El Dedo

0
82

El Dedo

Por Niko Jones

  • Una niña pregunta a su madre: ¿por qué siguen entrando a Panamá migrantes irregulares? La señora responde: ¡hijita, porque es un negocio! La niña repregunta: ¿quién gana con ese negocio, mamá: La dama dice: ¡la mafia, siempre la mafia!
  • En el régimen de Martinelli y en el que le siguió, aumentaron los sueldos a los “tongos” para que no digan ni pío cuando les vayan a echarle plomo a los pobres. Señores agentes: ¿dejaron de leer el manual del Torrijismo y La Línea?
  • Es extraño, pero cada vez que aumentan el precio del pan, la leche, la cebolla y el pasaje del transporte, aparecen “cucos”, monstruos, Reynaldo e insectos rarísimos en redes sociales. Los ogros y espantos reales viven en Palacio, ¿o no?
  • En menos de lo que se persigna un ñato, el gobierno anunció el aumento de precios en el uso de corredores en áreas urbanas. Sin que haya uniformidad en el manejo de esas vías, quieren vaciar bolsillos ciudadanos con decretos de rapiña.
  • Si Franz Kafka viviese, iría al Centro de Salud de Chilibre. Allí los funcionarios obstruyen con sus vehículos el acceso al Cuarto de Urgencias del Centro de Salud. Deben usar petates para cargar a enfermos sacados de las ambulancias.
  • Los autores del Tortuguismo dicen que aman al pueblo. Si ese argumento es cierto, por qué hay especulación con la comida. El tema se pondrá peor si acogen el Acuerdo sobre Comercio de Servicios (TISA, por sus siglas en inglés). ¡Ojo!
  • Carne de res, vegetales y artículos de aseo personal están en la lista de productos con más alto incremento de precios. El plan contra el encarecimiento terminó convertido en mueca, porque hay una red de canallas que controla el mercado.
  • Algunos periodistas lloran cada vez que ven pasar a un buque por el Canal de Panamá. Otros lo hacen antes de las competencias olímpicas y rezan para ayudar a ganar medallas. Los noticieros de la TV se han convertido en un show.
  • Miles de árboles sembrados por el gobierno serían talados en 20 años. Reforestadores voluntarios preguntan: ¿estaremos trabajando para el inglés? En Mi Ambiente responden: ¡muchachos, tomen las cosas por el lado positivo!
  • El Premio Nobel de Economía 2001, Joseph Stiglitz, sigue apuntado su dedo acusador. ¿Sabrán esas cosas en el Palacio de las Garzas? Falta mucho camino para recuperar prestigio en la lucha contra la corrupción y la transparencia.
  • En verdad, la Justicia anda de capa caída, pero los jueces y fiscales irán agarrados de las manos por las calles de Panamá, en un acto de hermandad suprema, rumbo al sistema penal acusatorio, cantando: ¡Aleluya!, ¡Aleluya!, Aleluya!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here