Las Columnas Juveniles 9 de Enero

0
120
Histórica movilización juvenil sobre el Puente de las Américas.

Por Antonio Saldaña
Abogado y analista político

Ya era público y notoria la “complicidad de clase” y la alianza tácita entre un amplio sector del movimiento popular panameño y el “proceso revolucionario” ‒encabezado por el general Omar Torrijos‒ e identificado por los libertarios y antiimperialistas más categóricamente como proceso de liberación nacional cuya contradicción fundamental era la “Nación vs imperialismo”, cuando surge a la palestra pública en 1976 las “Columnas Juveniles 9 de Enero”, inspiradas en la gesta patriótica de 1964.

También este segmento del movimiento popular había creado su expresión en el sector de las mujeres con la Federación de Mujeres Democráticas (FENAMUDE), de igual manera su voz obrera y de las reivindicaciones comunitarias particularmente las resultantes de “asentamientos humanos espontáneos” de San Miguelito, Panamá Viejo, Boca de la Caja, El Porvenir de Río Abajo, Santana, Viejo Veranillo, Curundú; así como en áreas rurales y del casco antiguo de la ciudad de Panamá. Ya se había producido la escisión entre los “viejos bolcheviques” del Partido del Pueblo y la Juventud Comunista, que alcanzó su cenit durante la realización del IX Congreso de la Federación de Estudiantes de Panamá (FEP), realizado durante los días 9, 10 y 11 de septiembre de 1974.

Varios factores políticos coincidieron en la insurgencia pública de las Columnas Juveniles como se le conocería en los barrios y comunidades humildades particularmente en los ejidos de la ciudad capital. Entre otros, hay que destacar el desgaste de la conducción política del proceso de liberación nacional, el agotamiento de alguna de las organizaciones como la FEP y, sobre todo, la conspiración oligárquica-imperialista para limitar el alcance de las negociaciones de los Tratados del Canal que se aproximaban a su culminación. Pero también, las Columnas Juveniles son un fenómeno político del crecimiento y expansión de la organización popular. Por ejemplo, en Panamá Viejo, habíamos constituido una verdadera comuna de obreros, jóvenes y mujeres organizados en el Consejo de Delegados, con representantes democráticamente electos por calles y sectores desde el puente Morelos hasta Puente del Rey. Allí estaban representados también los clubes de padres de familia de las Escuelas Juan B. Sosa y Puente del Rey (hoy Sara Sotillo), además la Cooperativa Metropolitana de Transporte (COOMETRAP), las Iglesias, las mujeres (Comité Femenino) y los jóvenes (Comité Nueva Generación-CONUGE) –No el Brands, sino el de Raúl Gómez, quien era entonces un púber–.

De manera que hasta los mismos revolucionarios de la FEP, del Frente de Reforma Universitaria (FRU), así como los invitados internacionales, quienes participaban de un encuentro internacional antiimperialista y de apoyo a la lucha nacional panameña por erradicar el colonialismo y la “quinta frontera” del suelo patrio istmeño; quedaron patidifusos al ver avanzar por la avenida universitaria hasta la explanada de la Facultad de Humanidades, enarbolando banderas rojas y portando boinas negras a cientos de abuelas, jóvenes, hombres y mujeres de los barrios aledaños a la ciudad, todas y todos, bajo la vanguardia de las Columnas Juveniles Populares y Patrióticas.

Hoy, con motivo de la celebración del cuadragésimo aniversario de los Tratados del Canal y de Neutralidad Permanente del Canal (Tratados Torrijos-Carter), saludamos respetuosamente a esa generación victoriosa del imaginario político juvenil denominado en su momento, Columnas Juveniles 9 de Enero.

No hay comentarios

Deja un comentario