Manifiesto al País de la Vanguardia Torrijista

0
408
Mario Dominguez - Conferencia sobre la coyuntura económica

i-conferencia-vt

Manifiesto al País

Los participantes en la Primera Conferencia Preparatoria del VII Encuentro Nacional de Vanguardia Torrijista (La Tendencia), reunidos en el distrito de San Carlos, los días 12 y 13 de noviembre, consideran necesario fijar su posición  ante la agudización de la crisis política, económica y social en el ámbito global y nacional, que coadyuve a la orientación de la sociedad panameña en su conjunto.

Contexto Internacional

El escenario político internacional está determinado por la disputa de las potencias mundiales por el dominio de los mercados globales, el control de las ricas fuentes de energía y recursos naturales y sociales del planeta. En algunos casos, esto se está produciendo con el uso de la fuerza militar para imponer su hegemonía, lo que a su vez ha derivado en crisis humanitaria y en el desarraigo de millares de desplazados en las zonas de conflicto.

En América Latina, es alentador el restablecimiento de las relaciones diplomáticas de Estados Unidos con Cuba, aun cuando queda como asignatura, el levantamiento del bloqueo y la salida de los estadounidenses de Guantánamo.  Igualmente, es significativo el avance del proceso de paz en Colombia, pese al revés recibido en el plebiscito de octubre pasado.

Contradictoriamente, la subversión por vía de los llamados golpes blandos, promovidos por el sistema de dominación de Washington, se ha visto reflejado en acciones para aislar, desestabilizar y desmovilizar para liquidar definitivamente los proyectos políticos y sociales de los gobiernos de izquierda, sustituyéndolos  por regímenes de derecha alineados a la política exterior y económica de los Estados Unidos, como ha ocurrido recientemente en Argentina y Brasil; a través de las amenazas a Ecuador y Bolivia, y por medio del golpe de estado en desarrollo, contra Venezuela.

En el umbral  de una Tercera Guerra Mundial.

La elección del candidato ultraconservador en Estados Unidos, Donald Trump, en noviembre, así como su anunciada política de contención hacia los países latinoamericanos, ha terminado por complicar el escenario en el conflicto entre las potencias, añadiendo elementos de seria inestabilidad a las deterioradas relaciones internacionales, las cuales diversos estadistas describen como el umbral del escalamiento de una Tercera Guerra Mundial, en perjuicio de la seguridad y la paz en el orbe.

Situación Económica y Política Nacional

Panamá es uno de los países en la región con crecimientos económicos más altos (cerca del 6%), pero es, al mismo tiempo, el de la peor distribución de la riqueza, debido a la concentración del capital en las manos de una élite de familias adineradas, a la exclusión de amplios sectores marginales y al aumento de las presiones fiscales sobre las capas medias de la población. Estos sectores reciben el impacto directo de las políticas económicas neoliberales, del modelo de expoliación de los recursos naturales y del patrimonio nacional, como ocurre con el auge del modelo de extracción (minera, forestal e hídrica), patrocinando el declive de la protección de la naturaleza, los derechos económicos y sociales de los sectores laborales deprimidos.

Todos los partidos políticos abandonaron sus objetivos nacionales por el predominio del clientelismo.

El realineamiento del capital financiero multinacional, en medio del conflicto entre las potencias mundiales, ha reactivado el interés económico sobre las rutas marítimas del Canal de Panamá ampliado y propiciado el control de las terminales portuarias, al margen de las reivindicaciones históricas de la población panameña y del diseño de un proyecto nacional al que podrían concurrir diversos actores sociales preocupados por la pérdida de la identidad, la rapiña de los bienes canaleros y el predominio del clientelismo en todos los partidos políticos que abandonaron los objetivos nacionales.

La aplicación de este modelo desnacionalizador, dirigido a cancelar el modelo transformador del torrijismo, ha sido posible, debido a la existencia de una burguesía vinculada al capital financiero internacional, afianzada en un modelo importador, que arrincona y exprime a los sectores productivos del país, generando dependencias hacia la importación de alimentos.

