¿El golpismo parlamentario en Venezuela tiene fecha?

1
189

¿El golpismo parlamentario en Venezuela tiene fecha?

Por: José de la Rosa Castillo M.

Redación Bayano digital

El Golpe de Estado del 11 de abril de 2002 fue un intento de derrocamiento contra el presidente constitucional de Venezuela, Hugo Chávez.
El Golpe de Estado del 11 de abril de 2002 fue un intento de derrocamiento contra el presidente constitucional de Venezuela, Hugo Chávez.

Una nueva oleada de desestabilización y de Golpe de Estado esta en marcha en Venezuela. La derecha venezolana agrupada en el MUD (Mesa de la Unidad Democrática), en coordinación con sus pares internacionales, realizan las mismas acciones previas al escenario del golpe del 11 de abril de 2002 (Golpe fallido de Abril de 2002, contra el Presidente Hugo Chávez Frías).

El pasado sábado 22 de octubre, la dirección nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en la vocería de su primer vicepresidente, diputado Diosdado Cabello, detalló la nueva Operación “Cóndor” los Estados Unidos contra la América latinocaribeña, y en especial contra la República Bolivariana de Venezuela, conocida como el “Plan Rock and Roll”, promovido para activar salidas violentas, fuera del marco de la Constitución y el ordenamiento jurídico de la Venezuela Bolivariana.

El tema del referendo revocatorio era la coartada que requería la derecha para justificar su plan violento, que siempre ha sido el plan que ellos han tenido. Al suspenderse la fase de recepción de manifestaciones de voluntad o la recolección del 20% de las firmas para activar este opcional y eventual referendo revocatorio del mandato del Presidente Maduro , esto lo que ha hecho es que ha acelerado los planes que ellos tenían previstos.

Cuando la oposición a Maduro, nucleada en la heterogénea MUD, conquistó la Asamblea Nacional en diciembre pasado, prometió que en seis meses acabaría con el gobierno del PSUV. Esto en palabras del propio presidente de la AN, el veterano dirigente Henry Ramos Allup. En esos meses, además, se dio el momento más grave de la crisis económica, con un descenso pronunciado de los precios internacionales del petróleo (variable que comienza a cambiar fruto del acuerdo entre los países OPEP) y dificultades crecientes en el abastecimiento de alimentos.

Todo indica que la derecha venezolana en colusión con los poderes fácticos mundiales, después de sus triunfos en Argentina y el golpe parlamentario en Brasil, parece tener prisa por liquidar las revolución democrática bolivariana. Lo demuestra la forma con que los cabecillas opositores han rechazado la propuesta del enviado personal del Papa Francisco Emil Paul Tscherrig, Nuncio Apostólico en Argentina, de iniciar un diálogo con el gobierno.

Las últimas sesiones congreso así lo indica. Los parlamentarios de oposición, con mayoría en la asamblea, se declararon abiertamente en rebeldía y aprobaron un acuerdo en el que desconocen al resto de las ramas del Poder Público.   Para destituir al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela Nicolás Maduro Moros abrieron un procedimiento (al margen de sus atribuciones constitucionales) para determinar su presunta responsabilidad política  en la situación que vive Venezuela y declarar el supuesto abandono del cargo y tratan de crear un escenario que homologue el juicio político a la presidenta Dilma Roussef en Brasil.

La derecha venezolana se están planteando una guerra insurreccional, Golpe Militar o intervención militar extranjera.

La oposición se niega al diálogo con el Gobierno Bolivariano e incumplen los acuerdos a los que ellos se han comprometido.  Buscan que la violencia se desborde y generalice para justificar, o bien un Golpe de Estado de una fracción de los militares que se insubordine al mando de las Fuerzas Armadas, o una intervención militar extranjera auspiciada por la OEA que dé al traste con la Revolución Bolivariana.  En su discurso los voceros de la derecha, principalmente en el congreso, hacen un abierto llamado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana a insubordinarse en contra de la autoridad de su Comandante en Jefe.

Maduro vio al Papa al regreso de una gira por Medio Oriente para apuntalar el esfuerzo de los países OPEP y no OPEP por estabilizar los precios del crudo, cuya caída es la principal causa de las dificultades económicas de Venezuela, junto a la guerra de los grandes capitales locales e internacionales.

Para mantener el clima de tensión, la derecha venezolana coaligada en la autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), convocó a una huelga general de 12 horas en todo el país. Los golpistas del MUD dijeron que marcharán el 3 de noviembre al Palacio de Miraflores (sede de Gobierno) para notificar al presidente Nicolás Maduro “que fue declarado por el pueblo venezolano incurso (culpable)”, afirmó Henry Ramos Allup presidente de la Asamblea Nacional.

