Golpeada por huracanes y aislada por EEUU, Cuba extiende su mano solidaria a Latinoamérica y el Caribe

0
8
Idania Ramos Cardona, representante del ICAP. (Foto Bayano).

Por David Carrasco

Pese a haber sido azotada por el devastador “Irma” y resentir los efectos del bloqueo impuesto por Estados Unidos, Cuba se levanta erguida para extender su mano solidaria al mundo, dijo a Bayano digital Idania Ramos Carmona, especialista principal de la Dirección de América Latina y el Caribe, del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), en gira por países de la región.

Ramos Carmona destacó que una prueba de esa afirmación es el intento de Cuba de enviar a Puerto Rico especialistas en temas de desastres, incluidos médicos y paramédicos. Sin embargo, señaló que Washington lo impide, bajo el argumento del estatus especial de Puerto Rico, mientras que miles de voces exigen ayuda efectiva en la antigua isla de Borinquén tras el paso del huracán “María”.

La difícil situación de ruina y desamparo que enfrenta el pueblo puertorriqueño ha sido denunciada por músicos, cantantes, líderes políticos e intelectuales, quienes critican a Trump por haberse concentrado en reiterar la deuda de unos 70.000 millones de dólares que mantiene la isla, en vez de enviar insumos y ayuda masiva a los damnificados para enfrentar las necesidades y las carencias.

Subrayó que Cuba no cambiará su política de amistad y solidaridad hacia Latinoamérica y el pueblo estadounidense, pese a amenazas injustificadas de la administración Trump, que se propone abolir los acuerdos bilaterales alcanzados durante la administración del ex presidente Barack Obama, presumiblemente para “pagar favores” al anticastrista de origen cubano Marco Rubio, uno de los senadores republicanos y ultraconservadores que más dinero ha recibido de la Asociación Nacional del Rifle de Estados Unidos.

Idania Ramos en un foro en la Ciudad de Colón. (Foto Luis Powell).

Ramos Carmona indico que Obama eliminó la nefasta política de “pies secos, pies mojados” en enero de 2017. Sin embargo, aclaró que la Ley de ajuste cubano sigue vigente, y ello impide que los ciudadanos estadounidenses viajen a Cuba como turistas y que sea materializado un comercio libre. No obstante, en 2016 visitaron Cuba unos 285.000 estadounidenses, quienes tuvieron que alegar motivos personales o propósitos médicos o profesionales.

Cuba abrió las puertas de sus universidades a estudiantes de Estados Unidos, especialmente los que provienen de áreas empobrecidas en Harlem, al norte de Manhattan, en la ciudad de Nueva York. En la actualidad, hay 100 alumnos estadounidenses en Cuba, quienes obtuvieron esa oportunidad de estudio animados por el reverendo Lucius Walker, del movimiento Pastores por la Paz, para convertirse en personas útiles a la sociedad y solidarias con su comunidad.

Sin embargo, Ramos Carmona advirtió que todas esas buenas iniciativas tropiezan con el bloqueo a Cuba y los intentos de la administración estadounidense de devolver el nivel de relaciones diplomática al período de un aislamiento irracional. “Está dando (Trump) una serie de bandazos. Todo indica que volvemos a los métodos hostiles de la guerra fría”, comentó la dirigente del ICAP, tras advertir las maniobras desestabilizadoras de la Casa Blanca.

Subrayó que durante la administración Obama, Estados Unidos y Cuba alcanzaron 15 acuerdos en seis rondas de negociaciones, especialmente en la cooperación aérea, migratoria, meteorológica, investigaciones sísmicas, telecomunicaciones, biología marina y correo postal. Además, Cuba fue eliminada de la lista de países terroristas, en la cual nunca debió haber ingresado, y en la que permanecía desde 1982. Todos esos avances pueden ser lanzados por la borda por la política exterior de Donald Trump.

Acto de Solidaridad con Cuba. (Foto Luis Powell).

Ramos Cardona reseñó que uno de los argumentos utilizados contra Cuba, son los daños auditivos que presentan 21 integrantes del personal de la Embajada estadounidense en La Habana, por el uso de equipos de espionaje de alta tecnología, sobre los cuales la NASA habría señalado potenciales peligros para sus operadores. Sin embargo, medios estadounidenses endilgaron atribuciones de supuesta culpabilidad a las autoridades cubanas, para generar un deliberado clima de tensión y causar fricciones internacionales.

Asimismo, puntualizó que Cuba no ha ocultado nada e invitó a especialistas del Buró Federal de Investigaciones (FBI), de Estados Unidos, para que realicen investigaciones in situ y salga a flote la verdad. Las investigaciones han sido demoradas por la inundación en áreas de la sede diplomática tras el paso del huracán “Irma”, pero Cuba espera que sea demostrada la no participación del gobierno de La Habana en hechos rodeados de propaganda y calumnias, que entorpecen las relaciones bilaterales y frenan el turismo en la isla.

Ramos Carmona elogió el apoyo moral del pueblo de Panamá, y de los capítulos de solidaridad en las ciudades de Colon, La Chorrera y San Miguelito, quienes gestionaron la ayuda humanitaria generada desde este país, para contribuir a la reactivación económica de 10 de 15 provincias afectadas por el huracán “Irma”. En ese contexto, resaltó que pese a todos los obstáculos encontrados, Cuba espera cerrar el 2017 con cuatro millones de visitantes y prepara para fines de octubre un gran encuentro empresarial con miras al futuro.

No hay comentarios

Deja un comentario