EDITORIAL: Prestigio de Panamá cuelga de un hilo

0
79

Prestigio de Panamá cuelga de un hilo

Un nuevo revés se suma a la incapacidad del gobierno de Panamá para culminar los proyectos dirigidos a mejorar la deteriorada imagen internacional del país: la salida abrupta del estadounidense Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía 2001, y el suizo Mark Pieth, profesor de Derecho Penal y Criminología de la Universidad de Basilea, del comité de expertos que presentaría un informe sobre los puntos débiles y ajustes al sistema financiero panameño.

El abandono del compromiso asumido por ambas figuras de talla mundial va más allá de una simple renuncia por desacuerdos y no debe ser reducido a un comportamiento caprichoso o circunstancial. Ese suceso revela, por un lado, la imposibilidad del oficialismo de retener a dos expertos que habían mostrado cierta simpatía hacia un país vapuleado por poderes hegemónicos y, por otra parte, la falta de manejo asertivo para lidiar con problemas que surgen de presiones globales y planes para subordinar a Panamá a regulaciones y controles externos aplicables al sector de servicios.

Stiglitz y Pieth justificaron su dimisión y adujeron “falta de transparencia y de independencia” en el mecanismo de trabajo del comité. Tras recibir con estupor la renuncia de ambos, voceros oficiales lamentaron lo ocurrido, cuando falta relativamente poco para terminar el informe y detallar las recomendaciones al gobierno panameño. Con un organismo fraccionado y cuestionado en sus tareas cardinales, la imagen de Panamá vuelve a quedar en entredicho en el camino para salvar el riesgo reputacional y blindar al Estado frente a las campañas de descrédito.

Está claro que desde el estallido del escándalo de los “Panama Papers”, que volcó toneladas de fango contra la plataforma de servicios de este país, sigue latente la amenaza al sistema financiero, fiscal y bancario panameño, que se agrava con la falta de una estrategia para resolver conflictos y veladas amenazas en un escenario que anticipa el fin del secreto bancario global, a través del intercambio automático de información financiera en materia fiscal. En ese paquete quedarían bajo el escrutinio externo el registro de sociedades anónimas y el antiguo modelo de negocios offshore.

Bayano digital recomendó al gobierno de Panamá la convocatoria de los principales talentos económicos y políticos, para encarar el reto internacional y definir rutas de movilización en procura de acciones concertadas y una estrategia de Estado. Sin embargo, el oficialismo reaccionó en forma vacilante, tardía, sumisa, menospreció el alcance de la coyuntura y no respondió con firmeza ante las maniobras intervencionistas que lesionan la soberanía nacional y adquieren un nivel de chantaje peligroso sobre la economía.

A la pérdida prematura de aliados, se suma otro elemento que debe ser examinado por el Órgano Ejecutivo y su equipo de asesores: el menoscabo de la capacidad negociadora para concitar el sentimiento de solidaridad latinoamericana, como el que floreció en la década de 1970 bajo las banderas de unidad e integridad territorial. La limitada visión prevaleciente, que descarta la valiosa contribución de fuerzas sociales internas en el diseño de acciones efectivas, entorpece la salida del actual atolladero y promueve paradigmas de dependencia, desconfianza y desorientación, que generan incertidumbre. En resumen, el prestigio de Panamá vuelve a colgar de un hilo.

COMPARTIR
Artículo anteriorEl Dedo
Artículo siguientePensamiento Pensado

No hay comentarios

Deja un comentario