Los pequeños y medianos productores agropecuarios, reciben el impacto directo de los grupos especuladores.

En la aplicación de ese modelo inequitativo, las fuerzas rectoras de la economía han causado un mayor aislamiento de las comarcas indígenas y arruinado a los pequeños y medianos productores agropecuarios, que reciben el impacto directo de las acciones de grupos especuladores y de la falta de respaldo técnico del Estado.

En la esfera internacional, Panamá, políticamente debilitado, se ha convertido en fácil blanco de campañas que se derivan de la crisis global. Ejemplo de ello, son los recientes escándalos financieros, como los denominados “Papeles de Panamá” y el “caso Waked”, dirigidos a imponer, mediante la extorsión y la presión externa, nuevas agendas fiscales para acceder a la información sobre la banca, al registro de sociedades anónimas y al manejo de información de grupos que pudiesen ser considerados terroristas o “lavadores de dinero”, proveniente del narcotráfico. Ambos episodios han revelado la incapacidad del gobierno de restaurar la imagen reputacional seriamente vulnerada por el estallido de estos escándalos.

Miles de jóvenes, sin adecuados estímulos, se hunden en el fracaso o son expulsados del sistema educativo, para convertirse en candidatos a la pobreza o en sujetos aptos para ser reclutados por la delincuencia organizada.

Por otra parte, otro de los mayores obstáculos que Panamá enfrenta es el déficit en la calidad del sistema de enseñanza pública, amén de los serios desfases en las formas y contenidos del mismo Sistema Educativo. En la actualidad, miles de jóvenes, sin adecuados estímulos, se hunden en el fracaso o son expulsados del sistema educativo, para convertirse en candidatos a la pobreza o en sujetos aptos para ser reclutados por la delincuencia organizada, cuyos tentáculos se han extendido a altas esferas oficiales, mientras se expande la brecha de la desigualdad y se elevan los índices de corrupción y fraude.

Con una Justicia colapsada y un sistema educativo atrasado que no genera perspectivas, la juventud panameña demanda respuestas urgentes para poder integrarse a un mercado laboral con efectivas oportunidades y opciones de participación, en el diseño del país que quieren y reclaman los panameños.

Ante estos hechos, es necesario advertir que hay una seria desarticulación del movimiento popular, la ausencia de liderazgos progresistas que lo aglutine y la falta de medios para expresar su beligerancia, se convierte en un revés para poder generar propuestas unificadoras coherentes y divulgar contenidos programáticos y enfrentar los nuevos retos con acciones concretas.

Corrupción e Incapacidad

El cinismo generalizado tolera la corrupción -“robó pero hizo cosas”-.

La corrupción institucionalizada y la ineficiencia en la gestión pública, es un germen que carcome las entrañas del Estado y debilita los esfuerzos de desarrollo. Una pérdida acentuada de valores éticos morales, induce al colapso de la institucionalidad y con ello, al delito, a la frustración,  a la pérdida de confianza, lo que desemboca en la incapacidad administrativa,  la ingobernabilidad y en el cinismo generalizado que tolera la corrupción -“robó pero hizo cosas”-.

La corrupción sumerge a la sociedad en la desesperanza, aumentado la pobreza material y moral. Se manifiesta, además, en clientelismo, privilegios, concesiones, coimas y sobornos inaceptables. Las prácticas de corrupción han influido a lo largo de la historia en la apropiación de la riqueza nacional, a través de la transferencia del caudal público a la esfera privada o multinacional, que repercuten en la desmovilización en la vida partidaria y la destrucción de potenciales liderazgos políticos.

Seguridad

La inseguridad es un fenómeno que se ha acentuado y afecta a la población panameña.  Ella se agudiza por la penetración  del crimen organizado en los altos niveles de todos los órganos del Estado y los cuerpos de seguridad. El peso del castigo ha sido dirigido a los infractores sin recursos, confinados en prisiones degradantes, donde persisten las violaciones de sus derechos humanos, mientras que los delincuentes de cuello blanco se benefician por la flexibilidad discriminatoria e incompetencia de la institucionalidad pública.

