El Dedo

0
83

El Dedo

Por Niko Jones

  • En Cracovia, el Papa Fancisco le dijo Varela: “Hijo mío, el próximo encuentro mundial de la juventud será en Panamá, pero recuerda tu promesa de campaña, de cero letrinas. No queremos líos con el agua y los pipi-rooms (toilettes)”.
  • Sin duda, ya hay empresas que se están “afilando” para venderle inodoros al gobierno, y suplir necesidades en un evento que tendrá la bendición del sumo pontífice. ¡Aleluya! por los jóvenes que vendrán a Panamá en 2019.
  • Qué lindo sería que en los Centros de Salud y en farmacias de la CSS hubiese insumos para el examen de hemoglobina glicosilada ni trimetropina con sulfa, que requieren pacientes diabéticos. ¡Eso sí agradaría al Papa Francisco!
  • Mientras unas viejas del Opus Dei buscaban el perdón papal y la salvación eterna, al escolta de Varela lo detuvieron en Cracovia porque caminaba como si estuviese en Bosnia. No tenía credenciales y por ello se lo llevaron a la chirola.
  • Hablando de religión, conviene que el clero instale en el Palacio de Las Garzasun confesionario, para que los ministros se arrepientan y digan: “por mi culpa, por mi gravísima culpa”, y admitan que el tortuguismo mata la esperanza del pueblo.
  • Donde se necesita con urgencia un milagro, es en el Hospital Santo Tomás. Allí no hay hilo para suturar las heridas y los médicos están hasta la coronilla por el clima de abandono. Ya se escuchan en ese nosocomio los llamados a huelga.
  • Todos preguntan qué pasó con la empresa Finmeccanica. De la noche a la mañana, dejó de ser un “Cuco” y ahora es parte del Salón de la Justicia. Varela debe explicar por qué recibió un helicóptero de esa empresa acusada de corrupción.
  • Hay que saber que la corrupción, sin Educación, es un mal caldo de cultivo. Por ello, sería buena la ayuda de un exorcista. La última vez que pasó uno por Panamá, con un gran sexto sentido, musitó al oído de Martinelli: “¡veo gente viva!
  • Las fronteras vuelven a llenarse de migrantes irregulares, porque el gobierno colombiano le está “mamando gallo” a Panamá y deja que entren en estampida. Así le paga el Diablo a quien bien le sirve en esa espeluznante crisis migratoria.
  • La migración irregular es un gran negocio. No está demás, que quienes tienen el poder migratorio en suelo panameño sean investigados y sus cuentas bancarias también. Que se sepa: la trata de personas es un crimen abominable.

¡Qué se levante el telón y salgan los corruptos, de la mano del Chapulín Colorado, pero ya!

Deja un comentario