Elección venezolana del 20 de mayo de 2018: Triunfo de la democracia por encima del odio

La página gloriosa de un pueblo que defiende su dignidad

0
69
Venezuela, transparencia del proceso electoral

Por: Jorge I. González
Panamá
Especial para Bayano digital

  • En nuestra calidad de ente internacional presencial en las elecciones del 20 de mayo en la República Bolivariana de Venezuela, damos absoluta fe del genuino resultado democrático del mismo, que consideramos gran victoria de Venezuela y de los pueblos sobre las fuerzas de la intolerancia y odio del fascismo.

La elección del 20 de mayo en la República Bolivariana de Venezuela es un ejemplo paradigmático, emblemático, simbólico, del protagonismo de un pueblo en las decisiones de su país; de cuando un pueblo trabajador opta por la paz en rechazo a la violencia; de un pueblo que resiste al embate de poderosas fuerzas imperiales y económicas en el plano nacional e internacional y que defiende con ahínco su derecho a ser libres como nación. La elección en la patria de Bolívar y Chávez representa una prueba mayor del espíritu colectivo contemporáneo.

Jorge González de la delegación panameña que participó como acompañante de la elección del 20 de mayo.

En el concepto de los capitalistas y renegados a su propaganda es inconcebible lo que vimos. Y allí radica la esencia de su error de visión y estrategia contra la Revolución. No pueden comprender que es un pueblo. Una forma de pensar y vivir. Que es el acumulado de unidad tras décadas de formación, organización y lucha. Que es el paso de Chávez y el tsunami bolivariano en la historia. Que no es una cúpula o partido. Que son millones de pobres que aún golpeados por la agresión imperialista, fueron deliberadamente en respuesta a votar de manera consciente y libre para enviar un mensaje de patriotismo, creyendo en la fuerza de su pueblo y en la aurora socialista de la Humanidad. Era el tenor de todo aquél o aquella al percatarse de nuestra presencia.

La elección se trató de mucho más que una coyuntura electoral en cualquier país. El proceso electoral que culminó con el triunfo de Nicolás Maduro y el bloque revolucionario, se desarrolló bajo la amenaza de intervención militar del imperio norteamericano, principal potencia bélica del mundo.

La elección se desenvolvió en medio de los ataques de las corporaciones mediáticas del capitalismo, la imposición de genocidas sanciones de Estados Unidos que afectan la compra de productos básicos y medicinas, concatenado al sabotaje de la burguesía venezolana, con la finalidad combinada de quebrar o rendir mediante el desabastecimiento, la inflación de precios, el hambre del pobre y afectando la salud del pueblo, la voluntad de millones de venezolanos de los sectores populares que imbuidos del legado de Hugo Chávez, resisten defendiendo su proceso revolucionario y la perspectiva del socialismo como sistema alternativo al capitalismo.

Grupo de Lima persiste en tratar de aislar a Venezuela

Los fascistas de todas las épocas buscan destruir los procesos revolucionarios atacando la imagen de los revolucionarios y castigando al pueblo que se rebela a sus propósitos con medidas económicas que provoquen el hambre y la necesidad. Lo vivió el pueblo de la Unión Soviética, Corea del Norte, Cuba, ahora Venezuela. Lo vivió Panamá antes de la invasión, cuando Estados Unidos impuso sanciones a nuestro país.
Los resultados justifican y constatan la realidad de nuestras aseveraciones.

De un electorado de 19 millones de personas y en un país donde el voto no es obligatorio, alrededor de la mitad del padrón, 9 millones 200 mil ciudadanos, votaron por gobierno u oposición optando de una u otra forma por la vía democrática en contraposición al llamado golpista, configurando un nivel de participación electoral que correlacionado a los votos obtenidos del ganador, hacen que el proceso electoral venezolano y el triunfo de Maduro sea en promedio comparativamente más representativo al de la mayoría de los gobiernos del mal llamado Pacto de Lima, instrumentalizado por Estados Unidos contra el gobierno bolivariano y cuyos países a la hora del sufragio no eran objeto de la furia del imperialismo.

