La inconveniente designación de dos magistradas

0
63
Las abogadas Moore y Tovar.

Poe Italo Antinori Bolaños
Doctor en Derecho (especializado en Derecho Constitucional)
iantinorib@cwpnama.net

El viernes 15 de diciembre, en horas de la tarde, el Presidente JUAN CARLOS VARELA y el Consejo de Gabinete anunciaron la designación de las abogadas ANA LUCRECIA TOVAR DE ZARAK (para la Sala Civil) y ZULEIKA MOORE (Para la Sala Penal), como Magistradas de la Corte Suprema de Justicia de Panamá.

Con la designación de la Lcda. ANA LUCRECIA TOVAR DE ZARAK como Magistrada de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, se conoce ahora por qué renunció el día antes de su designación, su esposo, IVAN ZARAK como Viceministro de Economía y Finanzas, renuncia que hará efectiva a partir del 29 de diciembre de 2017, pocos días antes de que tome posesión su esposa, como Magistrada. Es absolutamente INFANTIL hacernos creer que, con tal “renuncia”, se eliminará la vinculación que queda latente entre el Ejecutivo-esposo-esposa, trilogía que no invalida el evidente conflicto de intereses, porque seguirá siendo la esposa de quien fue el Viceministro del Presidente Varela, hecho que compromete seriamente su independencia, genera dudas y suspicacias dañinas y perjudiciales para el ejercicio de su alto cargo. Intentar camuflar vinculaciones evidentes e innegables que produce una relación entre Presidente y Viceministro, con una aviesa renuncia efectuada horas previas del nombramiento, nos parece una especie de “juega vivo” que se ha recibido y percibido como una grotesca burla al pueblo panameño y no había necesidad de que el Presidente VARELA, sufriese mayor desgaste por tal acción. Confieso que en casi 40 años de ejercicio de la profesión y de haber sido el Primer Defensor del Pueblo de la República de Panamá (1997-2001) no conozco a la abogada ANA LUCRECIA TOVAR DE ZARAK, no he leído sus obras, no he escuchado sus pronunciamientos académicos –tema del que estoy muy pendiente por cuanto para nadie es un secreto que me gusta la academia y el estudio– no la he escuchado producir docencia, doctrina y conceptos jurídicos en el foro nacional o internacional que me permitan emitir una valoración en ese aspecto de la designada, razón por la que no puedo emitir ni hacer valoraciones de quien me resulta una perfecta desconocida. Sólo sé por referencia que fue socia de la firma de abogados del Lcdo. JOSÉ RAÚL MULINO, llamada FÁBREGA, MULINO Y MOLINA (Ahora con la salida del Lcdo. JOSÉ RAÚL MULINO se llama FÁBREGA Y MOLINO). Sin embargo, por elemental principio y dignidad nacional no se debe aceptar una designación hecha con un ardid y con una artimaña indebida y antiética, moralmente censurable, que es haber puesto al marido a renunciar el día antes de su nombramiento para aparentar que la vinculación con el Ejecutivo ha cesado, cuando sólo el haber elaborado la treta, revela precisamente la mala intención que el nombramiento conlleva.

En cuanto al nombramiento de la Lcda. ZULEIKA MOORE, es indudable que al analizar todas las aristas, concluimos que es otro nombramiento desacertado. Es innegable que importantes sectores de la vida nacional han cuestionado y cuestionan por una razón u otra las acciones emprendidas por la hasta ahora Fiscal Anticorrupción, Lcda. ZULEIKA MOORE. La naturaleza del cargo que ha ejercido, conlleva a generar polémicas a su alrededor, agravadas por las circunstancias particulares que ha vivido la justicia panameña con la multiplicidad de procesos seguidos al ex Presidente RICARDO MARTINELLI, a sus familiares y allegados. Sin entrar a considerar quiénes tienen la razón –que no es el punto a discernir en el presente escrito– su figura tan cuestionada genera un alto nivel de rechazo y dudas, que debieron haber sido considerados sensatamente por el Presidente de la República al momento de valorar la conveniencia de su designación. Por otro lado, la cantidad de casos de alto perfil en los que participó como fiscal y en los que sus compañeros fiscales actuaron o en los que su propia jefa, la Procuradora General de la Nación participó, la obligarán a declararse impedida en muchos de los procesos que debe conocer la Sala Penal y el Pleno de la Corte Suprema de Justicia, lo cual producirá atrasos e inconvenientes en la tramitación de las causas jurídicas. Tampoco podemos soslayar que no serán pocos los que considerarán que el nombramiento de la Lcda. MOORE constituye una especie de “premio” o “galardón” que el Ejecutivo le otorga a quien para algunos, fue una de las que dirigió lo que consideran una “campaña de persecución” contra adversarios políticos del Señor Presidente, y eso no es sano que se perciba en la sociedad, donde la sola duda apuntando en esta dirección, hace daño al sistema de administración de justicia.

