El Dedo

0
39

Por Niko Jones

  • Varela llegó a la Casa Blanca sabiendo que iba a ser empujado y “hamaqueado”. El grotesco ritual fue implantado por Donald Trump para aclarar a los huéspedes quién manda. Thomas Jefferson vive una gran vergüenza en su tumba.
  • Trump tiene malos modales. Cada vez que llegaba a este país para admirar su torre en forma de barquito de Simbad el Marino, se relamía y miraba con deseo a la vía interoceánica. ¡Ñagare!, dijo un indígena al verlo mariposeando.
  • Increíble, pero en la Cancillería panameña aún piensan que los negros llegaron a Panamá para construir el Canal. Gerardo Maloney y Alberto Barrow están listos para impartir clases sobre negritud y reivindicar a Bayano y Felipillo.
  • ¿Serán demasiado lentos? Los varelistas deberían ponerse las pilas y seguir a Ricardo Lagos. El ex presidente chileno los tiene bien puestos y criticó a América Latina por no enfrentar al magnate que promueve muros de maldad.
  • Había una vez, un reyezuelo que cada 4 de Julio se servía platos de pork & beans en la Embajada del Tío Sam. Llegaba abrazado con su vicepresidente, mientras sonaba la canción “Friends forever”. ¡Qué tiempos aquellos!
  • En una celda en la Cárcel de Miami, el “hombre de los zapatos del pueblo” está mirando la “luz a cuadros”. No le permiten ingresar gallo pinto, carimañola, huevitos de leche, bocadillo, manjar y raspadura al estilo panameño ¡Jo!
  • La tripulación del buque norcoreano Chong Chon Gang le mandó un saludo a Martinelli: “El pastel de arroz del otro parece más grande”. ¡Excelente proverbio de gente que adora el azúcar y hace caramelos en tiempos difíciles!
  • El ex presidente Aristides Royo aseguró que si fuese juez federal, concedería una fianza a Martinelli, pero mandaría a ponerle brazalete electrónico mientras ventila el caso. No cabe duda, el Súper agente 99 tiene quien lo defienda.
  • Mejor suerte ha tenido el comediante afroestadounidense Bill Cosby, ex estrella de la TV, luego de que un juez en Estados Unidos anuló el juico por abuso sexual. Cosby se defendió diciendo que su ofició era hacer reír a las mujeres.
  • Los gringófilos añoran sentarse de nuevo en las piernas de G.I. Joes uniformados, para armar el quilombo en Panamá, pero Suntracs y Frenadeso previnieron a la Cancillería de que no tolerarán pactos de bases con el Tío Sam. ¡Bien!
  • Otros creen que a través de la OEA van a meter los “pelos pa′ dentro” a los venezolanos. Millones de chamos empuñan la espada de Bolívar y responden a Trump: “no vas a comerte nuestras hallacas y bailar joropo en Venezuela”.
  • La Embajada de Nicaragua en Panamá prepara un homenaje póstumo al poeta negro de ese país Carlos Rigby, representante de la cultura Caribe, quien falleció este año. Sin duda, es una gran iniciativa del embajador Marvin Ortega.

No hay comentarios

Deja un comentario