Inmigración, un coloquio virtual

0
113
Protesta de ciudadanos panameños en la Cinta Costera, para criticar la migración masiva de extranjeros.

Inmigración, un coloquio virtual

Por Cecilio E. Simon E.
Redacción de Bayano

Un grupo de panameños convocó a una concentración en la Cinta Costera, para protestar por el abuso de los venezolanos (algunos), que inmigraron a Panamá por razones económicas (más que políticas), como pequeños inversionistas que no califican como refugiados ni asilados. Según quienes convocan a la concentración, los venezolanos (generalizan) denigran a los panameños. “Que no vengan más y se vayan los que están (…) No más tequeños, no más arepas (…) Sin permiso, ni carnet, no se trabaja”, son algunos de los lemas de esa campaña.

Mi hija Zaritma, sensible a las inmigraciones, fijó su posición en las redes sociales y abrió un debate sobre la xenofobia en el que participé junto a otros amigos. Comparto el coloquio virtual:

Zaritma Simon: ¡Qué triste me siento, porque en Panamá haya sido realizada una manifestación convocada por un reducido grupo en contra de inmigrantes de una nacionalidad en particular! Nosotros, los panameños y panameñas, no somos así.

Este país es hermoso y siempre ha abierto sus puertas a personas de todo el mundo. Es rico recorrer sus calles y encontrar la diversidad cultural que nos enriquece como país. Celebramos el Año Nuevo chino, así como el Rosh Hashana. Comemos comida libanesa, al igual que la suiza, pasando por una bandeja paisa o una iraquí.

Vemos a una Miss Universo ataviada con nuestro traje típico y en una junta de embarre. y nos sentimos orgullosos de tener el traje típico más hermoso del mundo. Y qué no decir de las festividades nacionales, en las que vemos a miles de extranjeros bailando con la tuna de Calle Arriba y Calle Abajo en el famoso Carnaval, o participando en la procesión del Cristo Negro de Portobelo, ondeando la bandera nacional en los desfiles de fiestas patrias, o sembrando banderitas en la antigua base de Clayton.

Estas son las cosas que nos hacen grandes como país y nos permiten sentir tan orgullosos de ser panameños.

Hace unos días, hablaba con mi pequeño Benjamín, quien me pedía que le explicara qué era lo que había pasado en Haití, porque en su colegio estaban haciendo actividades para ayudarlos. Le expliqué que había habido un terrible huracán y que muchos habían perdido todo, incluso la vida. Con carita inocente me miró y dijo: mami tengo una idea, por qué no traemos a todos los haitianos a Panamá, porque aquí no pasan esas cosas y así pueden vivir más tranquilos. Yo le sonreí y me dije a mí misma, estoy haciendo un buen trabajo. Si un niño de 5 años de edad es capaz de resumir la solidaridad y el sentido más básico de supervivencia del ser humano a trasladarse a tierras más prosperas, por qué un adulto no puede entender esto.

Para finalizar, con esto no quiero decir que no se deba exigir mayores controles migratorios para los que ingresan al país, pero debe dar vergüenza exigir esto en una manifestación que se denomina “no más arepas, no más tequeños”, porque aquí es donde se cruza la línea entre lo correcto y lo incorrecto y se pasa de defensor de las políticas migratorias a xenofobia.

#NoALaMarcha #YoSoyPanameñaYSoySolidaria #SiAMejoresControlesMigratorios

Cecilio Simon: Hija, estoy de acuerdo contigo, pero el análisis es incompleto. La mayoría de los panameños somos producto de la inmigración africana, de luchadores contra la esclavitud, europeos, colonizadores algunos, y otros refugiados por la persecución política de las dictaduras, como la franquista, antillanos que vinieron a construir el ferrocarril y el Canal de Panamá, suramericanos que se refugiaron de las feroces dictaduras del Cono Sur. Todos hemos convivido en armonía, con excepción de una pequeña élite clasista y racista que denigra a sus connacionales y a los panameños. Ellos no venden los ricos tequeños y las arepas. Esos racistas y clasistas son los que pretenden colonizar a Panamá desde Costa del Este. Soy solidario con quienes luchan, no con los que abusan.

Zaritma Simon: Totalmente de acuerdo. Lo malo es la generalización y que se meta a todos en un mismo saco. Los medios han criminalizado la Migración de manera injusta. Maleantes e inadaptados hay de todas las nacionalidades. Como país, hemos dejado claro que no toleramos este tipo de conducta clasista y racista, pero eso no se hace con una protesta que diga no más arepas, no más tequeños, esto es igual de clasista y racista.

Algunos amigos que participaron en el coloquio opinan:

Janvieve Williams Comrie: ¡Muy bien escrito Zaritma! La verdad, es que el análisis de la reflexión tiene que ir más allá de lo que ve la gente, porque much@s lo ven en una sola dimensión. Lo que no conocen (o no quieren reconocer), son los años de migración forzada de mucha gente, como personas africanas, asiáticas, de la India, etc., que ha contribuido a formar el continente americano, con inclusión de Panamá. También se destaca la explotación histórica de recursos naturales, tierras habitadas por comunidades indígenas y estructuras sociales que aún continúan fomentando la migración global. ¡Qué hipocresía!, ya que estoy segura de que muchos tienen familiares que son migrantes…. las cifras estimadas indican que hay más de 142.678 de panameños migrantes en el exterior.

Loly Villalobos Dubois: Quizás, el enfoque está mal. Sin embargo, no es nada descabellado pedirle a nuestros gobernantes que nuestra política migratoria sea más rígida. No he visto números, pero recibir masas de inmigrantes de forma desmedida o descontrolada puede hacerle daño a nuestro país y creo que ya estamos viendo las consecuencias. No es correcto utilizar las fuentes de empleo, el sistema educativo, de salud, y no aportar impuestos (…)

Ramón Pérez: Me siento un poco triste por esa manifestación que se da hoy en Panamá. Nosotros, los venezolanos, somos gente de buena fe y buenas costumbres, y qué hablar de ser solidarios. Aunque sabemos que algunas personas se hayan portado mal o al margen de las leyes, eso no justifica esa manifestación convocada para hoy (…) ¡Qué viva Latinoamérica unida!

José Agustín Espino: ¡Qué hermoso y profundo debate! No éramos adversarios de la gente noble del pueblo norteamericano. Lo éramos de los “zonians”. Adversamos a los clasistas que aún en su propia tierra generaron segregación y diferenciación entre ricos (…) No estoy de acuerdo con la xenofobia, pero sí a favor de un régimen legal migratorio que no llene los bolsillos de algunos, especialmente si son o han sido funcionarios. Admiro al niño, a la madre y creo en el abuelo que ventila este diálogo que nos ayuda a discernir mejor en este delicado tema. Somos hermanos en humanidad, especialmente en Cristo.

(Nota: Se editaron algunos textos para mejorar la sintaxis y la ortografía sin modificar el contenido).

Autoridades de Migración de Panamá verifican documentos de extranjeros. (Foto: La Prensa).
Autoridades de Migración de Panamá verifican documentos de extranjeros. (Foto: La Prensa).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here