El Dedo

0
16

Por Niko Jones

 

  • En la protesta en calle 50, contra la corrupción, había gente buena, pero detrás de ellos estaban Drácula, Nosferatu y el Monstruo de la Laguna Negra. Acompañaban al Tío Sam, quien portaba un cartel que decía: “La Cruzada”.

 

  • Uno de los sorprendidos por la protesta fue el inquilino del Palacio de la Garzas, ya que Washington le había prometido ser “friends forever” y “cerezos en flor”. Cuidado Varela: el imperialismo pisa fuerte y fuma pipa bajo el agua.

 

  • Con una banderita por delante, el señor presidente dijo en fiestas patrias: “somos los más avanzados” contra la corrupción. Mientras, un carrito con la cara de un payaso recorría las calles y anunciaba al circo Portugal.

 

  • Rosario e incienso resguardan a parroquianos bajo la lluvia de plomo en la metrópoli. Los robos en edificios y el hurto de carros han dado trabajo a cerrajeros y soldadores en la comunidad de Bethania, asolada por el malevaje.

 

  • El caso de jóvenes de ascendencia china asesinados en Panamá Oeste apunta a gansters y mafias siniestras. El jefe policial Omar Pinzón debe limpiar a la Poli de uniformados que recibieron “lana” tras ese crimen perverso.

 

  • Previamente, el embajador de Taiwan pidió esclarecer esos homicidios. Ahora, lo hará el gobierno de Pekín, a través de su embajador. La comunidad china se siente amenazada por pistoleros y va a protestar contra la inseguridad.

 

  • Interceptar telecomunicaciones sin orden judicial y vigilar sin autorización, son delitos de extradición, dice el juez Edwin Torres en EEUU. Pero Martinelli, el súper agente 99, prefiere vivir la vida de Papillón y Ceniciento.

 

  • Una abuelita en la comunidad de Burunga, al oeste de la capital panameña, preguntó: ¿Cuántos banqueros están tras las rejas en Panamá por el caso Odebrecht? Y un vendedor de pixbaes (chontaduros) soltó la carcajada.

 

  • Moradores en las inundadas comunidades de Juan Díaz y Don Bosco celebraron la visita del alcalde José Blandón. ¡Tal vez vuelva en 2018 a “mamar gallo”, cuando no queden manglares que defender”, se escuchó a lo lejos.

 

  • ¿Será verdad lo que dicen algunos residentes en el Casco Antiguo, de que arnulfistas súbditos de “Fufo” llegaron a la Catedral Metropolitana y balbuceaban con la foto de Varela en la mano: ¡Elí, Elí! ¿lama sabactani?

 

  • Drogadictos en EEUU pasan factura de su vicio al Senafront y el Senan. En costosas operaciones, agentes panameños se arriesgan para incautar los lotes de cocaína dirigidos a una población estadounidense adicta y enferma.

 

  • Botar productos al río, dar la espalda a un mandatario y enseñarle el trasero sucio, son métodos arcaicos. Los productores indignados obtienen hoy mejores resultados imitando a quienes acamparon en Wall Street.

 

  • Los agricultores panameños, víctimas del abandono oficial, pueden estar en las páginas amarillas del directorio, pero si están en la lista de morosos de la APC, no pueden pedir plata en bancos. Y el gobierno remolón lo sabe.

No hay comentarios

Deja un comentario