El Dedo

0
24

Por Niko Jones

  • Por segunda vez este año, hubo incendio en la Trump Tower de Nueva York, donde vivía el actual presidente y su esposa tiene un tríplex. El último fue en el piso 50 y dejó un herido grave. ¡Cosa más grande en la vida, chico!

  • Trump sigue botando gente en su gobierno. El embajador John Feeley fue una de sus víctimas. A Trump le valió un pepino que fuese un veterano con las botas puestas. Vladimir Putin es el único que ha parado el “happy” a Trump.
  • La oligarquía colombiana se ha pasado por los forros los acuerdos de paz. Están matando y encarcelando a luchadores sociales que silenciaron las armas. No hay duda, han creado en ese país un Macondo más grande y peligroso.
  • En vez de buscar de asesor al coronel Javier Hernández, “El Líder”, el presidente Varela trajo de consejero en seguridad al general (R) Rubén Darío Paredes, enemigo de los arnulfistas, quien no dio pie con bola en el MIDA.
  • El primer consejo de Paredes es “sacarle la mugre” al que proteste, en cumplimiento de los manuales retorcidos de las academias gringas. Noriega siempre lo mantuvo a distancia, especialmente por arrodillarse ante EEUU.
  • En Colón, empezaron las represalias del oficialismo contra dirigentes que convocaron una huelga en demanda de dignidad. El ministro de la Presidencia, al frente de las negociaciones, parece una mosca en un plato de leche.
  • La Torre Trump en Panamá es una “papa caliente” en las manos de Varela, debido a un litigio que involucra al presidente de Estados Unidos. Una vez, la torre se llenó de caca, en un thriller, con Martinelli adentro.
  • Residentes en áreas revertidas no son “congos” y están en estado de alerta, para evitar que les concreten goles durante el Mundial de Rusia 2018. Están al borde de un trauma, a causa de proyectos viales caóticos y canallescos.
  • Roberto Eisenmann es un judío astuto. Recomendó gobernar a través de decretos en el reino de las tortugas, sin que haya armonía entre los tres órganos del Estado, algo que aprendió en los años del Bazar Americano, de puro glamour.
  • Un niño preguntó a su papá: ¿por qué se va el agua, a cada rato, en la ciudad de Panamá? El padre dijo: porque planean privatizar el IDAAN y quieren que la población lo odie. El chico espabilado afirmó: ¡Ya sé, es la oligarquía!
  • Carlamara Sánchez, hasta hace algunos días jefa de la Intendencia de Supervisión y Regulación de Sujetos no Financieros, puso pies en polvorosa. Debe una explicación a la ciudadanía, tras ver las entrañas del monstruo.
  • Hace falta un ring para organizar la lucha en aceite entre funcionarios del Ministerio Público y la Corte Suprema de Justicia. La pugna entre los poderes del Estado revela que las élites económicas quieren carta libre para robar.
  • ¿Se atreverá el presidente Varela a besar la mano del Papa Francisco, después de haber predicado el odio contra Venezuela? Se nota que tiró a la basura el manual javeriano, para ir a abrazar ídolos con pies de barro. ¡Qué horror!

Deja un comentario