El Dedo

0
13

Por Nilo Jones

  • Al jurista Alvin Weeden le faltó decir en televisión que los Zarak son parte de su familia. Se presumía que tantas loas para la magistrada ungida tenían un vínculo profundo. Antes salía a criticar con dureza, pero ahora aplaude. ¡Bellaco!

 

  • Bien lo dijo el abogado ambientalista Donaldo Sousa; “en tiempos de crisis, no importa qué magistrado ocupe puesto en la Corte Suprema, porque será uña y mugre con el jefe de turno”. Lo que hay que cambiar es el sistema, ¿o no?

 

  • Alguien que sabe cómo cortar el bacalao es Sidney Sitton. Ofreció servicios jurídicos al ex presidente Rafael Correa, de Ecuador, quien en la sede de la Cumbre del SICA, celebrada el Panamá, denunció una gran conspiración derechista.

 

  • Por cierto, una foto personal tomada con un celular a Correa en el aeropuerto internacional de Tocumen terminó en manos del gobierno ecuatoriano. El Consejo de Seguridad debe explicar si utiliza la maquinita de espionaje de Martinelli

 

  • La ciudad de Colón, inundada de aguas pestilentes, es una copia de Bangladesh cuando le da de lleno un tifón. Algunos prefieren compararla con Venecia, pero su encanto se perdió cuando llegó Odebrecht, la culpable de la porquería.

 

  • Los constantes estallidos de corrupción amenazan la visita del Papa Francisco a Panamá en 2019. El Vaticano podría enviar exorcistas para que protejan del mal de ojo a los peregrinos. El Opus Dei y sus pecados no ayudan a la juventud.

 

  • Un país como Panamá, que permite que los delincuentes quemen vivos a los ancianos para robarles, está cada vez más lejos de la paz. La desintegración familiar y la falta de Justicia son el caldo de cultivo perfecto para el crimen.

 

  • Ojo: mientras metían gato por liebre con la designación de dos “inchi pinchies” en la Corte Suprema, el gobierno reflotaba el caso del coquetoso perrito Gucci, las historias de patio limoso y la detención de la escandalosa Idalia Martínez.

 

  • Auto respeto debe ser la palabra clave para los periodistas de la TV panameña que son usados para repartir limosnas y lástima en pantalla. Si quieren combatir la pobreza, denuncien a las elites explotadoras, y dejen el moco y el llanto.

 

  • Quienes jamás tuvieron Teletón ni ayuda son las viudas y los huérfanos de la invasión estadounidense a Panamá. Viven en el abandono, mientras los dueños del capital financiero se pasan por los forros la memoria colectiva del país.

 

  • ¡Ups! Pronto sonará el timbre en la Embajada de EEUU para indicar que el recreo de los políticos se terminó. Entonces, aparecerá el embajador gringo para obligarlos a comer pork & beans y ponerlos a jurar lealtad a Washington.

 

  • ¿Será verdad que en China un chino salió de un jarrón para decirle a Varela que su gobierno se estaba agotando? Afirman que el oriental le dio una galleta de la suerte y que un glotón de la delegación se la comió. Sospechan de Motta.

 

  • Al ver pasar orondo al presidente, un niño en Colón leyó el final del cuento de Pinocho y el emotivo mensaje de despedida de Pepe Grillo: ¡Qué precioso estás sin tus orejas de burro! Ya no me necesitas ¡Adiós y buena suerte pequeño!

Deja un comentario