Envía Malala un mensaje a Trump

0
24
El discurso de la Premio Nobel de la Paz, Malala Yousafzai, encaró tácitamente al presidente estadounidense y abogó por una mayor educación para las niñas del mundo. ​​​​​​​(Foto: World Economic Forum / Jakob Polacsek).

Por Andrea Ornelas
Swissinfo.ch

La tercera jornada del Foro Económico Mundial (WEF en inglés) quedó sellada por las palabras de dos mujeres poderosas: Malala Yousafzai y Theresa May. Ambas abogaron por el respeto a la mujer y la necesidad de más igualdad y educación para ellas. También el jueves, Suiza acordó nuevos proyectos con Canadá.

En Davos, el ambiente general bulló desde el inicio de la semana por la llegada del presidente Donald Trump, orador principal del último día de trabajo de la 48ª edición de WEF. La comunidad internacional anticipó un discurso con una nueva dosis de nacionalismo y el “América, primero”.

Pero en la víspera, Malala Yousafzai, premio Nobel de la Paz, envió un sutil, pero firma mensaje al mandatario estadounidense. Durante la sesión de preguntas y respuestas de una charla moderada por la periodista estadounidense Miriam Elder, se cuestionó a la joven activista que diría “a alguien como el presidente Trump”.

“Me decepciona profundamente ver que gente que se encuentra en las más altas posiciones hable sobre las mujeres en términos de desigualdad y que no acepte que son sus pares”, respondió. A otro de cuestionamiento puntual sobre su opinión en torno a las presunciones de acoso a mujeres que giran en torno a la historia de Trump, añadió: “Es inquietante pensar que esto siga sucediendo en la actualidad. No es mi papel cambiar a las personas, sólo puedo dar mi consejo. Y es que confío en que las mujeres se pondrán de pie y levantarán la voz contra todo esto”.

En opinión de Malala, poco a poco se forma un movimiento global que permite a la mujer descubrir que su voz y participación son fundamentales para la transformación. “No pediremos a los hombres que cambien el mundo, debemos hacerlo nosotras mismas”, dijo.

Y la herramienta más valiosa para conseguir un mundo mejor es la educación, dijo. Para memoria, Malala Yousafzai recibió varios disparos en la cabeza hace un quinquenio por parte de un grupo talibán que sintió indignación porque ella porfiaba en seguir yendo a la escuela. Hoy, su lucha de entonces sigue viva. “Las empresas y gobiernos que inviertan en educar a las niñas del mundo, verán como ayudan a que las economías crezcan”, dijo.

En otro de los rincones del Centro de Congresos de Davos, la primera ministra británica, Theresa May, también habló sobre equidad de género, aunque el tema no estuviera en sus planes originales.

La semana pasada, un lujoso hotel londinense fue sede de una cena organizada por una asociación masculina dedicada a recaudar fondos para causas caritativas (The Presidents Club). Más de 300 de invitados convivieron con un centenar de jóvenes anfitrionas contratadas por su belleza y obligadas a vestirse sugestivamente. Durante el evento, muchas de ellas fueron objeto de acoso. Una práctica que denunció una periodista del Financial Times, infiltrada en la cena.

Cuestionada en Davos sobre el escándalo –que acapara las primeras planas de los medios británicos–, la primera ministra Theresa May se dijo consternada. “Esto nos muestra que hay que trabajar más en la misión de poner fin a la cosificación de las mujeres”, refirió.

“Haremos mucho más (en Reino Unido) para que las mujeres sean respetadas y tratadas con igualdad en todos los espacios”, expresó.

Durante su discurso oficial en el WEF, May se centró en la economía y exhortó a seguir favoreciendo el libre comercio mundial. “Con frecuencia, nuestros discursos como gobiernos no se reflejan en acciones. Reino Unido, por su parte, confirma que seguirá defendiendo el comercio sin barreras pese a Brexit”.

Más cooperación helvético-canadiense

En su calidad de anfitriona del WEF, Suiza juega siempre un rol activo, pero de bajo perfil. El jueves, el ministro de Economía, Formación e Investigación, Johann N. Schneider Ammann, firmó una declaración común con su homólogo canadiense, Navdeep Bains en Davos. El objetivo: profundizar la cooperación bilateral en dominios como la ciencia, la tecnología y la innovación.

De acuerdo con el Ministerio de Economía suizo, ambos funcionarios expresaron su voluntad de que una dinámica de colaboración de alta calidad se establezca de forma progresiva entre los dos países.

Y una mesa redonda, celebrada en Davos, pero fuera de los trabajos oficiales del WEF, reunió a miembros de la organización paraguas de las escuelas superiores suizas –swissuniversities–, así como a representantes de las Escuelas Politécnicas de Zúrich y Lausana, e inversores potenciales, para discutir posibles asociaciones futuras.

Durante los últimos cuatro años, investigadores de 269 proyectos financiados por el Fondo Nacional Suizo afirman haber colaborado con colegas suizos, “una comunidad científica proactiva, responsable y llena de ideas”.

Deja un comentario