El cainismo de la izquierda

0
93
Foto Elias López Palacios "bajo el palo de mango" para Bayano digital

Debajo el Palo de Mango

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo

Elías López Palacios
Ciudadano del mundo 2.0
Especial para Bayano digital

En el día grande del movimiento obrero a nivel internacional, los grupos sindicalistas y activistas sociales del mundo entero salen a la calle, no sólo a festejar una fecha histórica, sino también a seguir luchando por unos derechos que en muchos casos son pisoteados por la clase empresarial una y otra vez. Y añado yo que también por unos deberes ya que las conquistas laborales hay que conseguirlas con compromiso.

Esta fecha marcada en el calendario desde 1889, fijada por acuerdo en el Congreso Obrero Socialista de la Segunda internacional, conmemoraba la lucha y posterior ejecución de sindicalistas que participaron en las huelgas y en las marchas del 1 de Mayo de 1886 en Chicago, cuya máxima reivindicación era la implantación de las 8 horas de trabajo. (8 horas de trabajo, 8 horas de ocio y 8 horas de descanso).

Hoy, la lucha continúa y desde los movimientos de izquierdas sindicales, sociales y partidos políticos se convocan a una festividad, que si bien debería ser un lugar de confraternización y unión, en realidad no es oro todo lo que reluce.

Participé en esa marcha, soy trabajador por encima de todo, muy exigente conmigo mismo, pero creo que hay que salir a la calle a honrar a los miles de trabajadores y trabajadoras que siguen siendo explotados en cualquier rincón del mundo.

El caminar estuvo entretenido, hablando de política y de actualidad social del país y del entorno. Desarrollando ideas que en días posteriores me podrían valer para implementar nuevos proyecto…. Y de pronto desperté. Llegando a la legendaria plaza 5 de mayo, si, donde un histórico Torrijos arengaba al pueblo en la lucha por la soberanía, un lugar con la mística de los grandes movimiento sociales como puede ser la Plaza del Sol en Madrid y el 15M o cualquier otra plaza del mundo donde las revoluciones sociales comienzan. Pero como dije antes, desperté.

Me di cuenta de que al igual que en otros países y entornos políticos la izquierda se fracciona, tres tarimas acogían a las más de 15 mil almas que caminaron en esta jornada festiva. Tres pódiums donde se mezclaban los vítores y premisas lanzadas sin una unidad que hubiera mandado mensajes claro a los gobernantes. En fin, me decepcioné y desperté del sueño.

En otro orden de asuntos, leí una titular en un diario nacional de Panamá, que lanzó el ministro del MOP, ese que se desplaza en aeropatinete al estilo de la película holliwodiana “Back To The Future” por las calles de Panamá.

¿En serio no hay huecos? La reacción en redes no se hizo esperar, memes, blog hashtag…. “Todos a una Fuenteovejuna” y el baño de realidad se hizo presente, y los cráteres, que es la evolución del hueco afloraron en las redes para que el Sr. Ministro se diera cuenta de que hablar por hablar es peligro.
Contra el “Yo ando por todos lados y nunca he caído en un hueco” nace el #NuncaHeCaidoEnUnHueco (gracias Ubaldo Davis por la iniciativa). Y las redes sociales 2.0 hacen de juez y parte nuevamente.

En fin Pilarín, que más corre un galgo que un mastín. La semana que viene más, y si no les gusta lo que escribo apliquen el dicho, si saben como soy yo, entonces para que me invitan.

No hay comentarios

Deja un comentario