El Dedo

0
63

El Dedo

Por Niko Jones

  • Un informe oficial dejó pasmada a la opinión pública: “el 75 por ciento de las construcciones en la Ciudad de Panamá son ilegales, porque carecen de permisos”. ¿Algún parecido entre la Torre de Babel y el muro caído en Costa del Este?
  • Si lo anterior parece poco, los inspectores municipales tienen que ir acompañados de policías a las construcciones ilegales, porque les tiran piedras. Cada loro en su estaca, sería lo mejor. Así lo recomendó Ripley cuando conoció a este país.
  • Se aproxima la hora de los mameyes en el PRD. Activistas sostienen que hubo de todo, previo a las elecciones del directorio del CEN, y obligaron a un líder de los productores a ponerse las cutarras de combate que usan en Tonosí.
  • Hubo televidentes que dieron OK a la entrevista de Varela en la Deutsche Welle, porque no negó a su amigo Fonseca Mora. Lo que faltó fue la melodía “Friends Forever”, interpretada por los cantantes Vicente Carreras y Sarah Brightman.
  • En la parroquia del Perpetuo Socorro, una devota preguntó: ¿por qué la gente del MOP desaparece de las calles cuando cae la tarde? Un hombre lleno de esperanzas que pedía milagros respondió: ¡porque las tortugas no andan de noche!
  • Es hora de que alguien le diga a los agricultores que con la madera de los árboles de derriban en los bosques de galería elaboren sus propios remos. Sin árboles y raíces que retengan la tierra, lo que viene en el futuro es más inundación.
  • Panamá se enfrenta a la inequidad salarial entre profesionales, y es deber del Estado ordenar al sector público para que haya justicia en materia de sueldos, si es que importa la paz social. A los “ñatos” ya no les alcanza para comprar un mafá.
  • Federico Humbert, el contralor general, sigue sin responder los reclamos de Bayano, para que revele dónde está el botín que los engendros sustrajeron del Estado. Al final, culparán a Toby y la pequeña Lulú, por el arca perdida. ¡Qué horror!
  • Analistas estiman que la lesión patrimonial hay que examinarla a la luz de los 4.000 millones de rúcanos contratados en el “gobierno de los locos”. El riesgo de revisar tantas facturas, es calcar o copiar el método martinellista y reproducirlo.
  • En Estados Unidos, los payasos tienen aterrorizada a la gente, pero en Panamá el tema no da ni frío, ni calor. La razón es sencilla: este es el gran circo, donde los payasos abundan y, a veces, enanos y trapecistas se roban la plata de la taquilla.
  • Hay que anotar que en ese circo, hay escapistas. Por alguna razón desconocida, esos maestros del suspenso, magia e ilusionismo se refugian en Miami, y terminan gritando a los cuatro vientos: ¡Cosa más grande en la vida, chico!
  • Y si van a ver el último show, no olviden que después de que caiga el telón, también hay un gran espectáculo de corrupción, que todos deben mantener vigilado. Podría haber sorpresas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here