El Dedo

0
30

Por Niko Jones

  • El influyente periódico alemán Der Spiegel la botó, al publicar en portada una ilustración en la que aparece un rápido y furioso Donald Trump, decapitando a la Estatua de la Libertad, como lo haría un fedayín del Estado Islámico.
  • Trump tiene hasta el cogote a los mexicanos, a quienes faltó el respeto. Poco falta para que los ponga a recoger lentejas del piso. La táctica es arrodillar a sus vecinos. Pero, ¿se someterán al abuso los hijos de Emiliano Zapata y Pancho Villa?
  • Odebrecht se ha convertido en el “cuco” de los ex presidentes y políticos panameños. Todos tienen cola de paja. El problema es que no hay aún una fuerza política de relevo que enarbole banderas de la lucha patriótica contra la impunidad.
  • Tres nuevos partidos van en busca de espacios electorales en este país en 2019. Ojalá que no estén dirigidos por gamonales de pueblo y que los electores no sean seducidos con jamones, hojas de zinc y sacos de arena. ¡Más de lo mismo, no!
  • Todos esperan que las elecciones en 2019 sean seguras y transparentes, y que para entonces la Policía le haya ganado la lucha a asaltantes de caminos. “Paisitas” y “Chamos” armados, siguen dándose gusto con el secuestro express.
  • Donde se pasa chévere, es en la Asamblea Nacional. Allí los diputados con privilegios cobran con puntualidad y esmero, aunque no vayan a trabajar, y saben cómo se corta el bacalao, al subir y bajar proyectos de ley sometidos a debate.
  • Los asaltantes de residencias en la provincia de Los Santos se pasaron de El Sesteadero a Las Lajas en el distrito de Las Tablas. ¿Y la Policía? Bien, gracias. En el Carnaval, se espera que a las víctimas de robos las agarren confesadas.
  • El olor a cosa podrida viene de lejos. Se habla de que van a destinar 200 millones de dólares para los XXIV Juegos Centroamericanos y del Caribe en 2022. ¿Sabrán en el gobierno varelista que hay otras necesidades?
  • Muchas tomas de agua cruda en Panamá están hechas un asco. Casi siempre, hay cerca una porqueriza, un río contaminado o una planta industrial que envenena el vital líquido. ¿Hasta cuándo la gente tolerará tanta canallada e impunidad?
  • Al menos, en el gobierno de las tortuguitas se han dado cuenta de la epidemia de diabetes y están tratando de hacer algo para contrarrestarla, mandando a todo el mundo a hacer ejercicios. ¡Hay que prohibir la venta de sodas en las escuelas!
  • La Sociedad Audubon y el Ministerio de Ambiente generaron unos bonitos rompecabezas y juegos ecológicos para niños, que coadyuvan a la Educción Ambiental. Ojalá que estén disponibles pronto en todas las escuelas públicas.
  • Los ambientalistas recomiendan tintes naturales para quienes prefieran teñirse el cabello de dorado, como lo hacen los imitadores que adoran al misógino de la Casa Blanca, quien no gusta para nada de los chinos, negros y mestizos.
  • En medio de escándalos de pillería y soborno, al menos los panameños tienen un escape en los programas culturales que ha organizado la Universidad de Panamá. Se necesitaba algo edificante, para salir del escarnio y la politiquería.

No hay comentarios

Deja un comentario