El Dedo

0
101

El Dedo

Por Niko Jones

  • Stiglitz y Spieth salieron de Panamá con la velocidad de los que compiten en los Juegos Olímpicos de Brasil 2016. Ambos se negaron a jugar el “juega vivo”. Recogieron sus bártulos y dijeron al gobierno: ¡Chao, papá, vamos por fuera!
  • ¿Y ahora quién podrá defendernos?, preguntan algunos en el Palacio de las Garzas, tras la salida de las prestigiosas figuras del comité asesor en materia financiera. Todos se miran a los ojos, en silencio. Parece que esperan allí a un tal Godot.
  • Ya lo dijo el Sumo Pontífice: para ir al cielo no se necesita comprar tantos escapularios ni bañarse con agua bendita. Lo que hay que hacer, es multiplicar los panes y el pescado, pero jamás a precios de los supermercados de los fariseos.
  • A propósito, otro gran pecado es despojar de la asistencia técnica a los agricultores que producen el pan con el sudor de su frente. La última estocada parece ser el intento de regalar las tierras del INA. ¿De dónde salen tantos bellacos?
  • El periodista James Aparicio inició una campaña contra la corrupción en los partidos políticos, tras pillar a gamonales que repartían pesados maletines en la elección de delegados del PRD. ¡Felicitaciones, James, por tomar esa bandera!
  • Para quienes tengan dudas de que la corrupción mata, vayan a las farmacias de la Caja de Seguro Social (CSS) y de los Centros de Salud. Descubrirán el perverso desabastecimiento de medicinas. El contralor debe investigar ese crimen.
  • El abandono de un médico herido en la carretera, quien murió desangrado, sin ser asistido por las autoridades, es un grave escándalo. El hecho revela la falta de preparación policial y la ausencia de protocolos a favor de la vida humana.
  • Una pregunta para el MOP. ¿Recibiremos en 2019 al Papa Francisco y a millones de personas que asistirá a la Jornada Mundial de la Juventud con calles intransitables que dan ganas de vomitar? Ojalá que Dios nos agarre confesados.
  • Una nueva versión de “Atrapado sin Salida” puede ser escrita en el Metro de Panamá, donde miles de usuarios están pasando las de Caín. Cada vez que se paraliza el sistema, le echan la culpa a un corto circuito o a un cable. ¡Basta de cuentos!
  • En Panamá hay caos urbano que está enfermando a la población. Barriadas que se inundan, carreteras que se hunden y prolongados embotellamientos demuestran a los panameños que la urbe necesita a un exorcista metropolitano.
  • ¿Alguien puede explicar la política migratoria de Panamá? Algunos la definen como la de un país de piernas abiertas y otros la describen como “crisol de razas”, mientras que en las fronteras se baila joropo y merecumbé a cualquier hora.
  • Algunos fieles seguidores de esta columna creen haber visto a funcionarios del gobierno buscando pokemones. Pokémon Go entró en sus vidas. Ojalá que la herramienta tecnológica los ayude a encontrar con alegría a miles de desarrapados.

Deja un comentario