El Dedo

0
19

Por Niko Jones

  • Nadie contaba con su audacia. En la visita a Israel habría metido en el Muro de las Lamentaciones dos papelitos: uno para pedir milagros electorales y otro para que no le den una “pelonera” al final de su turbio mandato.
  • Mareado por los cuentos de Netanyaju, el presidente panameño dice que solicitará una investigación de oficio del caso ALAS. Por ese mismo camino, debería pedir que se investigue la muerte de Omar Torrijos.
  • ¿Dónde está el piloto?, preguntan las organizaciones de consumidores Uncurepa e Ipadecu, que pidieron investigar al contralor Humbert, pero en el Ministerio Público dijeron que no recibirían la demanda. ¿Cómo así?
  • A nadie le gusta ver que escupan en la cara a un policía, pero el respeto se gana con el ejemplo. En algunas zonas calientes del país, lanzan a los agentes policiales bolsas plásticas con orina y pupú. ¡Qué bárbaros!
  • Algo malo está pasando en Panamá, donde han puesto a dormir el sueño eterno a varias abogadas, y nadie sabe nada. El ministro de Seguridad, Alexis Bethancourt, el de los pelos parados, debe explicar qué ocurre.
  • Hay una “mala vibra” que afecta a la Policía Nacional: los asesinatos de panameños de ascendencia china en Panamá Oeste. Las investigaciones han sido afectadas por la pérdida de documentos y pruebas ¡Qué horror!
  • Varios analistas coinciden en señalar que el Grupo de Lima quedó reducido a un club de gruñones tras la indiscutible y resonante victoria del chavismo en Venezuela. ¿Sabrán contar votos los integrantes de ese club?
  • Los que se dejan tomar el pelo por Trump, el chico malo de Washington, no se dan cuenta de que la derecha empieza a recular en Colombia y México. Ya lo decía Omar Torrijos: “no hay bala que pueda matar un ideal”.
  • Si Jesús hubiese sido panameño, habría estado afiliado al Suntracs. El mesías era artesano, carpintero y albañil. Le gustaba departir con el pueblo y creía en la justicia social. Habría dicho: ¡Hijos míos, viva la huelga!
  • Por cierto, ¿alguien sabe dónde funcionarán las paradas de autobuses en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ)? Con tanto enredo, hay que pensar que muchos peregrinos estarán más perdidos que el hijo de Lindbergh.
  • Viene el aumento de las tarifas de luz, y los muy descarados del sector financiero justifican la privatización. Ya aburre escuchar esa letanía y a tanto pelafustán que engaña a la gente con cuentos malos y cantos de sirena.
  • Los que se embolsaron 300 millones de dólares arrebatados a la Caja de Seguro Social (CSS) no escaparán. El gobierno guarda silencio por temor a que ahorquen a quienes hicieron “ja-pay” y orgías con la plata del pueblo.
  • Conviene saber si hay candidatos o candidatas a la alta magistratura de la Corte Suprema de Justicia capaces de desnudarse en público, como hizo Alfredo Belda, para mostrar su modesta y peluda transparencia.

Deja un comentario