El Dedo

0
29

Por Niko Jones

  • Se alza el telón. Aparecen dos abogadas sobre una alfombra roja. Detrás hay una tortuga y unos enanos malditos. ¿Cómo se llama la obra?, pregunta el pícaro presentador. El público responde: ¡La Corte de los Milagros, maestro!

  • Soldados gringos llegaron a Panamá con el cuento de proteger el Canal de enemigos que nadie conoce. Si ello fuese verdad, por qué sus cañones apuntan a Venezuela. ¿Estarán preparando otro Vietnam en América?

  • Panamá sigue coqueteando con el gobierno ilegítimo y represivo de Honduras para congraciarse con Washington. En algún momento, los países de la región ‒hartos de tanto servilismo‒ le van a sacar una inmensa tarjeta roja.

  • Las playas en Panamá están convertidas en tierra de nadie. En el sector de Veracruz, se pasan por los forros a Mi Ambiente y construyen en la arena unos horribles palacetes. Definitivamente, la plata mueve montañas, ¿o no?

  • Camiones llenos madera en tucas pasan frente a la garita de Mi Ambiente en el distrito de Chepo. Sus conductores saludan, mientras llevan a empresas privadas el botín de la naturaleza. Indígenas han dado la voz de alarma.

  • El diputado Pedro Miguel González, del PRD, denunció que el presidente Varela ordenó retener fondos de la Asamblea Nacional y del Tribunal Electoral, como parte del “chantaje” oficial. La denuncia es grave y debe ser investigada.

  • La fiscal Zuleyka Moore le dijo al comentarista Álvaro Alvarado que nunca pensó en “colgar los guantes” tras una vapuleada en la Comisión de Credenciales de la Asamblea Nacional. ¿Será adicta a “Lo Mejor del Boxeo”?

  • Si Moore y su carnal Ana Lucrecia Tovar hubiesen visto las viejas series de TV, Perry Mason, Turno de Oficio, Shark, Ally McBeal y Boston Legal, habrían estado en mejores condiciones para enfrentar el látigo parlamentario.

  • Los seguidores del varelismo siguen celebrando el hecho de que Panamá pasó de una lista negra a una lista gris europea, y no precisamente por un enfoque racista. Digan, por fin, qué negociaron en Europa y sus implicaciones.

  • El oficialismo tiene dos banderas, una de beatos y beatas para recibir y pasear al Papa, y otra de la marcha del orgullo gay. Ambas dan votos y arrastran a simpatizantes con miras a eventos de gran importancia política en el 2019.

  • ¿Cuándo sustituirán a integrantes de la Junta Directiva del Canal de Panamá involucrados en chanchullos? Tal vez, el problema es que la Justicia es ciega, sorda y tullida, y su espada oxidada no alcanza a los “monos gordos”.

  • Ojalá que los ministros del clan de Varela no imiten la manera de “twittear” en la cama, de Donald Tump. Suena a cutarrazo, pero algunos podrían hallar divertido chatear en el baño, para matar el aburrimiento en Palacio.

  • La nueva modalidad en los barrios es menearse arriba de los autobuses, en calles bloquedas por el escándalo. Ojo: esa es una forma malévola de distraer a la población del estallido del escándalo de Odebrecht que llega al gobierno.

Deja un comentario