Galleros, incompetencia o encubrimiento.

0
215
Mario Dominguez

Mario Domínguez
Dirigente Político

Después de las audiencias es evidente la incompetencia o encubrimiento de los funcionarios de instrucción. Escuché las primeras declaraciones de la señora procuradora sobre la “Operación Galleros”, al igual que las del Sr. Presidente y he seguido en lo posible los relatos de quienes asistieron a las audiencias.

El Fiscal de la causa es un funcionario con experiencia previa en la narcoavioneta y la investigación del Mayor de la Policía Nacional que declara ser agente de la CIA, entre otros casos.

Una larga historia

Según las declaraciones de las autoridades, el cabecilla de la banda estuvo dedicado al narcotráfico desde 1994, es decir por 23 años, en el corredor del Pacífico. En 1994, según otras investigaciones. el Rey del Pacífico era Castrillon Henao, fue detenido y deportado a los Estados Unidos.

De lo expresado por el Ministerio Público se podría colegir que hubo una sucesión en la operación de la ruta del Pacífico.  El seguimiento a los sospechosos inició hace un año, en octubre del 2016,  con el respaldo de todas las instituciones y herramientas de seguridad, por lo que no se puede alegar falta de voluntad o recursos, como en el caso Oderbrecht.

Por los elementos mostrados en las investigaciones pregunto: ¿Hay incompetencia o encubrimiento?

Resultados de las pesquisas

  • Dos toneladas de droga capturada. Escuché a alguien decir que esa organización trasegaba dos toneladas semanales. Es decir 100 toneladas al año y aún estando bajo observación la fiscalía solamente se capturó el 2% del volumen de las operaciones.
  • Según las autoridades, el cabecilla de la banda tiene 23 años en la actividad ilícita (1994) y el dinero cautelada es apenas ochocientos mil Balboa (B/.800,000.00 cautelados). Los números no me suenan en una actividad e investigación con tantos recursos, y tras un año de investigación como que hace falta información sobre el dinero que recaudaron. No se mencionan los bancos, depósitos, o las inversiones del dinero lavado.  Los desafíos de gallos serían insuficientes para lavar tanto dinero. 
  • La operación por ruta del Pacífico, por ser marítima requiere embarcaciones. Extrañamente no hay ni una “panga” capturada. Por el contrario se exhiben treinta automóviles incautados, considerados bienes no productivos para el trasiego marítimo.
  • Once detenidos, entre ellos hay funcionarios públicos que no participaran de la operación y un par de viejos testaferros. No creo que un grupo tan reducido pidieron manejar la ruta. Literalmente ni siquiera eran suficientes para conducir los treinta vehículos.
  • Cero armas. Una actividad criminal con las características denunciadas por la fiscalía no mostró ningún fierro. No creo que una operación de esa magnitud se protegía con espuelas de gallos.

Es claro que por las reservas del sumario. no se diga públicamente quienes eran los proveedores de la mercancía ni los destinatarios. Eso, sin lugar a dudas lo manejarán los jefes de la DEA y se sabrá cuando la agencia lo considere necesario.

Las dudas

Una audiencia pobre de elementos incriminatorios podría ser el resultado de investigadores incompetentes, o nos obliga a pensar que la experiencia y recursos dieron resultados, que alcanzaron algunos “pesos pesados”, que la Fiscalía prefirió encubrir, para proteger intereses superiores; por eso hicieron unos tiros al aire, llenos de temor a la verdad.

Al parecer esa es la historia reiterativa de todos los casos de alto perfil, que investiga el Misterio Público.  

El proceso mediático atacó la carrera política de un alcalde, distrajo momentáneamente  al país de los casos Oderbrecht y Finmecannica que apuntan alto y, además es motivo de fiesta para una diputada opositora, que busca allanar el camino de su reelección.

Lo cierto es que el reto del Ministerio Público y la Fiscalía Anti Corrupción es aplicar la experiencia acumulada, para develar con valentía al triángulo de la corrupción, con  las evidencias de las que dispone, y así borrar la imagen de incompetencia o encubrimiento que los acompaña.

No hay comentarios

Deja un comentario