Los mecanismos geopolíticos y militares que subordinan a los intereses foráneos, los objetivos de soberanía plena.

En este grave contexto, la intervención de fuerzas externas  en el manejo de la seguridad nacional ha estado imponiendo condiciones onerosas y violando la jurisdicción panameña. El resultado de ello, ha sido el aumento progresivo de la dependencia exterior y la imposición de mecanismos geopolíticos y militares que subordinan a los intereses foráneos, los objetivos de soberanía plena y la defensa autónoma de las fronteras, tierras y aguas nacionales.

Por todo lo anteriormente expuesto, los participantes en la Primera Conferencia Nacional de la VT, declaran lo siguiente:

  • Primero: Contribuir unidos a las fuerzas progresistas, los movimientos sociales, los jóvenes, las mujeres, la diversidad humana, los trabajadores del campo y la ciudad, los empresarios comprometidos con una economía humanista y con todo aquel ciudadano o ciudadana, a forjar un proyecto de nación por encima de las ambiciones político electorales, que ha de servir para lograr bienestar en toda la sociedad sin exclusión alguna.
  • Segundo: Asumir el compromiso de la defensa de los intereses nacionales y sociales, contra la corrupción, los abusos y los denodados intentos de grupos económicos tradicionales de seguir transfiriendo la riqueza y el patrimonio nacional a manos privadas.
  • Tercero: Construir liderazgos progresistas aglutinadores que resuelvan la dispersión del movimiento popular, a través de acciones organizadas y junto a ellas, demandar un nuevo pacto social, para el ejercicio pleno de una democracia representativa en el ámbito político y social. Ello implica vencer el clientelismo y dar contenido político e ideológico a las luchas de sectores sociales, contra los desmanes de las cúpulas gobernantes.
  • Cuarto: Generar un frente de defensa a los bienes canaleros, las reservas naturales y activos sociales y la reactivación del deprimido sector agropecuario, para fortalecer la economía nacional y el acceso de los sectores populares a las instancias de decisión, sobre el uso de esos recursos.
  • Quinto: Apoyar al proceso de normalización de las relaciones diplomáticas de Cuba con los Estados Unidos; exigir el fin del bloqueo económico contra la isla y el retiro de la base militar de Guantánamo.
  • Sexto: Respaldar a las fuerzas progresistas y revolucionarias del continente que enfrentan los embates del neoliberalismo y solidarizarnos con los gobiernos democráticos de Venezuela, Bolivia y Ecuador que enfrentan el asedio de los poderes fácticos que ejecutan los llamados golpes blandos, contra los regímenes progresistas.
  • Séptimo: Demandar la redistribución equitativa de la riqueza nacional, el combate frontal a la corrupción y su cómplice: la gestión pública ineficiente, de forma que se puedan resolver las carencias básicas de la población, tales como: agua, vivienda, empleo, educación, saneamiento ambiental, protección de  cuencas, la diversidad ecológica, el  resguardo de la producción agropecuaria nacional y la seguridad alimenticia.
  • Octavo: Promover alianzas con todos los sectores sociales que coinciden con los objetivos de defensa de la soberanía nacional, la lucha por la justicia social, con especial énfasis en la procura de la calidad de vida de los pueblos originarios,  los afrodescendientes. la mujer, la niñez, la adolescencia, los adultos mayores y las capas medias depauperadas.
  • Noveno: Desarrollar una campaña informativa permanente, en defensa de la soberanía nacional y de solidaridad interna contra el expolio amparado o tutelado desde esferas del poder.
  • Décimo: Gestionar y fortalecer a Bayano Digital y las redes de Comunicación de la VT, para garantizar el papel orientador hacia la sociedad panameña y enfrentar el modelo vigente de exclusión.

Dado en el distrito de San Carlos, a los 13 días del mes de noviembre de 2016.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here