Hoy la economía venezolana se encuentra muy golpeada y los números macroeconómicos así lo indican lo que tienden a pronosticar escenarios mucho más pesimista. La caída de los precios del petróleo, y con ello los ingresos fiscales del país, merma y condiciona considerablemente la estructura y orientación del presupuesto para el próximo año, sin desmejorar el presupuesto social. La caída secular de la producción de bienes y servicios del aparato productivo en los últimos treinta y dos años, ha hecho crisis en los últimos cinco años, a lo cual han contribuido sensiblemente, por una parte, una planificada y sostenida acción de acaparamiento, desabastecimiento, contrabando, especulación, cuyos efectos inciden en una notoria inflación y consiguiente malestar de la población más vulnerable.

A esta situación se suma una masiva campaña de descrédito del proceso revolucionario venezolano a través de los medios masivos de comunicación e información nacionales e internacionales. Estos ataques a Venezuela, inscritos en el contexto de la Guerra de IV Generación, no tienen otro propósito que la desestabilización política del país, causando caos, anarquía, amotinamiento y confrontaciones internas, con la consiguiente posibilidad de intromisión de organismos internacionales.

Con matices, y aún más inquietante por la condición antidemocrática de la oposición venezolana y el descaro con que actúa el gobierno de EEUU, hay que darle seguimiento al guión desestabilizador que los sectores ultras de la región reciclan, irrespetando principios del orden internacional como la no intervención y la ejecución de políticas fundadas en valores democráticos, de respeto a la voluntad popular expresada a través del sufragio.

La derecha venezolana  pretende revertir violentamente el legado del comandante Hugo Rafael Chávez Frías, como lo hacen sus aliados en Argentina y Brasil,

La derecha venezolana  pretende revertir  los logros de la revolución democrática que les legara el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías en lo político, como en lo económico, social, cultural; en la salud, en la educación, en lo deportivo a nivel nacional; y en las relaciones internacionales, con el fortalecimiento de la OPEP, las relaciones estratégicas con países como China, Rusia, Irán, Bielorrusia, Cuba; su papel fundamental en la creación de órganos de integración como la ALBA, UNASUR, la CELAC; su ingreso al Mercosur, al Consejo de Seguridad de la ONU, su presencia activa en el G77, en el Foro Social Mundial; la Red Mundial de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad; en su lucha por la multipolaridad y el fortalecimiento de los Países no Alineados.

En este contexto, el caso venezolano es emblemático. Veremos que pasará en el espacio de dialogo que se abre y el ultimátum del 3 de noviembre.

Ante el golpismo, es importante una solución negociada por medio del dialogo y la negociación, que incluya a todos los interlocutores validos a lo interno de Venezuela con el facilitación internacional que incluya la mediación del enviado especial del Papa Francisco, el  y el acompañamiento de UNASUR y de los expresidentes Martín Torrijos, Andrés Pastrana y José Luis Rodríguez Zapatero.

1 COMENTARIO

  1. El autor de este artículo no tiene ni la más mínima idea de lo que dice. Le voy a explicar un poco mi amigo.

    Cuando usted comenta “activar salidas violentas, fuera del marco de la Constitución y el ordenamiento jurídico de la Venezuela Bolivariana”, le recomiendo leer el artículo 350 de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

    Cito “El tema del referendo revocatorio era la coartada que requería la derecha para justificar su plan violento” A que llama usted plan violento? En Venezuela los únicos violentos aparte del gobierno son los colectivos armados. Según usted está bien que se haya suspendido el RR y eso si es constitucional para usted? Le recomiendo leer nuestra constitución.

    Cito “Lo demuestra la forma con que los cabecillas opositores han rechazado la propuesta del enviado personal del Papa Francisco Emil Paul Tscherrig, Nuncio Apostólico en Argentina, de iniciar un diálogo con el gobierno.” Más diálogo??? El gobierno se burla del pueblo con el diálogo, el pueblo está cansado de que el gobierno se pase por el forro la constitución, porque ellos son los únicos anticonstitucionalistas.

    Porque no dice que Venezuela es un narco estado? O eso lo justificas?

    Lo invito a pasar por Venezuela y trabajar para ganar 18$ mensuales + 44$ mensuales de bono alimenticio, luego ir al supermercado y gastar más de 300$ en la canasta básica alimenticia. Y que no te de una gripe, porque te mueres como un pendejo.

    Tienen 17 años en el poder y todavía la culpa es de la 4ta República ¡POR FAVOR!

Deja un comentario