La hipocresía institucionalizada

0
237
La mafiocracia corrompe y seduce con dinero y dádivas.

La hipocresía institucionalizada

Por Mitchell Doens

Hemos denunciado cómo la institucionalidad del país colapsó en el gobierno pasado. El vacío producido por esa degradación, con sus componentes éticos, legales y políticos, ha dado paso, al mismo tiempo, a la hipocresía institucionalizada. Esa hipocresía es un fenómeno sociológico de permisividad de las cúpulas empresariales que han hecho del delito y del desapego a las instituciones, una especie de cultura marginal de cuello y corbata.

A tres años de la invasión, agencias de Estados Unidos, hicieron una investigación sobre el tráfico de drogas y el “lavado de dinero” en Panamá. Concluyeron que dichas actividades se habían triplicado en el país invadido. En la bárbara acción militar contra los panameños, se esgrimió el argumento de acabar con el tráfico y el “lavado de dinero” y, presumiblemente, democratizar al país.

La investigación describía cómo esos ilícitos se llevaban a cabo, cómo utilizaban bancos, empresas embotelladoras, la Zona libre de Colón, supermercados y nombraba a empresarios que incrementaban sus negocios y patrimonios mediante actividades ilegales. Surgieron nombres de personas vinculadas a la alta sociedad y a importantes medios locales de comunicación.

Esas actividades se entronizaron en la cultura del “juego vivo”, convirtiéndose en algo natural. Penetraron, además, la política y a los partidos políticos, gestando una cúpula plutocrática exclusiva de personas vinculadas por negocios y parentescos, que no eran ajenas –en su mayoría- a las actividades señaladas en esa investigación.

Fueron varias personalidades las que en ocasión de la toma de poder del presidente Barack Obama, en enero de 2009, hicieron acto de presencia en la Embajada de Estados Unidos para saludar el evento de Washington. La ocasión fue aprovechada para sellar el acuerdo que se matraqueaba, para culminar en la alianza política que llevó al poder a Martinelli y para instaurar en el mismo al sector mafioso que tanto preocupaba a esas agencias. Los plutócratas que no tuvieron la oportunidad de participar en ese evento, rendirían después pleitesía a Martinelli y darían ofrendas crematísticas para recibir favores o evitar que sus negocios fueran depredados.

Con ese encuentro, se reeditaba la vieja práctica en la que la Embajada norteamericana, con su grupo de oligarcas, tomaban las principales decisiones políticas del país, tirando por la borda los objetivos que ellos mismos habían planteado para justificar la invasión y entronizar la democracia que, a la postre, favorecía a los mismos que gobernaron hasta 1968, pero ahora con la adición de la garulilla que vinculaban al narcotráfico y al “lavado de dinero”.

¿Puede realmente consolidar la nación un modelo democrático y equitativo con la exclusión de otros sectores sociales en el ejercicio del poder político y mejorar el bienestar general? Es imposible, si paralelamente existe una mala distribución del ejercicio del poder político, pues habrá un pésimo reparto de las riquezas nacionales. Panamá es unos de los peores en este renglón. Y si a ello se agrega la presencia en el ejercicio del poder al crimen organizado, que se robó los fondos del pueblo panameño, ¿se puede esperar que sean las instituciones existentes las que puedan superar este lamentable estado por el que atraviesa nuestra patria?

No sé qué pretendan los estadounidenses con esa oleada de denuncias de los “Panamá Papers” y las recientes acciones contra el poderoso grupo transnacional de WISA. Un amigo ducho en lides políticas aconseja, con buen tino, ser pacientes, ver quiénes más salen en este progrom de denuncias. Ojalá que ello conduzca a adecentar al mundo, si es que ese es el objetivo, para acabar con la corrupción que lo asfixia. Pero recordemos que esta crisis internacional no se inició ahora. Comenzó con el “crack” inmobiliario, sobre el cual poco se ha hecho en contra de los que la provocaron, como lo denuncia John Stiglitz, en su obra “Caída Libre”, en la que señala cómo perdieron miles de millones de dólares ahorrantes y pensionistas de los Estados Unidos y del resto del mundo, a causa del establishment financiero norteamericano, con pocos encarcelados por esos delitos.

Acá, comenzó con el robo y la desinstitucionalización provocada por Martinelli. Ojalá también coadyuven en esta supuesta profilaxis, con la justicia panameña, entregándonos al capo que disfruta la buena vida en Miami con dineros mal habidos. Así enterraríamos a esa mafiocracia y la hipocresía que se entronizó desde hace 25 años, y no seguir haciéndose de la vista gorda, ante la involución moral.

Deja un comentario