Mayo de 1958: Las raíces de la rebeldía popular (I)

0
82
Estudiantes panameños luchando en las calles por un país digno, en mayo de 1958.

Mayo de 1958: Las raíces de la rebeldía popular (I)

En el año de 1957 se reorganizó la Federación de Estudiantes de Panamá (FEP), un movimiento estudiantil pujante, con objetivos cívicos.

(Artículo publicado en Estrella de Panamá el 28 de mayo de 2010)

En el año de 1957 se reorganizó la Federación de Estudiantes de Panamá (FEP), un movimiento estudiantil pujante, con objetivos cívicos claros: mejor educación, más trabajo, más beneficios económicos para el pueblo. Pero también con objetivos de mayor alcance político, antimilitarismo, antilatifundismo, antiimperialismo, soberanía total.

Con el inicio de clases en mayo de 1958, se realiza una marcha hacia la Presidencia de la República, con la consigna de exigir una mejor educación.

La manifestación, integrada por miles de estudiantes de los colegios secundarios públicos y por estudiantes universitarios, era enteramente pacífica.

Pero la soberbia y el miedo de un presidente (Ernesto De La Guardia Jr., del Partido Coalición Patriótica Nacional), le hace ordenar, en mala hora, a la Guardia Nacional la disolución por la fuerza de esta marcha cívica.

Cae el primer mártir de mayo de 1958, —José Manuel Araúz— del Colegio Artes y Oficios. A partir de este momento los gobernantes pierden el control de la situación: al mando del coronel Bolívar Vallarino, comienza la salvaje represión que dejó un saldo de 20 estudiantes muertos y más de 300 heridos.

La Nación entera manifiesta su repudio, y el gobierno acorralado acepta en el papel el llamado Pacto de la Colina (los estudiantes se habían refugiado en la Ciudad Universitaria), donde se compromete a evitar los abusos de la Guardia Nacional en contra del pueblo.

Fue solo una táctica sucia para ganar tiempo y recomponer su maltrecho gobierno. De aquí surge el convencimiento de que lo que era un movimiento estudiantil que no le temía al combate en las calles, y que había recibido ya su bautismo de fuego, tenía que pasar a una fase revolucionaria superior que diera los frutos que el pueblo anhelaba.

En octubre del mismo año —1958— la Federación de Estudiantes de Panamá lanza un desafío al Gobierno: 200 dirigentes estudiantiles de todo el país se atrincheran en el Glorioso Nido de Águilas y tratan de motivar el levantamiento de la clase trabajadora. Por dos semanas resisten rodeados de gendarmes armados hasta los dientes.

La semilla revolucionaria había prendido: la juventud había comprendido que sin lucha en las calles un Gobierno plutócrata, cuya élite militar era dominada por sus miembros, no cumpliría jamás las justas reclamaciones de la Federación de Estudiantes de Panamá y del pueblo.

El cuerpo inerte del estudiante José Manuel Arauz yace en una camilla de hospital.
El cuerpo inerte del estudiante José Manuel Arauz yace en una camilla de hospital.

Deja un comentario