El Dedo

0
82

El Dedo

Por Niko Jones

  • Enormes movilizaciones populares contra el modelo económico neoliberal estremecen a Chile y Argentina, mientras que en Panamá líderes de partidos políticos reformistas bailan al ritmo del “pasa-pasa”. ¡Increíble!
  • Se acerca la hora cero para Hillary y Donald. Los dos aspirantes a la Casa Blanca dan mala espina. Ambos están incomodos en una región donde los problemas sociales ya no pueden ser enfrentados con garrote, intriga y “popcorn”.
  • Una bofetada para los gobiernos latinoamericanos con una política exterior blandengue y sumisa a Washington. Dilma Rousseff recibida en Uruguay como “la presidenta legítima del pueblo brasileño”. ¿Lo sabrán en el Palacio Bolívar?
  • Inspirado, el Maestro Po envió al Pequeño Saltamontes a Siria, en busca del conocimiento. El discípulo preguntó: ¿Por qué, Maestro, esa tierra no huele a incienso y clavito de olor? El sabio respondió: Porque ahora hay una gran ruta de gas.
  • Los altos mandos de la Seguridad en Panamá están analizando la posibilidad de contratar los servicios de RoboCop, ante la infiltración del narcotráfico en sus filas. Urge una profunda purga, pero con dosis altas de valores patrióticos.
  • En el Mes de la Patria, miles de estudiantes panameños en áreas rurales cruzaron ríos y páramos, y enarbolaron la bandera defendida por los mártires. Aún hay fervor, esperanza y coraje en la juventud estudiosa, que desprecia a los corruptos.
  • El patriotismo estudiantil contrasta con el olvido al héroe de la Guerra de los Mil Días: el general Victoriano Lorenzo. En la capital, una tarja colocada por el periodista Rubén Murgas, es lo único que recuerda al prócer en el Casco Antiguo.
  • Una gran idea surgió de la no gubernamental Probidsida: crear una sala de chat en WhatsApp, para ventilar la crisis de los medicamentos. En ese grupo estarían Tortugón, Girón y su combo, pacientes, y burócratas que sabotean la Salud.
  • Hay quienes piensan que el amor a las tortugas marinas ha ayudado al tortuguismo a catapultarse en la vida pública, pero el argumento carece de validez. Una cosa es el ambiente natural y otra la corrupción y la sinvergüenzura.
  • Hartos de corrupción, productores agropecuarios van a para dar la pelea. El “dumping”, la importación masiva de granos básicos y el abandono oficial son parte de un plan macabro que amenaza a los pobres. ¡Aguanta la mano Varela!
  • Si el gobierno quiere enviar un mensaje claro en la lucha contra las bribonadas, debe demostrar que el crimen no paga. Además, está obligado a recuperar todo el botín que se llevaron los bucaneros en la administración anterior.
  • Tal vez, sería bueno tallar en la entrada del Palacio de las Garzas la frase histórica que acuñó el abogado y político Mateo Iturralde, cuando Panamá estaba unida a Colombia: “Yo no vendo a mi Paria”. Así, todos sabrían el camino.

Deja un comentario