El Dedo

0
23

Por Niko Jones

  • Al paso que va, Donald Trump se quedará únicamente con los “cocobolos” (“cabezas rapadas”) nazis. Después de leer Bayano, le enseñaron el dedo al magnate expertos del FBI, la CIA, empresarios latinos, negros e indígenas.

 

  • En sus pesadillas, Trump sueña cada noche que lo persigue un norcoreano endiablado con un misil al hombro, hasta que cae en los tiernos brazos de Melania. La escena termina cuando Putin lo consuela con una carimañola y un mafá.

 

  • Parece mentira, pero el ministro de Asuntos del Canal, Roberto Roy, estaba poseído por el ánima de un soldado del Ejército Confederado, cuando oyó a Mike Pence. Aplaudió con delirio, como si hubiese visto al general Robert E. Lee.

 

  • Ricachones, “manzanillos” y “chupamedias” se solazaban con Pence en las esclusas de Cocolí, en el Canal de Panamá, hasta que los universitarios gritaron en las calles: ¡Los vendepatria no pasarán! Y la advertencia sigue en pie, carajo.

 

  • Policías rabiosos detuvieron a la estudiante Rita Ramos bajo la acusación de herir en las uñas a un agente “toff” que las tenía barnizadas. Compañero: la próxima vez, use dedal cuando vaya a abrir una lata de cerveza. ¡Y cuídese!

 

  • Varelistas reparten en ferias paraguas y juguetes, mientras que familias estafadas por inmobiliarias siguen con el agua hasta el cuello en barriadas inundadas. Ojalá que en el diluvio a los inspectores municipales no se les moje la canoa.

 

  • Por cierto, ¿alguien sabe dónde están las ambulancias de rescate que iban a ser compradas con el último cheque que entregó Taiwán a Panamá? Como decía una vieja canción: “en un bosque de la China, la chinita se perdió”.

 

  • El inefable Diego Armando Maradona sacaría tarjeta roja a Tortugón, por abrirle la puerta a los “guarimberos” en Panamá. El astro del fútbol argentino y celebridad mundial siente gran repulsión por los reptiles y los relamidos.

 

  • En el distrito de Barú, en Panamá, productores agropecuarios que exigen justicia por el despojo de tierras, le tienen guardado al gobierno un “plátano grosso”. En el conflicto planteado, nadie ha visto pasar por allí la pipa de la paz.

 

  • Una pregunta inocente: ¿Omar Pinzón es gringófilo? Hasta donde se sabe, era Tomasito. Ojalá que la gordura no lo haya desviado de la ruta del torrijismo. Un consejo sano: no venda su alma al diablo, y menos a oligarcas ladrones.

 

  • Empresarios abusadores persisten en suspender en los trabajos a afropanameñas que van a laborar con trenzas en sus cabellos. El jurista Alberto Barrow insta al Ministerio de Trabajo a castigar a los que denigran a peladas trabajadoras.

 

  • En la ruta Panamá-Burunga circulan viejos autobuses que hace 15 años transportaban a pasajeros en la ruta Panamá-Santiago. Además, subieron el pasaje de B/0.50 a B/1.00, sin aprobación de la ATTT. ¿Lo sabrá Varela y su combo?

 

  • Dicen por allí, que Alberto Vallarino y la familia Motta están aceitando maquinarias para las elecciones del 2019, Vallarino, abandonó a Martinelli y sabe mucho del gobierno pasado, pero no ha pisado ningún trobunal. ¡Qué raro!

No hay comentarios

Deja un comentario