Luis Almagro, administrador de la encomienda neocolonial, perdió la voz en Honduras

0
115
Luis Almagro perdió la voz en Honduras

Por Cecilio E. Simon E.
Redacción de Bayano digital

Desde el 16 de julio pasado, cuando la oposición venezolana integrada a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) organizó lo que denominó plebiscito, se han producido cinco consultas populares en diferentes países, a saber, el referéndum independentista en Cataluña, los comicios presidenciales en Honduras y tres elecciones en Venezuela para la Asamblea Nacional Constituyente, Gobernadores y Alcaldes.

La llamada comunidad internacional, una especie de supragobierno dirigido desde Washington, se sitúa por encima de la voluntad popular, para constituirse en los legitimadores de estos procesos electorales. En este marco, el referéndum organizado por la MUD, fue convocado sin la participación del Tribunal Supremo Electoral y al margen de la constitución. Al final de un proceso no auditado, en el que se quemaron los votos, el flamante Secretario General de la OEA Luis Almagro sentenció “fue un ejemplo de ejercicio democrático”.

En el mismo sentido, en Cataluña, el gobierno de Mariano Rajoy, uno de los voceros del supragobierno, en un hecho sin precedentes en un país que pretende dar a otros lecciones del ejercicio democrático, destrozó los recintos electorales, ocupó con policías del reino de España las ciudades, despidió a todas las autoridades electas, apresó y empujó al exilio a los dirigentes independentistas, convocó a nuevas elecciones y ahora amenaza con volver a aplicar el artículo 155 de la Constitución, si los independentistas catalanes ganan las elecciones convocadas para el 21 de diciembre.

Como colofón, en Honduras, la comunidad internacional y su encomendero Luis Almagro, hacen silencio cómplice al fraude electoral. Al intervencionismo norteamericano, y los intentos de dividir a la oposición y el virtual golpe de Estado militar, se enfrentan vigorosas movilización de masas que rechazan los propósitos de burlar la voluntad popular.

En contraste, el coro de voceros simétricamente organizados por Washington, gritan fraude ante los tres ejercicios electorales realizados en Venezuela, auditados internacionalmente, que llevaron a la pacificación del país, a la desarticulación de la oposición violenta y al ajuste de los planes intervencionistas de los Estados Unidos, dirigida a la guerra económica que pretende desgastar al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

A pesar de la contundente votación de más de ocho millones de personas que votaron por la Asamblea Nacional Constituyente, el encomedero Luis Almagro gritó fraude y ante la aplastante derrota,  en las elecciones de gobernadores y  municipales cuestionó enérgicamente a la oposición.  Él les advirtió que son parte del fraude.   “No se puede jugar con el voto de la gente” dijo.

A diferencia de sus altisonantes pronunciamientos sobre Venezuela, Luis Almagro administrador de la encomienda neocolonial, no denuncia el fraude y violación de los derechos humanos en Honduras, con el inusual vigor que emplea para Venezuela. ¡Almagro perdió la voz en Honduras!

Deja un comentario