Disiento con las dos designaciones. Lamentamos que el presidente Varela haya perdido una magnífica oportunidad de hacer dos escogimientos constructivos para el país y no hacer lo que ha hecho, que empieza a ser cuestionado por la inmensa mayoría de ciudadanos que lo percibe como una burla más, en la larga cadena de abusos y de malos nombramientos en la Corte Suprema de Justicia, que han sumido a la justicia panameña, probablemente en el peor momento de su historia. Rescatarla y hacerla florecer para recuperar el prestigio perdido del que hicieron gala grandes figuras de la justicia panameña, que la historia le otorga laureles, era una tarea impostergable que el Presidente VARELA debió tener entre sus objetivos. Sin embargo, nombrar a una Magistrada, por esposa de su Viceministro y a otra por dudosas razones de cómo ha actuado en contra de sus adversarios, dejan muy debilitado al Presidente VARELA ante el sentimiento nacional que esperaba, al menos, una rectificación después de los inadecuados nombramientos que resultaron los dos Magistrados anteriormente designados por su administración.

Ahora corresponde a la sociedad y al pueblo, manifestar su desacuerdo y desaprobación, tal como dejo consignada en estas líneas, la mía. Aún quedan esperanzas como haber escuchado el certero y puntual pronunciamiento del Presidente del Colegio Nacional de Abogados, DIONISIO RODRÍGUEZ en la tarde del viernes 15 en una entrevista en TVN Canal 2 y el pronunciamiento que el Colegio de Abogados está realizando en rechazo de dos nombramientos evidentemente impopulares. La esperanza de que el pueblo despierte de una vez por todas, del marasmo e indiferencia en que por años ha permanecido y exija responsabilidad y sensatez a quienes administran el Estado, no se extingue en el alma de quienes soñamos con un mundo diferente y con un país distinto. Finalmente solo me queda preguntarme si los diputados de Cambio Democrático, que les llaman “los disidentes” quienes respaldan la candidatura a Presidente del Partido Cambio Democrático de RÓMULO ROUX – y algunos de ellos incluso lo acompañan en su nómina – se atreverán a votar por las dos designadas, con lo cual se afectarán en la intención del voto de sus copartidarios en las elecciones internas de su partido a celebrarse el 21 de enero del 2018. Y es que al votar por la Lcda. ANA LUCRECIA TOVAR DE ZARAK, estarían confirmando su apoyo al Presidente VARELA, que es de lo que los acusan, el grupo leal al ex Presidente MARTINELLI, en la lucha por la presidencia del partido. Y al votar por ZULEIKA MOORE, lo estarían haciendo por la fiscal que a muchos de sus copartidarios, metió presos, les negó derechos y adoptó medidas cuestionables y arbitrarias, con lo que evidentemente perderían votos en el Partido Cambio Democrático porque se comprobaría una vinculación, de la que los acusan, con el Órgano Ejecutivo. En cuanto al Partido Revolucionario Democrático (PRD), ahora es el momento de que demuestren su verdadera oposición, rechazando ambos nombramientos, de manera clara y precisa, en vez de estar haciendo planteamientos jurídicos desacertados como promover un juicio político, a sabiendas de que este solamente puede proceder cuando un Presidente comete un delito en el ejercicio de sus funciones y no antes de haber sido elegido Presidente.

Con el presente pronunciamiento salvo mi responsabilidad histórica como ciudadano, abogado y como Primer Defensor del Pueblo de este país (1997-2001), y advierto este nuevo error que enterrará aún más en el fango, a donde se encuentra la Administración de Justicia. Esperamos que, por primera vez, el pueblo despierte y que el Colegio de Abogados y otros grupos, levanten su voz de protesta contra este desatino del señor Presidente JUAN CARLOS VARELA RODRÍGUEZ.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here