El Dedo

0
25

El Dedo

Por Niko Jones

 La periodista argentina Stella Calloni dejó un mensaje a los intelectuales panameños: “¡sáquense el dedo y defiendan a TeleSUR, carajo, porque después van contra ustedes!”.
 En el Consejo de Gabinete del presidente Varela piden a gritos cajas de desahuevasulfatiazol para ejecutar los proyectos de desarrollo. ¿Podrán todos juntos cargar la múcura?
 Ojo, panameños: garras largas y peludas tratan de robar las áreas del Canal y el derecho a la autodeterminación. Omar Torrijos sentenció: “si se dejan, bien pendejos serían”.
 Misko Jones fue a la escuela japonesa de Panamá para pedir información sobre la política exterior panameña. Le recomendaron ir a la casa de un chino japonés que inventó la confusión. ¡Qué bárbaros!
 La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) pide libertad de expresión en Venezuela y Brasil, pero durante la invasión a Panamá, en 1989, cerró los ojos cuando los gringos ocuparon Bayano y Radio Nacional. ¡Así no se vale!
 En la FIFA, la cosa está que arde. Parece que el negocio pasará de unas manos a otras, y los gringos están detrás del “business”. El pastel es grande, jugoso y las coimas también.
 Y hablando de fútbol, vieron a Ariel Alvarado, ex presidente de la Fepafut, haciendo la finta con un balón firmado por Joseph Blatter. ¡Cuidado con un autogol, Arielito!
 El proyecto de partido político “País”, reúne a “Les trois mousquetaires” (Los tres mosqueteros). Son espadachines y su lema es “uno para todos, todos para uno”. El PRD los mira.
 A Tusko Jones le informaron que la Navidad en las zonas indígenas de Panamá será celebrada con yuca con miel y café. ¡Allá no llega el gordo Santa Claus, ni de a vaina!
 Las ofertas de fin de año en la capital panameña incluyen la venta de artículos viejos y reparados, como si fuesen nuevos. Si encuentran a inspectores de Acodeco, por favor, avísenles.
 Mientras muchas amas de casa veían las telenovelas turcas en la TV, en los supermercados subían los precios de los artículos de primera necesidad, y nadie se enteró en el Palacio de la Garzas. ¡Qué lástima, “big turtle”!
 José Raúl Mulino envió un mensaje navideño, en su cautiverio por el tema de radares de juguete: “peace and love, people”. Ricardo Martinelli dijo; ¡resiste, brother, hasta que terminen mis vacaciones en Miami. Te envío unas zapatillas!”.
 Y Niko Jone, más comedido en el análisis político, les respondió a ambos: ¡no sé, ni me interesa!

No hay comentarios

Deja un comentario