Ecologistas luchan contra montañas de plástico

0
10
Voluntarios en la recolección de desechos, principalmente plásticos, en playas de Panamá Viejo. (Foto: @RobaMorena).
  • Alrededor del dos por ciento del plástico producido en el mundo acaba en el mar, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).
  • Además de privilegiar el reciclaje, hay empresas que en Panamá redujeron el uso de bolsas plásticas en sus negocios y la venta de comida en platos de foam.

Por David Carrasco

Representantes gubernamentales y voceros del sector privado y organizaciones ecologistas propusieron una alianza dinámica para reducir el uso de plásticos que terminan en las costas del Caribe y Pacífico de Panamá, y causan contaminación ambiental.

La directora de Calidad Ambiental del Ministerio de Ambiente, Iris Barrios, dijo que “el Estado panameño apuesta por la Educación”, incluidos el reciclaje y la difusión de normas legales, para la protección de las cuencas hidrográficas.

En su intervención en un foro organizado por la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empres (APEDE), Barrios señaló que la ley firmada por el presidente Juan Carlos Varela prevé prohibir el uso de las bolsas de plástico a partir de 2019 y recordó que algunos supermercados locales ya asumieron el compromiso.

Una medida similar fue adoptada por Costa Rica en 2017, con el objetivo de que para el 2021 sean prohibidos en ese país todos los plásticos de un único uso. Ello disminuiría el impacto de esos materiales en la fauna marina que los consume, y luego muere.

Gina Forte, de Asuntos Corporativos de CEMEX, confirmó el “co-procesamiento”, a través de la incineración en hornos de la planta industrial, que operan a 1.500°C y utilizan un 10 por ciento de residuos para producir cemento. Adujo que ello reduce la cantidad desechos depositados en vertederos a cielo abierto, y representa una opción en el manejo de residuos sólidos.

Panamá produce unas 2.000 toneladas de basura al día. De ellas, el 60 por ciento es plástico, particularmente envases, cubiertos desechables, revolvedores y carrizos (pajillas) para refrescos.

Un estudio de la Universidad de Georgia reveló que, de 275 millones de toneladas de desperdicios plásticos generados en 192 países en 2010, entre 4,8 y 12,7 millones llegaron al océano. Ello provoca la muerte de tortugas, ballenas, delfines y peces.

Batalla contra el plástico

La no gubernamental Fundación para la Protección del Mar (Promar) sostuvo que en la limpieza realizada en playas todos años por estudiantes y grupos de voluntarios, un 75 por ciento del material recolectado es plástico en todas sus denominaciones.

Al respecto, Magdalena Velásquez, directora de Comunicación de la no gubernamental y ambientalista Fundación MarViva, opinó que “la contaminación por plástico en los océanos es terrible, y se debe rechazar todo lo que no se pueda reutilizar”.

MarViva desarrolla la campaña #ChaoPlásticoDesechable, como parte del proyecto Fortalecimiento del Marco Regulatorio para la Reducción por Contaminación por Plásticos en el Mar.

Velásquez dijo que la iniciativa busca cambiar los hábitos de consumo hacia unos más responsables, disminuir la compra de botellas plásticas de un solo uso, e informar y sensibilizar del impacto del plástico desechable en el ecosistema.

A su vez, el finlandés Aaron Vuola, responsable regional del área de Basura Marina en el Programa Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), planteó que esa realidad tiene que ver con el hecho de que “Panamá saltó etapas, al pasar de ser un país agrícola a uno moderno”, pero con algunos déficits.

Indicó que hoy es necesario resolver aspectos de infraestructura de manejo de desechos sólidos que muchas veces terminan en ríos de fuerte cauce, pero de curso corto, que desembocan en el mar y crean un desafío ambiental que es indispensable resolver.

“Es un problema grave en este país, con un territorio pequeño y una población pequeña, que difiere de la ciudad de Nairobi (Kenia), con 40 millones de habitantes, donde ese problema no se ve”, dijo el analista quien es además surfista y ha identificado el problema del plástico en playas, arrecifes y manglares.

En ese sentido, Jessica Young, oficial nacional en el PNUD para el tema de Medio Ambiente, destacó que “es importante integrar una gran alianza, con la participación del sector privado, los municipios, las instituciones y las comunidades, para frenar la gran contaminación por basura que termina en el mar”.

“Se necesita una estructura de redes y una gestión integrada de los residuos sólidos, que inicia con una decisión en el consumo”, así plataformas para la articulación de distintas iniciativas, y el desarrollo de una cultura de reutilización y reconversión a favor de ciudades limpias, seguras y sostenibles, acotó Young.

Deja un comentario