El Dedo

0
30

Por Niko Jones

  • El hombre del copete dorado sigue desatando odios en la Casa Blanca. “Trump es un fraude masivo, la suma perversa de sus deficiencias, desprovisto de todo excepto de la ideología hueca de un megalómano”, dijo indignado Philip Roth, un gran escritor norteamericano que retó al poder en Washington.
  • Pero, Roth no es el único indignado. Igual de irritados están los que leyeron la declaración servil de Martinelli, quien confeso ser un agente al servicio de la CIA. La sospecha de traición a la paria también recae sobre el actual gobierno. ¿Qué dirá sobre este tema el “Picuiro”, colaborador del Tío Sam?
  • Ojalá que el ex embajador de Estados Unidos en Panamá, John Feeley, quien tiene la lista de los enrolados con la CIA, se atreva a divulgarla. Esa nómina es más jugosas que las “botellas” que cobran sin trabajar en el reino de las tortugas. En otras partes del mundo, ya habrían sido fusilados los traidores.
  • José Raúl Mulino “hizo el oso”, al tratar de justificar a Martinelli y sus reuniones con la CIA. Los que estaban en la planilla 007 de esa tenebrosa organización, eran “sapos” de un gobierno extranjero y ejercían funciones públicas en otro. Raúl Castro les advirtió que no es bueno arrastrarse en estiércol gringo.
  • Dicen que Motta, la mano que mece la cuna de Drácula, tragó saliva hasta que fueron normalizados los vuelos entre Panamá y Venezuela. Tuvo que pedir “machín candado” al gobierno de Varela, para seguir escuchando el sonido de la caja registradora en sus inversiones aéreas, para no perder plata.
  • Como decía Pablo Escobar: “es muy feo pedir limosnas”. Se vio muy mal aquello de tramitar jugosos viáticos para viajar a Moscú en tiempos del Mundial de Rusia 2018, mientras que en las comarcas indígenas se comen un cable. Varela ya debería saber que vodka y ron no son una buena combinación.
  • Y pensar que la linda y tierna amistad entre Varela y Martinelli se forjó en la Embajada de Estados Unidos en Panamá. Un plato de Pork & Beans, con una bebida de cola, les demostró que debían quererse mucho y usar zapatillas para llegar al Palacio de las Garzas. Friends forever, ¿o no?
  • En los barrios de Managua, la gente empieza a rechazar a los conspiradores que quieren “patearle la paila” al pueblo nicaragüense. El Frente Sandinista descubrió cómo estaba estructurado el complot para llevar al poder a una derecha solapada que utilizó a francotiradores que disparaban a todos.
  • Maleantería pura: los que construyeron el puente que se desplomó en Miami, Estados Unidos, son los mismos que tienen la “chamba” de construir la Cadena de Frío en Panamá. ¡Qué Dios nos agarre confesados ante tanto pillo suelto en este país, a quienes les vale madre los permisos municipales!
  • La ASEP debe haberse creído que tiene a “Papa Dios” agarrado por las bolas. Un tal Meana apareció en esa institución con una propuesta dirigida a cobrar a los panameños el uso de la energía solar fotovoltaica. Llama la atención que ese anuncio se haga mientras aumenta la tarifa de electricidad.
  • Tener barrios seguros en Panamá es más difícil que ensillar un gallote (buitre). La gente se limita a filmar cuando los ladrones están robando a los vecinos, con la esperanza de que, algún día, esas filmaciones sirvan para documentar cómo era el pasado. La inseguridad se ha vuelto una pesadilla diaria.
  • En un país donde abundan los espantos, no es raro que muchos quieran ser magistrados. Si esa función fuese gratuita, no atraería a nadie. La Corte Suprema de Justicia merece mejor suerte que designar a magistrados para resolver una crisis en la que la separación de poderes del Estado es un mito.
  • Está claro que existe una alianza entre los malditos para privatizar a la Caja de Seguro Social (CSS) y al IDAAN y dejarle ese paquete al próximo gobierno. Lo que están haciendo ahora los canallas, es debilitar a ambas instituciones, para hacerle creer a la gente que ese es el camino bueno. ¡Cuidado!

Deja un comentario