El Dedo

0
31

 

Por Niko Jones

  • ¡Horror! En los pasillos de la Organización de Estados Americanos (OEA), ronda el Alzheimer. Enfocada en Caracas, la OEA olvidó la masacre de EE.UU. en Panamá en 1964 y el juicio en Brasil para sacar a la presidenta Dilma Rousseff.

 

  • Los pacientes con la enfermedad de Alzheimer suelen borrar el casete de la memoria. De hecho, en la OEA quedaron en el olvido los crímenes cometidos contra periodistas en México y los millones de desplazados de la guerra en Colombia.

 

  • No todo es glamour en la OEA. El ex presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, promotor del juicio político a Dilma, fue condenado a 15 años de cárcel por actos de corrupción. ¡Así paga el Diablo a quien bien le sirve!

 

  • Estaba escrito desde 1501, que intrigas palaciegas irían y vendrían. Aún hoy, muchos panameños quisieran que la tierra se los tragase, ante vergonzosos escándalos de corrupción. Está claro que ningún pillo rico será castigado en el cepo.

 

  • El director de la Policía Nacional afirmó que la delincuencia en Panamá se encona en Juan Díaz, San Miguelito y la Ciudad de Colón, pero debería incluir a Paitilla, Coco del Mar, Costa del Este y Coronado. Allí también opera el crimen.

 

  • Los hombres de negro del Grupo Águila integran una especie de Salón de la Justicia, cuya misión es sacarle la mugre a los que se pongan por delante y reten al gobierno. Hay que tener cuidado con el Águila, ya que es una ave depredadora.

 

  • Otro cuento chino: El ministro de Salud, Miguel Mayo, instó a la población a denunciar cualquier irregularidad en las atenciones médicas. ¿Quién ventilaría millones de denuncias? ¿No se habrá dado cuenta Mayo que no hay medicinas?

 

  • A la Asamblea Nacional la tienen agarrada por las barbas. Tras el escándalo por el manejo de fondos, ningún diputado opina. Más bien, caminan agachados para escapar de las sombras de algo grande que viene. ¿Algún cuco o Poltergeist?

 

  • En el gobierno se habla de tener a los partidos políticos de oposición bajo control. Ojo: el “mangoneo” político es una cosa. Otra cosa son los problemas reales y la imparable respuesta social al abuso y al alto costo de la vida.

 

  • Al acercarse las elecciones generales del 2019, empiezan a pujar los grupos económicos que ven los comicios como una inversión. Se habla del Presi, de la familia Motta, de Martinelli y su lote, del Toro y otros. El caudal es grande.

 

  • Lo decía Omar: “mientras muchos mueren de hambre, otros mueren de indigestión”. El 27 por ciento de los niños panameños menores de cinco años de edad tiene problemas de sobrepeso y son los más gordos de Centroamérica.

 

  • En el futuro, habrá que diseñar una morgue urbana moderna. Gente que “pela el bolo” a causa de la velocidad o del fuego cruzado, termina en un cuarto frío sin comodidades. Salir a la calle es un riesgo, y en las funerarias lo saben.

 

No hay comentarios

Deja un comentario