El soldado Rodríguez luchó y murió por la patria

0
286

¿SABES EL NOMBRE DE ALGÚN SOLDADO PANAMEÑO QUE PERDIÓ LA VIDA EL 20 DE DICIEMBRE DE 1989?

El heroico soldado de las Fuerzas de Defensa de Panamá, Teniente Octavio Rodríguez con su esposa Trinidad Ayola y su pequeña hija Paula.

Eran las 8:00pm del 19 de Diciembre de 1989, cuando una flotilla de cuatro barcazas de goma (SPU-26) sale de la Base Naval de Rodman. En cada una, iban de 12 a 15 unidades con uniformes de camuflaje, pistolas, M-16/203, las en ese entonces nuevas M-249 o M-60, rodeados de granadas de fragmentación, minas Claymore, y el lanza misiles portátil AT-14. Posteriormente, se supo que eran 48 unidades élites del SEALS TEAM 4.

Pasaron frente a la Quinta Compañía de Infantería Victoriano Lorenzo, con aparente rumbo a Taboga. Al llegar cerca de las Islas Naos, Perico y Flamenco, giraron a la izquierda rumbo al áerea de la Bahía que podía observarse desde la Avenida Balboa.

En esos días, el ejército norteamericano acantonado en la Zona del Canal, realizaba innumerables maniobras militares (tipo “bullying”) fuera del territorio de la Zona del Canal para provocar un error de las Fuerzas de Defensa de Panamá. Parecía uno de sus múltiples misiones de hostigamiento, a las que estábamos acostumbrados. Los que detectaron el movimiento de las naves, especulaban que planeaban un ejercicio militar nocturno frente a la Embajada norteamericana; sin embargo, las cuatro embarcaciones continuaron navegando en dirección a las Ruinas de Panamá Viejo. No obstante, las naves se detuvieron frente al Club Unión y esperaron la Hora H, originalmente planeada a la 01:00am.

Por alguna razón, a las 11:30pm, una de las cuatro naves se quedó y las otras partieron rumbo al Aeropuerto Paitilla. A las 11:20, las tres pelotones desembarcan al extremo sur de la pista del aeropuerto. El primer grupo se desplegó en el área para proteger las naves, los otros dos grupos empezaron a avanzar rumbo al extremo Norte donde estaban los hangares. El primer grupo avanzaba rápidamente, el segundo grupo, guardando una distancia de varios metros, los seguía al mismo ritmo.

La pista no estaba iluminada completamente, sólo el perímetro frontal de los hangares.

La misión de los SEALs era inutilizar el avión Learjet de Noriega para evitar su fuga. Cuando llegaron al hangar del medio donde estaba la nave, el primer grupo de soldados norteamericanos se desplegó hacia la pista amparándose en el arco de oscuridad que producían las luces del hangar; y el segundo grupo se mantuvo a un costado del hangar.

Uno de los centinelas advirtió la presencia de los SEALs y les ordenó alejarse del lugar; los norteamericanos se negaron y exigieron al centinela entregarle su AK-47. El centinela panameño, al tratar de buscar refugio, fue atacado por los soldados norteamericanos. El centinela no estaba sólo y empezó el tiroteo a las 11:45pm. Los soldados panameños, muy bien entrenados dispararon a ras del piso a los SEALS que estaban en el centro de la autopista frente al hangar, matando a cuatro SEALs e hiriendo gravemente a ocho más. Los soldados norteamericanos ubicados en el centro de la pista, quedaron en el medio del fuego de los soldados panameños que les disparaban desde el hangar y los soldados panameños que les disparaban desde las oficinas del Aeropuerto.

El segundo grupo de SEALs atacaba ambas posiciones panameñas y uno de sus soldados disparó su lanzamisil AT-14 a la cabina del Learjet de Noriega, abriéndole un boquete del tamaño de las ventanas, mientras otros SEALs disparaban balas a la aeronave, inutilizándola.

En el medio del feroz combate, el oficial panameño ordenó a sus soldados que se retiraran que el se quedaría cubriendo la retaguardia, sus soldados mientras combatían se negaron a dejarlo solo, el oficial panameño les reiteró la orden, y los soldados panameños partieron. El oficial panameño resistió el ataque de los SEALs hasta que el poder de fuego norteamericano terminó abatiéndolo.

Esa noche, la fuerza élite SEAL, la mejor entrenada y equipada del planeta, perdió cuatro SEALS, (Lt. John Connors, CPO Donald McFaul, Torpedoman’s Mate 2nd Class Issac Rodriguez, y Botswain’s Mate 1st Class Chris Tilghman), y ocho fueron gravemente heridos.

En esa batalla, las Fuerzas de Defensa de Panamá, perdió al joven soldado Teniente Octavio Rodríguez.

Estados Unidos condecoró al Chief Petty Officer (CPO) Donald McFaul, con la Medalla “Purple Heart y Navy Cross”, por su heroísmo en combate al perder la vida por salvar a uno de sus compañeros; y como un homenaje a su soldado, una de las naves de la Marina de Guerra norteamericana, lleva el nombre: “USS McFaul (DDG-74)”.

Mientras otros países, honran a sus soldados que pierden la vida en combate, en Panamá, hemos tenido cinco presidentes (de los cuales dos han sido PRD), y ninguno ha tenido el valor de declarar el 20 de Diciembre de 1989, Día de Duelo Nacional.

Hoy día, en el lugar heroico donde perdieron la vida soldados valientes de ambos países en el primer combate de la invasión norteamericana a Panamá, en vez de un monumento, está construido…el Centro Comercial MULTIPLAZA; y el área por donde desembarcaron los soldados norteamericanos para atacar el Aeropuerto de Paitilla, está construida Punta Pacífica.

¡LOOR A LOS SOLDADOS PANAMEÑOS Y MIEMBROS DE LOS BATALLONES DE LA DIGNIDAD, QUE OFRENDARON SUS VIDAS EL 20 DE DICIEMBRE DE 1989, EN DEFENSA DE LA PATRIA!

¡LOOR AL TENIENTE  OCTAVIO RODRÍGUEZ!

Deja un comentario