El Dedo

0
29

Por Niko Jones

  • Con la llegada de Donald Trump a la silla presidencial en la Casa Blanca, vuelve a surgir un panorama de hostilidad en Estados unidos. ¿Se atreverá el gobierno de Varela a exigirle que cesen los ataques al diario La Estrella de Panamá?

 

  • Trump no tiene amigos en Panamá, sino intereses, y un hotel de controversial diseño al que llegó después de haber dicho que Carter le había regalado el Canal a los panameños. Resultó ser un magnate que insultó la dignidad nacional.

 

  • El Canal es panameño y habrá que prepararse contra nuevos embates que pongan a prueba la religión de la que hablaba Omar Torrijos: el Canal y la soberanía. Bien pendejos seremos si nos dejamos arrebatar ese valioso patrimonio.

 

  • Todos deben saber que no son gratuitos los escándalos de corrupción, como “Panama Papers” y Odebrecht. Mañana dirán que el país no es solvente y necesita a un papá o a “big brother” para salir de la lama fétida y del miasma.

 

  • El nuevo inquilino de la Casa Blanca tiene en la mira a los inmigrantes. Se olvida que su madre llegó a Estados Unidos, procedente de Escocia, con una mano adelante y otra atrás. Su odio a los extranjeros puede ser algo muy patológico.

 

  • La Justicia local sigue de capa caída y los protagonistas adinerados y escandalosos que enlodan a Panamá están libres. En otros países, los implicados quedaron presos. Esa es la diferencia entre querer y poder, y entre ser rico o ser pobre.

 

  • Mejor es tarde que nunca. El Ministerio de Ambiente formalizó la creación del Refugio de Vida Silvestre Sistemas de Humedales de Matusagaratí, en la provincia de Darién, donde bandidos se han adueñado de ese patrimonio.

 

  • Las actividades matutinas en el sector Salud deben empezar con una reflexión: ¿por qué dejamos morir a 10.273 personas de SIDA desde 1984 hasta hoy? Los primero, es reconocer el fracaso de las campañas de prevención de la enfermedad.

 

  • En materia de Salud, hay que mejorar los entornos laborales. Si se dan una vuelta por los talleres de mecánica de frenos, se darán cuenta que superan límites permitidos de asbesto, lo que tiene que ver con el agresivo cáncer de pulmón.

 

  • Algunos consumidores oyeron a Varela decir “no nos para nadie”, pero preguntan qué pasó con el prometido apagón de la señal analógica de la TV, para dar paso a la TV digital con señal abierta. La ASEP debe rendir cuentas al país.

 

  • Ya empieza sentirse el clima de campaña pre electoral en Panamá. El problema es que la corrupción es tanta alta y los dirigentes de partidos políticos están hasta el cuello en los escándalos, que es muy difícil decir quién es el peor.

 

  • Muertos, robos y asaltos. Es un tema repetitivo que golpea a comunidades periféricas de la capital y en barrios en Colón. La conclusión es que las pandillas no creen solas. Alguien las alimenta, apadrina y arma, como a ejércitos privados.

No hay comentarios

Deja un comentario