El Dedo

0
20

Por Niko Jones

  • Científicos israelíes trajeron a Panamá lentes que mejoran la visión de los discapacitados visuales. ¡Qué Bueno! Pero deben entregar esas gafas en Jerusalén, para detectar a los policías que asfixian con sus manos a niños palestinos.

  • En vez de recomendar libros, el presidente de EE.UU. sigue proponiendo a maestros en ese país el uso de pistolas. La Asociación Nacional del Rifle celebra la propuesta, mientras que Benjamín Franklin se tira pedos de rabia en su tumba.

  • Donald Trump ha sido acusado de acoso sexual. Dicen que en los concursos internacionales de belleza metía mano a las chicas detrás de las cortinas. No en vano su abuelo era dueño de un prostíbulo en Gringolandia. ¡De tal palo, tal astilla!

  • El presidente Varela regresó de Dubái con mirra, incienso y bálsamo, para protegerse de nuevos escándalos. Allá dijeron al “presi” que Alí Babá y sus 40 tienen cédulas panameñas y siguen los sobres de manila del mañoso diputado Tito Afú.

  • Una voz que clama en el desierto preguntó: ¿Por qué el informe sobre coimas presentado por el contralor Humbert no incluye a los bancos? Como egresado del Colegio La Salle, el contralor debe saber que no hay trampa posible, sin bancos.

  • Fanáticos religiosos en las filas del oficialismo salen a la calle con el pretexto de defender a la familia, pero con una agenda oculta de derecha. Ese falso cariño a la familia puede terminar en la malvada crucifixión del prójimo, ¿o no?

  • El capital financiero ha sido pillado otra vez moviendo los hilos de la provocación en contra del pueblo colonense, que va rumbo a la huelga. La gente ya sabe que los ricachones quieren expulsar a los pobres para tomarse a Colón.

  • Parafraseando al irreverente diputado “Chello” Gálvez, del partido CD, colonenses irritados responden a los encopetados y especuladores que quieren sus tierras con fines de lucro: ¡Vayan a llorar al Club Unión!, porque Colón no se vende.

  • Ahora que el sicariato está de moda, hay que ponerse las pilas para que en el 2019 los matones no tiren bala a los candidatos progresistas en las elecciones en Panamá, como ocurrió en Cúcuta, contra el candidato presidencial colombiano Petro.

  • A los asegurados le ven cara de pendejos. La Caja de Seguro Social (CSS) sigue desabastecida de medicamentos, mientras que las farmacias privadas facturan a manos llenas. ¿Habrá un complot para matar a los pobres? El Diablo es puerco.

  • El proyecto de la cadena de frío que fue iniciado en el pasado gobierno, sigue congelado. El negocio agrícola está en poder de pillos importadores y dueños de supermercados. Todo está diseñado para que el productor local se coma un cable.

  • ¿Quiénes incendiaron la Casa Boyacá, en el Casco Antiguo de la capital panameña? ¿Serán los dueños de inmuebles o los pandilleros? Los Bomberos y la Policía Nacional tienen la palabra. La codicia inmobiliaria es muy grande y quema.

  • En la remozada vía Argentina, más de cuatro parroquianos se sacaron “la ñex” y otros se han roto la ñata en aceras mal terminadas. El alcalde capitalino, José Blandón, debe exigir transparencia y calidad a todas las firmas constructoras.

Deja un comentario