Maduro expulsa a dos diplomáticos de EEUU en Venezuela y el gobierno de Trump amenaza con represalias

El mandatario dio 48 horas a Todd Robinson, principal diplomático de la representación estadounidense, para abandonar Caracas. Aseguró que tiene pruebas de conspiración. EEUU respondió asegurando que tomará medidas.

0
27
Nicolás Maduro, anunció este martes la declaratoria de "persona non grata" al encargado de Negocios de Estados Unidos en Venezuela

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cuya reelección es criticada por una veintena de países, ordenó este martes que dos de los principales diplomáticos de la embajada de Estados Unidos en Caracas salgan del país al acusarlos de conspiración.

“He declarado persona no grata, y anuncio el retiro en 48 horas, al encargado de negocios de Estados Unidos”, dijo en su discurso al recibir las credenciales de presidente tras la polémica elección del domingo. La respuesta de Maduro se da un día después de que el presidente Donald Trump anunciara nuevas sanciones contra Venezuela que complican aún más el financiamiento externo del país petrolero.


“Repudio todas las sanciones que se pretenden contra la República Bolivariana de Venezuela
porque le hacen daño, generan sufrimiento al pueblo (…) Rechazo y repudio la conspiración permanente”, agregó y dijo tener pruebas de su acusación.

Los funcionarios expulsados son Todd Robinson, el encargado de negocios, y Brian Naranjo,número dos de la misión desde julio de 2014 y a quien acusó de ser representante de la CIA en Caracas.

El Departamento de Estado de Estados Unidos respondió al anuncio de Maduro. “No hemos recibido notificación del gobierno venezolano a través de los canales diplomáticos”, dijo a la agencia de noticias AFP. “Estados Unidos podría tomar las medidas pertinentes”.

El propio Todd Robinson negó las acusaciones del mandatario durante un encuentro con periodistas en la occidental ciudad de Mérida: “Rechazamos enérgicamente las acusaciones en mi contra y en contra de mi ministro consejero (…) Esta es mi primera visita, pero no será la última visita a Mérida o a Venezuela”, dijo. “El país necesita un cambio”, agregó.

Maduro fue reelegido presidente de Venezuela el domingo con una alta abstención (de 54%) no solo motivada por la diáspora de sus ciudadanos sino por las críticas a la crisis económica que afecta la cotidianidad, con sueldos golpeados por la alta inflación –que el FMI calcula en más de 13,000% para finales de año– y una escasez de alimentos y medicinas nunca antes vista.

La votación con la que se ratificó su mandato ha sido condenada por distintos países. Estados Unidos, por ejemplo, la consideró “fraudulenta”; la Unión Europea denunció “irregularidades” y aseguró que estudia medidas; los países del Grupo de Lima (conformados por Canadá y otros 13 gobiernos de América) llamaron a consulta a sus embajadores en Caracas y acordaron bajar el nivel de las relaciones y bloquear fondos internacionales a Venezuela.

Deja un comentario