados Unidos también tuvieron su Edad Media, pero adoptaron controles en la administración pública”, remarcó la jurista.

Montenegro de Fletcher previó que “Panamá necesita un cambio de armadura ante la crisis”, lo que implica una sólida formación y capacitación de los servidores públicos, en materia de gestión, y en ello puede contribuir muchísimo la Universidad de Panamá. Adujo que diversos municipios descentralizados operan con una estructura arcaica para la ejecución presupuestaria, y necesitan apoyo.

Deja un comentario