El diablo que enseñó a golpear a Trump

0
69
Donald Trump con su abogado Roy Cohn a principios de los años ochenta. (Bettmann Archive).

El presidente resucita la figura de su mentor y compañero de juergas, Roy Cohn, inquisidor mcCarthista y abogado de mafiosos.

Por Jan Martínez Ahrens | El país

Washington

Es una historia antigua, casi enterrada. Pero Donald Trump se ha encargado de resucitarla. Acorralado por el escándalo del espionaje ruso, sus apelaciones a que es objeto de “una caza de brujas y una víctima del mcCarthismo” han reverdecido la memoria de una de las amistades más oscuras del presidente de Estados Unidos. Un vínculo que hunde sus raíces en los años cincuenta, cuando la nación cayó víctima de la histeria anticomunista y adoró al monstruo de la sospecha. Su protagonista fue el diabólico abogado Ray Cohn. “En la vida de Trump jugó un papel fundamental, Cohn fue su gran mentor, el hombre que le enseñó a golpear”, dice Marc Fischer, editor en The Washington Post y coautor de la biografía Trump, al descubierto.

Muerto hace 30 años, la existencia de Cohn tuvo dos momentos estelares. El primero le llegó a los 23 años, cuando como asesor jefe del senador Joseph McCarthy (1908-1957) orquestó uno de los mayores aquelarres del siglo XX americano. El segundo ocurrió muchos años después, en octubre de 1973 en el exclusivo establecimiento neoyorquino Le Club. Para entonces, Cohn tenía 46 años, un Rolls Royce verde dólar y ejercía de abogado de éxito para clientes dudosos.

En aquel templo de millonarios encanecidos, el antiguo mcCarthista conoció a un joven con ambiciones faraónicas. Un tigre de 27 años llamado Donald Trump que había decidido dejar atrás las medianías del Queens paterno y salir a la conquista de Manhattan. Lo que ahí surgió fue algo más que una amistad.

Cohn seguía siendo alguien muy conocido. La fama le había llegado en su primera juventud cuando como fiscal empujó a la silla eléctrica al matrimonio Ethel y Julius Rosenberg bajo la acusación de haber entregado secretos atómicos a la Unión Soviética. Sus modos inquisitoriales en aquel juicio le valieron las simpatías de McCarthy, quien no dudó en tenerle como primer espada de su temida caza de comunistas. Juntos acabaron con la carrera de miles de inocentes y fabularon conspiraciones paranoicas. Ante un país electrizado por el odio, su poder inquisitorial alcanzó tal penetración que el propio presidente Dwight Eisenhover tuvo que intervenir para desactivarlo.

Tras su censura por el Senado, McCarthy acabó sus días alcoholizado. Cohn se reconvirtió en un letrado tan brillante como poco escrupuloso y amante del dry-martini. “Entre otros, defendía a los jefes de las familias mafiosas Gambino y Genovese”, explica el premio Pulitzer David Cay Johnston, autor de la biografía The making of Donald Trump.

Asiduo de Le Club, Trump llevaba observando tiempo a aquel escualo, hasta que aquella noche decidió a acercarse y pedirle asesoramiento sobre una causa que les quitaba el sueño a él y a su padre. Propietarios de 14.000 pisos en Brooklyn, el Gobierno federal les investigaba por negarse a alquilar a viviendas a negros. No era la primera vez. Veinte años antes el progenitor se había enfrentado a acusaciones similares que incluso derivaron en una famosa canción protesta de uno de sus inquilinos, el legendario músico Woody Guthrie. Pero esta vez, las pruebas acumuladas eran muchas más y la resonancia del caso amenazaba con una catástrofe.

Al conocer el asunto, Cohn no lo dudó. Lejos de recomendarle pactar, soltó: “Diles que se vayan al infierno y lucha en los tribunales”. Esa agresividad enamoró a Trump.

Poco tiempo después, guiado por el abogado, el joven promotor convocó una conferencia de prensa en la que acusó al Departamento de Justicia de haber fabricado el caso contra él y exigió una reparación de 100 millones de dólares. El golpe acertó. Los Trump lograron un acuerdo sin necesidad de declarar su culpabilidad. “Fue un momento clave. Cohn le mostró el camino: no ceder, no cooperar, llamar como sea la atención y ganar los casos en los medios”, indica Fischer.

A partir de entonces, el abogado devino en el maestro de Trump. Casi un segundo padre que moldeó su carácter y le enseñó a “golpear, golpear y golpear”. “Trump aprendió mucho de Cohn, fue quien le instruyó en cómo atacar al Gobierno y a los periodistas que no hacían lo que quería”, explica David Cay Johnston.

El letrado, bien relacionado, abrió a su nuevo amigo las puertas del Nueva York dorado. Le sentó a la mesa de los grandes políticos, le representó en los casos más espinosos, y le aconsejó en detalles tan íntimos como el acuerdo prenupcial con la modelo Ivana Zelnickova. Ambos conectaban. Estaban hechos para el lujo y la atención mediática. Y eran implacables. “Se parecían en métodos y creencias”, dice Fischer.

A Trump, además, le importaban poco las complejidades de su abogado: un homosexual que insultaba en público a los homosexuales; un extremista que hasta sus últimos días aplaudió al senador McCarthy.

De izquierda a derecha, Donald Trump, el alcalde Ed Koch y Roy Cohn en la inauguración de la Torre Trump en 1983. Getty,

La pareja dio un largo paseo por el lado salvaje. Y no sólo el de las noches locas de la discoteca Studio 54. Cohn era un nigromante del poder y en su lista de contactos figuraban desde el turbio director del FBI, J. Edgar Hoover, hasta el jefe mafioso Anthony Salerno.

“Nunca me engañé sobre Roy. No era un boy-scout. Un día me dijo que había pasado más de dos tercios de su vida adulta procesado por un cargo u otro. Eso me fascinó”, escribiría años más tarde el magnate.

La amistad terminó de forma natural. Cohn, arrasado por el VIH, murió el 2 de agosto de 1986. Tenía 59 años y acababan de expulsarle de la abogacía. Entre otros hechos se le condenaba por haber entrado en la habitación del agonizante y senil multimillonario Lewis Rosenstiel, tomarle su mano y, bajo engaño, obligarle a firmar un documento que le nombraba albacea de sus bienes.

Pero su fallecimiento no trajo el olvido. La sombra del abogado nunca ha dejado de perseguirle a Trump. Y cuando la semana pasada, acosado por el escándalo ruso, el presidente declaró que era víctima del “mcCarthismo” y acusó sin pruebas a Barack Obama de haberle grabado conversaciones telefónicas, muchos creyeron ver en la Casa Blanca al fantasma de Cohn. Muy cerca de Trump, aconsejándole al oído: golpea, golpea, golpea.

No hay comentarios

Deja un comentario