El génesis de un mestizaje histórico

0
38
Canal de Panamá.

Leyes que buscaban la expulsión de etnias no pudieron con la fuerza de los sentimientos.

Por Isaías Cedeño
periodistas@laestrella.com.pa

El Canal de Panamá ha sabido unir al mundo desde que inició su construcción, superando las barreras raciales y creando nuevas tradiciones tal como lo dejó demostrado la incorporación étnica de los chinos e indios a Panamá, para participar en la construcción de la vía que uniría al mundo económico.

De estas dos etnias los primeros en llegar fueron los chinos, que lo hicieron durante el primer proyecto de transporte interoceánico, el ferrocarril de Panamá.

“Los chinos están enlazados a la vida nacional desde el 30 de marzo de 1854, cuando llegan al istmo. Esto lo registra el Panama Herald del 1 de abril de 1854, con el arribo del bergantín Sea Witch con 705 trabajadores chinos para la Panama Railroad Company”, dice un fragmento del libro Huellas chinas en Panamá, escrito por Juan Tam.

Según el relato de Tam, una vez finalizada la construcción del ferrocarril, y luego de la decenas de suicidios que trajo la depresión y las enfermedades tropicales, muchos asiáticos fueron tratados como objetos al ser intercambiados por esclavos negros de Jamaica que llegarían para la construcción del Canal de Panamá, mientras que otro grupo se desplazó por las provincias de Panamá y Colón para fundar comercios que luego beneficiaban a los trabajadores de Corte Culebra.

Durante el desarrollo de esos episodios –cuando corría el año de 1904– que se proclama una ley en la que se prohibía la inmigración a chinos. En esa época hubo gran agitación, producto de la unión que habían protagonizados varios panameños con los miembros de esta etnia que buscaba la convivencia cultural pacífica, hecho que se logró cerca de los años 50.

El otro lado

Al tiempo que todo esto ocurría, un grupo de varones solteros procedentes de India y Libia arribaron a la costa de la provincia de Colón. Llegaban con la esperanza de un nuevo porvenir al ser parte de la mano de obra que construiría el Canal de Panamá.

Ese primer grupo de inmigrantes indios dejó una gran herencia, una nueva generación de ciudadanos panameños gracias la unión de etnias afro e india.

“El mayor aporte que ha hecho mi etnia a Panamá ha sido la concepción de hombres y mujeres trabajadores, que en un principio, nunca pensaron que podrían unirse y crear una comunidad heterogénea”, comenta Khabeer Muhammad, que es descendiente de los grupos mencionados.

Según platica Muhammad, sus abuelos maternos y paternos participaron en la construcción del Canal de Panamá, específicamente en las excavaciones del “riesgoso” Corte Culebra. Pero el reto más sobresaliente que vivió esta etnia fue su religión.

Los indios que practicaban el islam vivieron como nómadas religiosos durante varias décadas, sin poder encontrar un lugar fijo para sus cultos. Para dicha de este segmento de la población en los años 70 el general Omar Torrijos visitó los países no alineados, en busca de apoyo para la firma de los tratados que revertiría la administración del Canal a los panameños; en esa plática con el desaparecido líder libio Muamar Gadafi se acordó la construcción de una mezquita fija en Panamá, ubicada en avenida México.

De ese modo, los islámicos pudieron promulgar por primera vez –en un sitio permanente– su religión, abriéndole las puertas a nacionales que gustasen conocer todas las riquezas de su tradición y los aportes hechos a la cultura panameña. En nuestros días, en el país hay más de 10 mezquitas y cerca de media docena de salas de oración.

Pero no solo llegaron indios islámicos. A estas tierras también arribaron indios que practican el budismo y el hinduismo; y cada cual –con el paso del tiempo– ha tenido oportunidad de practicar libremente sus creencias. Lo cierto es que el aporte ha ido más allá de venerar a determinada deidad, de hecho los budistas también tienen una fuerte presencia en la población nacional. Estos hombres y mujeres ya son parte de este país al que han dado y del que han recibido un gran aporte cultural.

No hay comentarios

Deja un comentario