El Dedo

0
103

El Dedo

Por Niko Jones

  • ¿Será cierto que un tal Esbrí es el enlace entre el Prelado del Opus Dei y Varela? Antes de sacar el rosario, la muy beata abuelita de la familia Jones. que vive en Japón, atinó a decir: ¡Qué Dios nos agarre confesados y nos proteja!
  • Una leyenda zapoteca habla de la extraña amistad entre la tortuga y un zopilote (gallinazo) carroñero. Ojalá que quienes practican el tortuguismo en el sector público en Panamá no sigan el ejemplo de esa alianza inútil y perversa.
  • Algunos incautos pensaron que el primer condenado en el sistema penal acusatorio sería el enzapatillado que vive en Miami, protegido por el Tío Sam, pero fue un parroquiano que conectó a su cónyuge. ¿Tortuguismo o indolencia?
  • En Panamá, hay una empresa vendedora polígrafos. Podría empezar sus pruebas en la Asamblea Nacional y en el Palacio de las Garzas, con una pregunta: ¿han robado alguna vez? Martinelli debería ser investigado con ese aparato.
  • Como en los peores tiempos de la Guerra de Coto, Costa Rica anunció que construirá con el apoyo de los gringos una base de guardacostas en el Caribe. ¡Pura vida, pero cuidado con las provocaciones militaristas en la frontera, machillos!
  • Muchos se preguntan si en la conquista del espacio y en los viajes tripulados a Marte las naves espaciales llevarán cocaína al planea rojo. La demanda del polvo blanco maldito crece en Gringolandia y las rutas de narcotráfico también.
  • Las trabajadoras sexuales organizadas se quejan de que la Policía de Panamá las persigue y de que el Ministerio de Salud las ignora. Es hora de prestarle atención a esas chicas, quienes exigen respeto a los derechos humanos vulnerados.
  • Varios países adoptaron medidas tras la estafa de Herbalife, obligada a pagar una multa de 200 millones de dólares en Estados Unidos por su negocio piramidal de medicamentos, pero en Panamá no pasa nada con compañías similares.
  • La Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (Aupsa), dice que contará con una aplicación para que el consumidor se convierta en vigilante. Esta es la pregunta: ¿archivarán las denuncias y conocerá alguien para qué sirve la Aupsa?
  • Todos los ciudadanos esperan que en el proyecto de la “Recreovia”, propuesto por el gobierno en la urbe, la gente no sea asaltada. La cinta costera es hoy escenario de actos del malevaje, la maleantería y el hurto a los vehículos.
  • Mientras los lectores leen esta columna, en San Miguelito están “bolseando” a alguien y otros pagan coimas. Allá, en vez de ingresar las pandillas y pistoleros violentos, deberían entrar las universidades, los libros y la cultura, ¿o no?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here