Delegados de Panamá acompañan el proceso electoral venezolano

A pesar de las adversidades, Nicolás Maduro, Presidente Obrero de Venezuela y candidato de las fuerzas bolivarianas, fue reelecto con el 68% de votos, seis millones doscientos cuarenta y cuatro mil votos (6 millones 244 mil), el 32% del padrón, con casi 50 puntos de ventaja sobre el segundo lugar, la más amplia diferencia en la historia de Venezuela, y con una participación del 48%. Contundente resultado contra las presiones de Estados Unidos y el complot de la derecha criolla e internacional. La abstención se ubicó en el 52%. Comparemos y hablemos concretamente. Un gran logro de la izquierda dadas las condiciones imperantes y la correlación de lucha de clases internacional.

En naciones que no están bajo las presiones financieras, políticas y militares de Estados Unidos, y cuyos líderes son críticos acérrimos del proceso revolucionario bolivariano, vemos que los mismos fueron en su momento electos con votaciones menos representativas que la obtenida por el chavismo en medio de la colosal agresión de la que es objeto y que enfrenta de forma gallarda.

En Colombia, Juan Manuel Santos resultó electo con el 26% del voto del padrón nacional de casi un 60% de abstención en las dos vueltas electorales. En Chile, Michelle Bachelet fue electa en 2012 con una abstención del 52%. En el mismo país, Sebastián Piñera fue electo también por segunda vez con el 25% del padrón y una abstención del 53%. Sin guerra económica ni sanciones contra Chile por parte de Estados Unidos y ningún gobierno del mundo cuestionó la legitimidad de los resultados. Seguimos. Mauricio Macri de Argentina, paladín de Washington contra el gobierno de Venezuela, fue electo con solo el 26,8% del padrón. En España, Rajoy y el Partido Popular fueron reelectos con el 33% del padrón del reino. Juan Carlos Varela en Panamá fue electo con el 30% del padrón nacional. En Estados Unidos, Donald Trump, con el 27% del padrón de la unión y una abstención del 45%. Y fue declarado presidente con dos millones de votos menos que su contrincante Hillary Clinton. Peña Nieto de México fue elegido con solo el 24% de los votos del padrón total de la federación. Y pudiéramos seguir la lista pero por razones de espacio no es posible.

Por otra parte, y volviendo a la abstención, la misma no puede ser adjudicada en su totalidad al boicot de la denominada Mesa de Unidad Democrática, MUD. En las elecciones presidenciales de 2012 y 2013, con Chávez y Capriles como candidatos en la primera, y Maduro contra Capriles en la segunda, el índice de abstención fue del 20% en ambas. De tal manera que de cara a los resultados del pasado 20 de mayo, podemos inferir que un porcentaje similar o superior de abstención responde a una diversidad de factores no relacionadas a la consigna de no votar de la MUD. Además, una porción no cuantificada de masa chavista o influenciable por ella, no votó debido a los altos precios del transporte en manos de empresarios alineados con la MUD en su plan de desestabilización.

La elección como tal transcurrió el domingo 20 de mayo en la más completa tranquilidad. El proceso de votación electrónico del ciudadano es sorprendentemente ágil, rápido. Uno de los más efectivos del mundo en ese sentido.

Elecciones 2018, participación ordenada

Pude palpar que demora aproximadamente un minuto el ejercicio del voto de comienzo a fin. La presencia de la oposición desarticulada, carente de una propuesta coherente al país dado su desfase ideológico con las masas populares, fue completamente nula en las calle el día de la elección como en los días posteriores, y los reducidos conatos de violencia opositora de derecha se diluyeron en la indiferencia ciudadana. La Ciudad de Caracas estaba en total normalidad con el pueblo asistiendo a sus faenas de trabajo en el marco de la resistencia cotidiana a la agresión imperial.

En nuestra conciencia y memoria histórica estará por siempre la imagen del muchacho de 14 años que nos habló en el Barrio 23 de enero sobre Bolívar, sobre la historia de su patria y el socialismo. Queda en nuestro imaginario el pueblo que saludó en todo instante nuestro paso por los centros de votación, que expresó mensajes de amistad y solidaridad antimperialista al pueblo panameño, a nuestra larga lucha de liberación nacional anticolonial y en general, a toda América Latina.

Desde nuestra trinchera inspirada en Victoriano Lorenzo, Bayano, Pedro Prestán, Gumercinda, Ascanio Arosemena, Iromi Smith y tantos otros mártires del pueblo panameño, decimos desde el Istmo de Panamá a Venezuela Bolivariana GRACIAS POR RESISTIR Y MANTENER VIVA LA ESPERANZA!

Panamá, 23 de mayo de 2018.

Deja un comentario